• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
Monseñor Novell
Otros temen los cambios y se resisten. Otros hacen como si no pasara nada y todo tenga que continuar igual, mientras todo se hunde

(José M. Vidal/Agencias).- El obispo de Solsona, Xavier Novell, parece haberle cogido gusto a salir en los medios. Primero se proclamó partidario de la independencia, después se sumó a la huelga general y tachó de "injusto" el encarcelamiento de los miembros del Govern. Ahora, parece dispuesto a cantar el funeral de su propia Iglesia.

En su últiima carta con motivo dl Día de la Iglesia diocesana, Novell avierte a los curas de su diócesis de que tienen que cambiar su manera de evangelizar porque si no lo hacen "pronto se les acabará el trabajo y se dedicarán prácticamente a enterrar difuntos".

En una carta, titulada "Una iglesia que cambia", Novell señala: "Tenemos encima unos grandes cambios. Algunos los estamos viendo desde hace tiempo e intentamos prepararnos. Otros los temen y se resisten. Otros hacen como si no pasara nada y todo tenga que continuar igual, mientras todo se hunde".

"La secularización ha hecho tanto agujero que en las parroquias ya no reciben más que peticiones de cuatro sacramentos y muchos entierros. Los que no quieran cambiar ya verán que pronto se les acabará el trabajo y se dedicarán prácticamente a enterrar difuntos", advierte al prelado.

"Es un hecho deprimente -añade-, pero también es cuestión de tiempo y de las apuestas en infraestructuras que hagan las funerarias que operan en nuestro territorio".

Por eso, el obispo pide a sus curas que apuesten por la evangelización y renuncien "a acciones y estructuras que ya no suman ni personas ni recursos económicos a favor de esta prioridad".

Para el obispo, "no tiene sentido mantener grupos e instituciones que consumen gente y dinero en acciones que no evangelizan".

Monseñor Novell también denuncia que la falta de curas está dejando parroquias de hasta 2.000 habitantes sin cura residente.

Según el obispo, "las parroquias más pequeñas que todavía tienen cura saben que es cuestión de tiempo. La aparición de diáconos y trabajadores apostólicos ha atenuado la desaparición de los rectores, pero no nos confundamos, no podemos mantener a alguien, sea ordenado o no, al frente de cada parroquia: es necesario un cambio de planteamiento".

Por encima de la media

El obispo de Solsona cuenta con 99 curas en su diócesis, uno por cada 1.407 habitantes, para atender 174 parroquias, muy por encima de la media catalana, que es de un sacerdote por cada 4.700 habitantes.

A pesar de eso, el obispo advierte que a partir de ahora tendrá que concentrar el máximo de recursos en aquellas parroquias donde sea posible que nazcan comunidades cristianas vivas y misioneras.

Novell prevé que "cada vez será más escasa la colaboración económica de las administraciones públicas a favor de la Iglesia (...) porque no está claro que permitan en un futuro que parte de los impuestos puedan destinarse libremente a favor de la Iglesia".

También augura que "pueden excluir la Iglesia del gran número de instituciones públicas y privadas que disfrutan de exenciones fiscales (...) y no claro está que sigan colaborando en el mantenimiento de nuestro patrimonio y de nuestras acciones caritativo-sociales".

Por todo eso, el obispo anuncia que hará "cambios", empezando por reducir estructuras diocesanas y reformular las prioridades económicas para concentrar los recursos y los esfuerzos en aquellas parroquias que quieren cambiar".

Novell apuesta por un nuevo modelo económico para su diócesis que "no se base principalmente a pasar el platillo a misa y mirar que los entierros y los sacramentos ocasionales comporten una limosna".

Novell ha hecho estas reflexione la víspera del día que la Iglesia catalana celebra el "Día de Hermandad" para hacer una colecta especial y el mismo día en que el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, defiende en su carta dominical que "sin la Iglesia católica nuestra sociedad sería mucho más pobre en recursos humanos, culturales y espirituales".