• Director: José Manuel Vidal
Arte
Fotograma del documental 'La isla de los monjes' RD
Aquellos hombres, situados entre el cielo y la tierra, querían profundizar en su encuentro con Dios desde lo original de sus orígenes

(Peio Sánchez, sacerdote).- Estupendo documental que aborda en perspectiva testimonial el dinamismo de una iglesia en salida. Títulado originalmente El regreso de los monjes a Schiermonnikoog, fue realizado para la televisión holandesa por Anne Christine Girardot, una cineasta inspirada por su fe.

La idea de la película surgió de un anuncio en Diepenveen. Los monjes del monasterio de Sión en los Países Bajos vendían su monasterio. El gran edificio que en otros tiempos había tenido 150 monjes ahora estaba ocupado por una comunidad de 8 trapenses que en la observancia estricta hacen un voto de estabilidad en permanencia hasta la muerte.

Dentro del gran cambio del proceso de secularización los edificios religiosos se vacían o pasan a otros usos culturales e incluso recreativos. Anne Christine se interesó por las circunstancias de estos monjes que vendían el edificio incapaces de mantener su estructura, y así fue como está mujer se metió en la clausura monástica para filmar el nuevo peregrinaje de la comunidad.

Lo cierto es que la venta surgió de una resistencia: no bastaba con dejan que el último apagara la luz. Antes que una operación inmobiliaria era un pequeño éxodo de la abadía menguante. Aquellos hombres, situados entre el cielo y la tierra, querían profundizar en su encuentro con Dios desde lo original de sus orígenes y para ello se propusieron volver a la isla de los monjes grises.

Schiermonnikoog es la isla más pequeña de las que pertenecen a Países Bajos, con una longitud de 16 km y una anchura de 4 km, que recibe su nombre de la comunidad de monjes cistercienses que fue propietaria del enclave.

Esta iglesia en salida supuso para los monjes el desacomodo de su viejo monasterio y el volver a la vida ordinaria para preparar la construcción del nuevo pequeño monasterio, y lo que es más sugerente su llamada a hacerse significativos en una sociedad cambiante.

Este proceso viene acompañado por la cámara donde los monjes se confiesan en sus profundas motivaciones. ¿Qué sentido tiene ser monjes en el siglo XXI? ¿Qué haces en un monasterio?

La nueva etapa de su vida supone un cambio importante en sus vidas, volver al ruido desde el silencio, comprar en el supermercado en vez de vivir de la tierra, subir a un autobús en vez del caminar pausado. Pero esta trashumancia es todo un recorrido espiritual donde volver a las raíces supone una provocación para las nuevas generaciones. Volver al solo Dios basta para servir y reconciliar el mundo.

La directora, formada en Bogotá (Colombia) y en Dallas (USA), tiene un largo recorrido produciendo programas de televisión y entrevistas, y además de estar cada y tener cuatro hijos, vive su fe acompañando desde el compromiso voluntario en una casa para enfermos terminales. Su deseo es sacar a lo luz esta historia de coraje espiritual, de desafío comunitario y de propuesta alternativa en un mundo que se ha ido vaciando de fe.

La vida de estos monjes fundadores y la intención de la directora se reúnen en un testimonio fascinante de una iglesia en salida.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí: