• Director: José Manuel Vidal
Arte
Monseñor Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón

(José M. Vidal/Agencias).- Primero Sijena y, a continuación, los bienas de la Franja. Eso es lo que quiere, al menos, el obispo de Barbastro-Monzón. Ángel Pérez-Pueyo se alegra por la devolución de las obras de Sijena y anuncia que pedirá la misma efectividad judicial en el caso de los bienes de la Franja. "Que se haga justicia, y que de una vez se devuelva al pueblo de Aragón aquello que fue trasladado a Lérida", dice el prelado.

"Esta diócesis no persigue otra cosa que se haga justicia, y que de una vez se devuelva al pueblo de Aragón aquello que fue trasladado a Lérida, esto es, los bienes pertenecientes a las parroquias del Aragón oriental que fueron llevados a territorio catalán", subraya el obispado en un comunicado publicado este martes 28 de noviembre.

Además, ha mostrado su alegría por la noticia de devolución de las piezas a Sijena y por que se cumplan "resoluciones judiciales firmes" . "Nos alegramos de que el conflicto suscitado entre el Monasterio de Sijena y la Generalitat de Cataluña vea la luz y se dé cumplimiento a las resoluciones judiciales firmes", añade.

Según precisa la diócesis, de la que es obispo Ángel Pérez Pueyo, no se puede pretender "una tutela de jueces y tribunales si esta no es efectiva, de acuerdo con el artículo 24 de la Constitución Española". Además, puntualiza que la efectividad "solo se logra cuando se da cumplimiento íntegro a las resoluciones judiciales".

Por ello, la diócesis de Barbastro-Monzón comunica que, "en breves días", presentará una demanda por la cual ejercerá "la acción reivindicatoria, la cual tiene por objeto reclamar los bienes histórico-artísticos que son propiedad de las parroquias" de esta diócesis y que se encuentran en depósito en el Consorcio Museo de Lérida, "los cuales no se nos devuelven ante los diversos requerimientos efectuados".

Asimismo, el obispado brinda públicamente la mano a Méndez de Vigo, "aprovechando la coyuntura política" para que pueda "mediar en este conflicto que lleva vigente más de veinte años" y así "poner fin al litigio que tanto desgaste ha venido produciendo", más aún, según matiza, cuando les asiste en derecho la reivindicación de los bienes cuya restitución se pretende.

Finalmente, el obispado da la enhorabuena a las monjas propietarias del Monasterio de Sijena así como al equipo jurídico que ha trabajado por la restitución efectiva de los bienes religiosos reclamados.

Texto completo del comunicado de la diócesis de Barbastro-Monzón

Ante la noticia publicada hoy de que el Ministro de Cultura ha dado la orden de cumplir con el requerimiento judicial del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca, el obispado de Barbastro-Monzón emite el siguiente comunicado:

Nos alegramos de que el conflicto suscitado entre el Monasterio de Sijena y la Generalitat de Cataluña vea la luz y se dé cumplimiento a las resoluciones judiciales firmes, en cuanto que no podemos pretender una tutela de jueces y tribunales si esta no es efectiva, de acuerdo con el artículo 24 de la Constitución Española. Efectividad que solo se logra cuando se da cumplimiento íntegro a las resoluciones judiciales.
 
Desde este Obispado damos la enhorabuena a las hermanas sanjuanistas, propietarias del Monasterio de Sijena, lo cual hacemos extensible al equipo jurídico que tanto ha venido haciendo por la restitución efectiva de los bienes religiosos reclamados.
 
Asimismo, comunicamos que la Diócesis de Barbastro-Monzón, en breves días, presentará una demanda por la cual ejercerá la acción reivindicatoria, la cual tiene por objeto reclamar los bienes histórico-artísticos que son propiedad de las parroquias de esta Diócesis y que se encuentran en depósito en el Consorcio Museo de Lérida, los cuales no se nos devuelven ante los diversos requerimientos efectuados.
 
Es por ello que esta Diócesis no persigue otra cosa que se haga justicia, y que de una vez se devuelva al pueblo de Aragón aquello que fue trasladado a Lérida, esto es, los bienes pertenecientes a las parroquias del Aragón oriental que fueron llevados a territorio catalán.
 
Aprovechando la coyuntura política es por lo que esta Diócesis brinda públicamente la mano al Ministro de Cultura para que pueda mediar en este conflicto que lleva vigente más de veinte años, y así poner fin al litigio que tanto desgaste ha venido produciendo, más aún cuando nos asiste en derecho la reivindicación de los bienes cuya restitución se pretende.