• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
Carlos Escribano, obispo de Calahorra AlfayOmega
La paz de la Navidad, la paz de Jesús, ha logrado superar incluso situaciones más difíciles que la actual en Belén

El Obispo de Calahorra y La Cazada-Logroño, Carlos Escribano, ha resaltado este sábado la importancia de vivir la Navidad en familia y el significado de paz de "la luz de Belén".

Estas son dos de las ideas que monseñor Escribano expresó ayer en el pregón de Navidad que ha pronunciado en el Auditorio Municipal de Logroño.

También ha aludido al papel "importante" de los pregoneros en la historia, "y en este caso más, porque anuncian el nacimiento de Jesús en Belén".

Además, cree que la Navidad es un tiempo de "gestos" hacia los demás, entre los que ha resaltado el de un grupo de scouts que portaron "la luz de Belén, como signo de paz" y también el que "realizan miles de personas aportando comida para aquellos que lo pasan peor".

"Navidad es el día de la esperanza y un signo de paz", ha resaltado el obispo de la diócesis riojana, quien ha admitido que "ahora, en la tierra de Belén hay una situación compleja y delicada" pero cree que "la paz de la Navidad, la paz de Jesús, ha logrado superar incluso situaciones más difíciles".

Ha recordado que estas fechas "están llenas de gestos sencillos pero importantes" como "preparar la cena en familia o decorar la casa".

Pero ha bogado por "darle un sentido cristiano a todas esas cosas" porque, "de hecho, todo tiene un origen cristiano" desde "iluminar las calles, recordando la luz de la Navidad, a colocar un árbol en alusión al tronco que es Jesús de todo" y también el "cantar villancicos o mandar felicitaciones".

"Todo eso tiene un sentido cristiano que no hay que perder, porque aunque en Navidad hagamos cosas que no son habituales, lo hacemos porque ha nacido Jesús y no hay que perder ese punto de vista a pesar de muchas cosas, como el consumismo", ha concluido monseñor Escribano.

(RD/Efe)