• Director: José Manuel Vidal
América
Leonardo Boff y Pérez Esquivel piden la libertad para Lula Agencias
Es candidatísimo y que sólo va a renunciar a la candidatura el día que Moro traiga una única prueba que él es dueño del triplex

(Luis Miguel Modino, Brasil).- Tras un encuentro de una hora y media con Lula da Silva en la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde se encuentra preso el ex-presidente brasileño, Leonardo Boff ha declarado emocionado que "me he encontrado con un viejo amigo y recordamos muchas cosas de nuestro pasado, y puedo decir que él está muy bien, con entusiasmo y vigor".

La visita ha tenido lugar el día en que se cumple un mes de su prisión. El pasado 19 de abril, Boff ya había intentado llevar a cabo la visita junto con el Nobel de la Paz, Pérez Esquivel, lo que fue prohibido por la juez encargada del caso.

La situación de aislamiento en la que se encuentra Lula, hace que "lea mucho, reflexione mucho", según Boff, por quien ha mandado un recado a todo el país, diciendo que "es candidatísimo y que sólo va a renunciar a la candidatura el día que Moro traiga una única prueba que él es dueño del triplex".

El deseo de Lula es "volver al poder para dar centralidad en las políticas brasileñas a los pobres, gobernar a partir de los pobres y dejar que ellos abandonen la situación de infierno y hambre en que viven y se conviertan en personas humanas, que convivan con nosotros sin violencia y con participación y sentido de ciudadanía". En ese sentido, el teólogo de la liberación insistía en que Lula quiere que "el centro del poder económico y político sea orientado para aquellos que siempre fueron excluidos".

 

 

Entre las lecturas de Lula, además de novelas, están libros espirituales, inclusive uno de los libros de Leonardo Boff, quien le ha dejado nuevos libros de espiritualidad durante su visita, que tiene por título "El Señor es mi Pastor, nada me falta". Lula "quiere profundizar en la cuestión de la espiritualidad, no en el sentido de las religiones, sino en el sentido profundo del ser humano, que cuestiona el sentido de la vida, del universo, de cual es el significado de estar preso", reconocía Boff ante los periodistas, quien ha comparado la prisión de Lula con la de Gandhi y Nelson Mandela, "considerados hoy como grandes líderes de las políticas mundiales en beneficio de la humanidad y de la humanización de los seres humanos".

Leonardo Boff señalaba que Lula "está muy indignado por la acumulación de mentiras que se llevan a cabo desde el mundo jurídico", pues el ex-presidente afirma que "nunca di nada a nadie y nunca recibí nada de nadie y no quiero que mi nieto se quede mirando para mí y diga que mi abuelo fue un ladrón", resaltando con lágrimas en los ojos que "él tiene una indignación justa de quien sufre por falsificaciones, distorsiones y mentiras con el objetivo de acabar con su candidatura".

El objetivo final de toda está situación es, según Boff, "poner en jaque y desmoralizar un proyecto que tiene una dimensión social inegable, pues nunca en nuestra historia se hizo tanto en favor de la población marginada". A esto añade que Lula "quiere continuar esa política que nunca hubo en nuestro país, porque las élites del atraso siempre pidieron cambios y los cambios siempre fueron más de lo mismo. Él quiere volver al poder para radicalizar el proyecto dignificante, de ciudadanía, a partir de los últimos, de los invisibles, a los que nadie da atención, que son la gran mayoría de nuestro país".

Como reconocía el teólogo, al repetir las palabras de Lula, hay una dimensión de humanidad en todo lo que está sucediendo, pues "si yo no morí de hambre a los cinco años, como otros murieron, inclusive de la familia, yo aprendí a resistir y estoy aquí resistiendo y está aumentando mi ánimo con las reflexiones que hago, con el apoyo que siento".

En ese sentido, Boff está convencido que Lula "va a salir más fuerte de lo que entró", algo que se deja notar en las encuestas de intención de voto y de popularidad, que aumentan cada día. Como él mismo resaltaba sobre su conversación con el ex-presidente, "la vocación de la vida es luchar, para que haya más vida en este mundo. Yo no quiero caer, quiero quedarme en pie, defendiendo la vida, la mía y la de los otros", repitiendo palabras de Lula da Silva.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí: