• Director: José Manuel Vidal
América
Barros, Hamilton y Cruz Agencias

(J. Bastante/Agencias).- La histórica petición de perdón del Papa, y la llamada a Roma del Episcopado chileno en pleno han sido recibidas con "satisfacción y esperanza" por las víctimas de los abusos de Karadima y el encubrimiento de Barros. Así, en una declaración pública, James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo, asumieron "reconocemos el gesto del Papa y estamos evaluando las posibilidades para asistir" a la invitación de Francisco a recibirles.

 

 


 

A raíz de la carta enviada por Bergoglio a los obispos chilenos, en la que reconoce "graves errores de valoración" en el caso Barros, las víctimas del caso Karadima confirmaron que fueron invitados por el Vaticano a una reunión en las próximas semanas para conversar del tema.

James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo, señalaron que están evaluando las posibilidades de asistir a esta reunión y que reconocen el gesto del pontífice, quien además pidió perdón.

"El daño cometido por la jerarquía de la iglesia chilena, a la que se refiere el Papa, ha afectado a muchas personas, no solo a nosotros", indicaron en un comunicado.

"El sentido de todas nuestras acciones siempre han apuntado al reconocimiento, el perdón y la reparación por lo que se ha sufrido, y así seguirá siendo, hasta que la tolerancia cero frente al abuso y el encubrimiento en la Iglesia, se haga realidad", agregaron.

Por su parte, la organización de laicos de Osorno destacaron que el escrito de Francisco "es más de lo que esperaban", según recalcó su portavoz, Mario Vargas. Al tiempo, destacó que "ha sido importante el escenario" que los laicos han instalado en la diócesis, con continuas protestas.

 

 

Para esta organización, entre las soluciones rápidas que menciona el Papa está el cese de Barros. Así, un gesto importante fue el reconocimiento del Pontífice de su equivocación, lo que confirma una de las tesis de los laicos de Osorno: que el Papa "recibía verdades a medias".

Por su parte, Isaac Givovich, víctima y denunciante de casos de abusos cometidos por los Hermanos Maristas, dijo a medios locales que la carta de Francisco "es una luz de esperanza" y que la visita de Charles Scicluna "abrió una caja de pandora de lo que es la Iglesia Católica chilena, entre todas las congregaciones y movimientos".

"Lógicamente esperamos más acción, ver cambios, pero es una luz de esperanza. Nos llama la atención la forma. Esperamos ver cambios", afirmó.

Pese a todo, advirtió que no leyó "ningún anuncio real en la carta, se supone que los tendremos en mayo, pero la Iglesia necesita acciones hoy día. Hoy día se está abusando de niños, hoy día hay personas con su vida destruida por los agentes eclesiásticos", concluyó.

 

 

Finalmente, y tras la publicación de la carta, el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Santiago Silva, señaló que el Episcopado comparte el dolor del Papa: "No hemos hecho todo lo suficiente", afirmó. Asimismo, manifestó que "nuestro compromiso es que esto no se vuelva a repetir".

En relación a la alusión hecha por el Santo Padre a la "falta de información veraz y equilibrada", Mons. Silva señaló su certeza de que las autoridades de la Conferencia Episcopal pusieron a disposición del Papa la información que disponían en su momento.

El presidente de la CECh confirmó la asistencia de la totalidad de los obispos al encuentro convocado por el Santo Padre, el que tendrá lugar en Roma, la tercera semana de mayo.