• Director: José Manuel Vidal
América
El cardenal Robles abrió la Plenaria del Episcopado mexicano CEM
La presencia de fuerzas militares apoyando a las autoridades migratorias norteamericanas ya son parte de un muro que se está construyendo. Un muro político y militar. Un muro indigno

(J. Bastante/Agencias).- En México, ningún partido ofrece "soluciones perfectas" ni "promesas aseguradas". Pese a todo, los obispos del país invitan a "indecisos y desencantados" a votar en las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio.

En su discurso de apertura de la Plenaria del Episcopado del país, su presidente, Francisco Robles, reconoció que "la cantidad de indecisos aún es considerable", y entre ellos se encuentran muchísimos fieles católicos, a quienes pidió "ser realistas" y votar en conciencia.

Para el cardenal, "como todos sabemos en las más recientes encuestas la cantidad de 'indecisos' aún es considerable y muy posiblemente una porción importante de ellos está integrada por fieles católicos" que al no encontrar una propuesta totalmente satisfactoria a la conciencia cristiana "piensan cosas como las siguientes":

"No hay que votar debido a que no hay un candidato o un partido que afirme sin titubeos los valores innegociables del cristiano".
"No hay que participar en las elecciones debido a que todos los políticos son corruptos".
"Hay que votar por el mal menor".

 

 

Para Robles Ortega, estos argumentos reflejan "una profunda insatisfacción ciudadana, de un profundo desencanto ante quienes nos gobiernan, sean del partido que sean". A ellos, les pidió "un marco realista", pues la política "siempre está construida con luces y sombras, siempre tentada por la injusticia y la mentira".

"Nunca en el territorio de la política hay soluciones perfectas y promesas aseguradas. La política versa sobre lo contingente, sobre lo opinable, sobre lo posible", subrayó el presidente de la CEM, quien animó a los indecisos a "que salgan de este pasmo y participen activa y alegremente, con realismo y sinceridad, en las próximas elecciones".

"¡Qué gran desafío tenemos como Iglesia en los jóvenes! Los jóvenes poseen nuevos lenguajes, nuevos signos, nuevos resortes motivacionales que, si logramos detectarlos e interpretarlos con empatía y simpatía, descubriremos que no todo está perdido, sino que la dosis de esperanza para la sociedad y para la Iglesia es muy grande", recalcó Robles Ortega, quien señaló que los cristianos, como ciudadanos responsables, deben preguntarse "¿Cómo vamos a contribuir todos a resolver los problemas de México? ¿Cómo vamos a atender el dolor de los pobres? ¿Cómo vamos a ayudar a quien gane para que no caiga en la tentación de la autorreferencialidad, la vanidad, la corrupción y la prepotencia?".

Por otro lado, y respecto al despliegue de la Guardia Nacional que anunció el presidente estadunidense Donald Trump en la frontera con México, el presidente del Episcopado añadió que "la presencia de fuerzas militares apoyando a las autoridades migratorias norteamericanas ya son parte de un muro que se está construyendo. Un muro político y militar. Un muro indigno"

Y estos muros, concluyó, "son violencia silenciosa que aplasta la dignidad de las personas, en especial, de los más necesitados".