• Director: José Manuel Vidal
América
'Huellas de ternura', caminata a favor de la niñez en América Latina RD
Este año 2018 va a abarcar los países desde México a todo Centro América y el Caribe y el próximo año 2019 se empieza desde Venezuela, Colombia y Ecuador hasta llegar a la Patagonia

(C. Doody/Vatican News).- Tolerancia cero con el abuso, maltrato y todo otro tipo de daño que se les hace a los niños de América Latina. Eso es lo que pretende lograr la caminata "Huellas de Ternura", una marcha que arrancó la semana pasada en México y terminará de aquí a un año en la Patagonia argentina. Una acción de movilización social organizada por la Pontificia Comisión para América Latina, bajo el lema "Cero violencia, 100% ternura".

Mons. Humberto González Franco, oficial de dicha Comisión, explica para Vatican News que esta caminata es "un reto" al que se han unido varios actores como es el CELAM, Word Vision, Caritas de América Latina y el Caribe, Cáritas nacionales y diocesanas, así como otras entidades. Actores que se han asociado "para hacer una campaña donde se luche por la cero violencia y el 100% ternura referido hacia los niños".

"Huellas de Ternura" como respuesta a la "cariñoterapia" que pide el Papa

Mons. Humberto González asegura que esta campaña es "una respuesta a lo que el Papa nos pide de cero tolerancia con el abuso a los niños, de cero tolerancia con el maltrato y el daño que se les hace", pero también - continúa - es una campaña "para ejercitar eso que el Papa dice: la cariñoterapia. La ternura que se debe imprimir en los seres humanos porque es urgente hacerlo".

Una caminata por todo el continente latinoamericano

La caminata arranca hoy 7 de junio desde Tijuana (México) y terminará en junio del año que viene en la Patagonia argentina, pasando "por todos los países". "Este año 2018 va a abarcar los países desde México a todo Centro América y el Caribe y el próximo año 2019 se empieza desde Venezuela, Colombia y Ecuador hasta llegar a la Patagonia", explica el Oficial de la Pontifica Comisión para América Latina.

Además, se realizarán una serie de actividades "lúdicas, recreacionales, pero también de una palabra, la liturgia de la palabra, de oración, de bendición, de compromisos". Actividades que se llevarán a cabo con el fin de que "se tengan presentes a todos los niños y a todos los entes que puedan participar apoyando y promocionando" porque se trata "de hacer una denuncia del mal que se hace contra los niños pero al mismo tiempo involucrar a la escuela, a los colegios, a las familias y a las entidades a que a los niños se les tenga en cuenta y se les brinde ternura".

Una "cometa de colores" acompañará esta marcha solidaria

De cada país se ha nombrar un embajador que será una persona con relevancia nacional y pública y "con capacidades de atracción y convocatoria pero también que tenga una sensibilidad fuerte por los niños", narra Mons. Humberto. "Ellos llevarán la cometa".

Para esta caminata, se ha escogido una "cometa de colores" como lema porque tiene "reflejos de un alimento fundamental: la libertad direccionada", asegura Monseñor Humberto, y puntualiza: "la cometa que se deja llevar hacia lo alto con el viento pero que tiene que tener una cuerda que le de dirección porque de lo contrario la cometa si se suelta se pierde o se va a pique", algo - señala - que también sucede con la libertad del ser humano y con la educación de los niños. "Si a los niños no se les direcciona, si no hay quien le esté formando, quien le esté mostrando un horizonte, sencillamente se pierden".

Por último, explica que esa cometa se va a ir transmitiendo "de país en país" y será siempre el embajador quien va a ir en la delantera en la procesión que se va haciendo en el desfile llevando la cometa y luego se le va agregando en cada país una cuerda de un color diverso "para darle la unidad y la conformidad a todo el continente". Por tanto - finaliza - "no es una tarea de un solo país sino que en el caminar y en la marcha se van uniendo los demás países".

La campaña ya recoge sus primeros frutos en San Diego

Aunque solo echó a andar la semana pasada, la campaña "Huellas de Ternura" ya ha recogido sus primeros frutos. En la misa transfronteriza que en la que participó el pasado sábado para inaugurar la caminata -en el Border Field State Park, en California- el obispo de San Diego, Robert McElroy, anunció la creación de un programa que evitará la separación de familias por razones de migración.

Según informa el Times of San Diego, el obispo McElroy afirmó que su diócesis responderá al protocolo de la administración Trump de separar a los niños de padres que busquen asilo o que entren en EEUU de forma ilegal.

El de la Iglesia de San Diego, explicó el prelado, será  "un programa que dará cobijo a madres que vengan aquí y a las que se les conceda el primer nivel de asilo, para que podamos intentar mantener a madres con sus hijos, en vez de que estén separados".

"Creo que es inhumana la política de separar a las madres de sus hijos de forma deliberada", sentenció McElroy.

El obispo McElroy, con la cometa de colores de "Huellas de Ternura"
(Chris Stone/Times of San Diego)