• Director: José Manuel Vidal
Arte
Ravasi, Anna Wintour y Donatella Versace Agencias
Entre los más destacados, una capa de seda bordada con hilo de oro que alguna vez perteneció al Papa Benedicto XV, y una mitra, embellecida con esmeraldas, zafiros y diamantes del Papa León XIII.

(Jesús Bastante/Agencias).- "El mismo Dios estaba preocupado por vestir a sus criaturas". El Palazzo Colonna, una antigua residencia papal, acogió ayer la presentación de una exposición original y única que, a partir del próximo 10 de mayo, reunirá en el MET de Nueva York varios siglos de 'papal style', en la mayor "peregrinación" de moda, cultura y fe de la historia del arte.

El cardenal Gianfranco Ravasi, 'ministro' de Cultura vaticano, ejerció de maestro de ceremonias, junto a Donatella Versace y Anna Wintour -la famosa editora de 'Vogue' protagonista de El diablo viste de Prada-, de la muestra 'Cuerpos celestiales: la moda y la imaginación católicas', que se expondrá en la ciudad de los rascacielos en el Metropolitan Museum de Nueva York.

Se trata de una colaboración histórica: por primera vez, joyas de los Museos Vaticanos, entre las que se encuentran tiaras papales, mitras o vestimentas litúrgicas de los primeros papas, se mostrarán al gran público fuera de los muros vaticanos. La del MET será la exposición más amplia del Instituto del Vestido del museo.

Junto con los tesoros papales, la exposición en el Met incluye piezas para "mortales más ordinarios" de diseñadores que van de Azzedine Alia a Vivienne Westwood, acompañadas de piezas de colecciones medievales y religiosas.

 

 

"Algunos considerarían la moda un medio inadecuado o poco apropiado mediante el cual involucrarse con ideas de lo sagrado o de lo divino", dijo el experto Andrew Bolton. "Pero el vestido es básico para cualquier debate sobre religión. Afirma lealtades religiosas y, por extensión, diferencias religiosas".

La muestra recoge alrededor de medio centenar de vestimentas vaticanas y otros accesorios que abarcan 15 pontificados, en lo que los organizadores definen como "una peregrinación" que mezcla moda, arte y fe.

La presentación de la muestra tuvo como fondo la banda sonora que Ennio Morricone compuso par 'La misión', y un pequeño resumen de lo que, a partir de mayo, podrán ver los visitantes al MET. Entre los más destacados, una capa de seda bordada con hilo de oro que alguna vez perteneció al Papa Benedicto XV, y una mitra, embellecida con esmeraldas, zafiros y diamantes del Papa León XIII.

Con un vestido de túnica en terciopelo rojo y negro muy apropiado para la ocasión, Wintour, para quien un espacio en el Instituto del Vestido fue nombrado en su honor, dijo que la exposición muestra la influencia de los papados a lo largo de los años. "Parte del poder del iglesia ha sido cómo se ven y cómo se visten", dijo la editora de Vogue a Ap. "Tienen una presencia extraordinaria".

Por su parte Ravasi recalcó que vestirse es una necesidad, pero también un acto profundamente simbólico, que viene -según la tradición bíblica- de los primeros humanos: Adán y Eva. De entonces a hoy, han pasado siglos, muchos dioses... y más o menos estilo a la hora de vestir. La muestra del MET dará buena cuenta de ello. No se la pierdan.