• Director: José Manuel Vidal
Arte
El polémico cuadro del apóstol Santiago SER
El pintor octogenario ha subrayado que cuando recibió el encargo les dijo que lo iba a hacer a "su manera porque no iba a hacer un cuadro al estilo medieval" y ha añadido que cuando lo entregó, la alegoría les gustó

La retirada de un cuadro del apóstol Santiago de la Iglesia Santiago el Mayor de Membrilla (Ciudad Real) ha molestado a su autor, Antonio Ximénez, que piensa que ha dejado de ser expuesto por "ser considerado erótico", mientras que el obispado asegura que se descolgó por "la reubicación del mobiliario".

El cuadro de grandes dimensiones en el que el apóstol figura con una túnica hasta la rodilla, fue donado por el artista, de 87 años y residente en Miami, a su pueblo natal por encargo del antiguo párroco, pero en el último verano que visitó su ciudad comprobó que ya no estaba en la sacristía y ha pedido explicaciones sobre los motivos que han llevado a esta decisión, según ha dicho el autor en declaraciones a la cadena SER.

"Tiene una túnica hasta la rodilla y no es nada erótico. No sé lo que no le gusta a la gente porque es guapo el personaje, ¿no?", ha asegurado el pintor, que ha señalado que lo donó a los sacerdotes porque querían que les hiciera un cuadro del apóstol Santiago.

El pintor octogenario ha subrayado que cuando recibió el encargo les dijo que lo iba a hacer a "su manera porque no iba a hacer un cuadro al estilo medieval" y ha añadido que cuando lo entregó, la alegoría les gustó.

"Si les gusta, les gusta; y si no, a alguien le gustará", ha afirmado el artista, que define su pintura como superrealista, con combinación de los pasajes bíblicos y mitológicos de forma muy singular, casi siempre en grandes formatos, que simultanea con paisajes llenos de luz y gran colorido.

El enojo de este pintor que en 1964 formó parte de la exposición itinerante celebrada en Italia "España Libere. Arte Español de Picasso a Ximenez", junto a Pablo Picasso, Agustín Ibarrola y Antonio Tàpies, entre otros, ha sorprendido al Obispado de Ciudad Real que, aunque puede comprender que esté molesto, ha asegurado a Efe que la obra no se ha censurado ni se ha quitado por considerarla erótica.

Aunque no han podido precisar cuánto tiempo ha permanecido colgado ni cuándo se quitó, el Obispado ha sostenido que el cuadro se retiró porque "se reubicó el mobiliario y en su lugar se puso un armario".

"No hay ninguna polémica y el artista puede haberse molestado, pero la obra no se ha censurado", ha señalado el Obispado que ha añadido que se está buscando una nueva ubicación para colgarlo.

(RD/Efe)