• Director: José Manuel Vidal
América
El obispo de Puyo, Rafael Cob, con un grupo de jóvenes ecuatorianos R. Con/AlfayOmega
La Iglesia debe iluminar y seguir dando sugerencias y a la vez involucrarse en todo lo que es acompañar a los pueblos que viven en la Amazonia, a través de nuestra pastoral inculturada e intercultural

(Luis Miguel Modino, Brasil).- El Sínodo de la Pan-Amazonia, que podríamos afirmar que comenzó con la visita y el histórico discurso del Papa Francisco a los pueblos indígenas de la Amazonia en Puerto Maldonado, Perú, comienza este jueves la primera reunión del Consejo Pre-sinodal y del equipo de asesores del Sínodo, un encuentro en el que está prevista la participación del propio Obispo de Roma, siempre atento a todo lo que sucede en la Iglesia de la Amazonia.

Como reconoce Monseñor Rafael Cob, obispo del Vicariato de Puyo y representante del episcopado ecuatoriano en el Consejo Pre-sinodal, "las expectativas de cara al Sínodo son muchas". Para esta primera reunión, "donde vamos a aprobar o revisar todos los Lineamenta e igualmente el Instrumentum Laboris, creo que tendremos que tener en cuenta el tema general del Sínodo, esos nuevos caminos y estrategias para la Iglesia, especialmente en la Amazonia".

De cara al Sínodo, y a todo el trabajo que va a ser realizado hasta su celebración, Monseñor Cob insiste en que la Iglesia de la Amazonia, "debe ser una Iglesia, como decía el Papa, con rostro amazónico, para eso tenemos que estudiar las formas y las estrategias que lo hagan posible". En ese sentido, afirma que "los documentos de la Iglesia, como es la Encíclica Laudato Sí y la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, serán lo que ilumine todo este Sínodo también".

Desde esos documentos pontificios, el obispo de origen español, recuerda la importancia de "los ejes pastorales y teológicos, que deben también iluminar y guiar todo lo relacionado, como nos habla la Laudato Si, con esa Casa Común, que tenemos que cuidar. Igualmente también esa teología inculturada, encarnada, de comunión, y tantas otras cosas importantes". Elementos que sin duda son esenciales a la hora de abordar la construcción de esa Iglesia con rostro amazónico, teniendo siempre como punto de partida la realidad local, en la que se hacen presentes una rica variedad de culturas y espiritualidades en las que se descubren las semillas del Verbo.

Al referirse a la segunda parte del tema del Sínodo, que debe llevar a la Iglesia a buscar nuevos caminos para la ecología integral, el obispo de Puyo, región enclavada en la Amazonia ecuatoriana, señala que este aspecto "es importantísimo de cara a verlo desde un modo globalizado, la ecología ambiental integral". En ese sentido, prosigue el prelado, "creo que son muchos los desafíos que tiene nuestro mundo, y la Iglesia también forma parte de este mundo".

Esa Iglesia, según Monseñor Cob, "debe iluminar y seguir dando sugerencias y a la vez involucrarse en todo lo que es acompañar a los pueblos que viven en la Amazonia, a través de nuestra pastoral inculturada, intercultural". En este punto, destaca el papel que está llevando a cabo la Red Eclesial Pan-Amazónica, pues como él mismo reconoce en sus palabras, "la REPAM ha hecho ya un trabajo muy grande en cuanto a la base de conocimiento de todos estos pueblos amazónicos".

La importancia de este rico trabajo pre-sinodal, radica para Rafael Cob en el hecho de poder "dar también a conocer posteriormente los Lineamenta y el Instrumentum Laboris". Antes de esta primera reunión general, pues ya se han celebrado reuniones previas en varios de los países que forman parte de la Amazonia, el obispo de Puyo espera "que el Espíritu Santo nos siga iluminando, con ese carácter misionero que guía a la Iglesia". Todo ello en la perspectiva de "ser una Iglesia, como pide el Papa Francisco, en salida, testimonial, profética, que en definitiva es lo que hoy necesita nuestra Iglesia".

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí: