• Director: José Manuel Vidal
América
Los cardenales Barreto y Cipriani (i) y monseñor Cabrejos, con el presidente Vizcarra
Si no se clarifican los hechos, nuestra ciudadanía le perderá la credibilidad y el respeto a las autoridades judiciales y a las instituciones respectivas, con resultados nefastos para la convivencia democrática de nuestro país

(C. Doody/Fides).- Los obispos peruanos piden respuestas al presidente del país después de que la Corte Suprema abriera una investigación contra tres miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, órgano supremo del poder judicial, y dos jueces más por delitos de supuesto tráfico de influencias. Los prelados advierten de "resultados nefastos para la convivencia democrática de nuestro país" si no se producen "cambios estructurales" al sistema judicial que le restauren "credibilidad y respeto" a ojos de los ciudadanos.

"Todos tenemos el derecho de saber si lo que revelan los audios que involucran a los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y del Poder Judicial, son una excepción o una muestra de lo que ocurre en nuestro sistema de justicia", denuncian los obispos en un mensaje, tras salir a la luz grabaciones que evidencian intercambios de favores, recomendaciones, presiones sobre investigaciones en curso y hasta rebajas de penas por parte de los jueces.

En esta ocasión, los obispos no se limitaron a escribir un comunicado, sino que anoche lo presentaron directamente al presidente Martín Vizcarra Cornejo. A esta reunión asistieron el Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, Arzobispo de Trujillo, y los dos cardenales peruanos, Luis Cipriani Thorne de Lima y Pedro Barreto Jimeno de Huancayo, este último nombrado en el último Consistorio.

En el documento se lee: "No se trata de señalar a uno o a otro magistrado, sino de salvaguardar la institucionalidad y la reserva moral de nuestro país. Si no se clarifican los hechos, nuestra ciudadanía le perderá la credibilidad y el respeto a las autoridades judiciales y a las instituciones respectivas, con resultados nefastos para la convivencia democrática de nuestro país".

 

 


Los obispos concluyen pidiendo aclararlo todo y actuar en consecuencia: "La situación actual demanda cambios estructurales que los ciudadanos esperan desde hace muchas décadas. La tarea debe abocarse a garantizar que los miembros del CNM sean profesionales intachables e incuestionables, y también a mejorar el proceso de selección de jueces y fiscales que tiene a su cargo".

"La Iglesia estará siempre dispuesta a colaborar con el país", concluye el texto de la CEP, citando las palabras del Santo Padre Francisco durante su visita al Perú en el pasado enero: "Cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos y a las democracias de este bendito continente ese 'virus' social llamado corrupción, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados".