• Director: José Manuel Vidal
América
Se reúne la Mesa de Diálogo en Nicaragua Agencias
La fuerte represión de las protestas por parte de las fuerzas de seguridad y la intervención de grupos progubernamentales violentos en las manifestaciones han causado cientos de heridos y más de sesenta muertos

(Vatican News).- La Comisión de mediación y testimonio del diálogo nacional presidida por la Iglesia nicaragüense anunció ayer la reanudación de las reuniones entre el gobierno y la Alianza cívica, suspendidas el pasado 23 de mayo, por no haber llegado a ningún acuerdo.

La mesa plenaria para el diálogo nacional fue bloqueada después de que el gobierno se negó a aceptar la discusión de algunos puntos sobre la agenda de democratización propuesta por el episcopado, en particular, la reforma constitucional para ir a elecciones anticipadas y la reforma de la ley sobre la organización del poder legislativo. Sin embargo, bajo la mediación de la Iglesia, ambas partes acordaron establecer una comisión mixta compuesta por tres delegados gubernamentales y tres representantes de la Alianza Cívica para la Justicia y la Democracia, que representa a los diferentes sectores de la sociedad civil.

La no violencia en la base de cualquier posible acuerdo
Después de la primera sesión de ayer, lunes 28 de mayo, la Comisión Conjunta declaró que reanudará las negociaciones a través de la Mesa Plenaria para el Diálogo Nacional sobre el tema de la democratización. Los delegados también pidieron "el cese inmediato de cualquier forma de violencia" y "de toda agresión contra los medios de comunicación", pero también exhortan a algunos medios a abstenerse de "difundir noticias falsas o incitar a la violencia ".

 

No a la violencia en Nicaragua

 

La comisión conjunta también condenó los ataques contra estudiantes que protestaban en la sede de la Universidad Nacional de Ingeniería y en la sede de Radio Ya que acabó en llamas. Finalmente, la Alianza Cívica reafirmó su compromiso de unir fuerzas y enviar un mensaje para apaciguar las protestas.

La paz es la forma de fortalecer la democracia
El comunicado emitido por la Comisión Episcopal de mediación y testimonio reafirma que el éxito del diálogo requiere un clima adecuado para su desarrollo. "La paz es la única forma aceptable de fortalecer la democracia", se lee en la nota que insta a todas las partes a no desviarse de este camino.

Las protestas comenzaron en abril después de que el Gobierno propusiera una polémica reforma de pensiones. Pero esto sólo fue la gota que hizo colmar el vaso y explotar así las frustraciones de un pueblo que no logró superar la crisis económica que afectaba sobre todo a los sectores más débiles a pesar de las promesas del Gobierno socialista del presidente sandinista Daniel Ortega.

La fuerte represión de las protestas por parte de las fuerzas de seguridad y la intervención de grupos progubernamentales violentos en las manifestaciones han causado cientos de heridos y más de sesenta muertos. La intervención de organizaciones para la defensa de los derechos humanos y, en particular, de la Iglesia católica ha llevado a este diálogo que tarda en reactivarse.