• Director: José Manuel Vidal
América
Se reúne la Mesa de Diálogo en Nicaragua Agencias
En Nicaragua, el gobierno de Daniel Ortega, como todos sabemos, está cometiendo y justificando una terrible violencia en contra de su gente en los últimos días, incluyendo ataques a una protesta pacífica

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua se reunirán este jueves para decidir si "conviene llevar adelante" el diálogo nacional, actualmente suspendido, para poner fin a la crisis más sangrienta que vive el país centroamericano desde los años 80.

El mandatario nicaragüense aceptó una invitación del pleno de los obispos, mediadores y testigos del diálogo, y acordaron celebrar el encuentro hacia las 15.00 hora local (21.00 GMT), en La Casa de los Pueblos, en el antiguo centro de Managua.

Los obispos explicaron en una carta que solicitaron audiencia a Ortega para "tratar los temas tan indispensables para nuestra patria, de la justicia y la democracia, de los que depende siempre la paz, con el fin de valorar la conveniencia de llevar adelante el diálogo".

"Después de esta reunión, estaremos informando a la comunidad nacional e internacional sobre lo dialogado" el viernes, indicó el Episcopado.

El diálogo nacional entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia -que aglutina al sector privado, sociedad civil, estudiantes y campesinos- fue suspendido poco después de haberse iniciado a mediados de mayo y tras la propuesta de los sectores civiles de adelantar las elecciones como salida a la crisis, lo que el Gobierno tildó de "golpe de Estado".

 

 

La reunión de este jueves fue concertada un día después de que la Asamblea General de la OEA aprobara una declaración en la se pide el "cese inmediato" de la violencia en Nicaragua, sin dirigir esa solicitud específicamente al Gobierno de Ortega.

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el martes una declaración en la que se pide además que el Gobierno y los otros sectores se comprometan a buscar una solución pacífica a la crisis.

Además, se pide fortalecer las instituciones democráticas y que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que realizó una visita de trabajo en Nicaragua, informe lo más pronto al Consejo Permanente de la OEA sobre los resultados de su investigación.

La ONU respaldó ese llamamiento a un "cese inmediato" de la violencia en Nicaragua y se ofreció para apoyar el diálogo y las investigaciones en el país.

Por otro lado, el gobierno de los Estados Unidos apoya los esfuerzos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua en la búsqueda de una solución negociada al conflicto en curso en el país: informarlo a través de las redes sociales, es el Vicepresidente Pence en una recepción de la OEA (Organización de Estados Americanos), hace pocas horas. Estas son sus palabras:

"En Nicaragua, el gobierno de Daniel Ortega, como todos sabemos, está cometiendo y justificando una terrible violencia en contra de su gente en los últimos días, incluyendo ataques a una protesta pacífica durante la celebración del Día de las Madres en ese país que dejó cientos de heridos y asesinados a casi una docena de personas inocentes. El sábado de esta semana, ese caos reclamó la vida de un ciudadano estadounidense. Y nuestro más sentido pésame a su familia, y a todos aquellos quienes han perdido un ser querido en esta violencia sin sentido y crisis. Los Estados Unidos y nuestros aliados deben hablar al unísono y decirle al gobierno de Ortega: La violencia debe terminar, y la violencia debe terminar ahora. Los Estados Unidos apela al gobierno de Ortega para que detenga estos ataques a protestantes pacíficos y defienda los derechos básicos de sus ciudadanos, y que Nicaragua regrese hacia una democracia".


Nicaragua vive desde casi dos meses una crisis sociopolítica, la más sangrienta desde los años 80, que está dejando más de 100 muertos y casi mil heridos, según cifras del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). Las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega comenzaron en abril por las fallidas reformas a la seguridad social y se acentuaron por el asesinato de jóvenes manifestantes (ver Fides 4/05/2018 y 21/04/2018). A cualquier pedido de justicia de la población se le responde con la represión.

(RD/Fides)

 

Los obispos de Nicaragua, en la Comisión de Mediación