• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
Carlos Osoro, ante el pesebre de La Almudena Agencias
Anunciemos a quien tanto nos ha querido, que nos regaló su 'amor', su 'verdad', su 'vida'. Eso es Navidad, hagamos su Camino

(Jesús Bastante).- "La gente por la calle se dice 'Feliz Fiesta'. Comidas cenas de empresas, de amigos. Pero... ¿qué es lo que estamos celebrando? (...). Os lo voy a contar, es una historia muy bella. Comenzó hace dos mil años..." El cardenal de Madrid, Carlos Osoro, ha grabado un mensaje de Navidad en el que reivindica la relevancia del nacimiento de Jesús. Para que no se olvide, en estos tiempos donde el consumismo abarca todo.

Porque lo fundamental, apunta el purpurado, es que "Jesús vino al mundo para mostrar el rostro del hombre verdadero y el rostro de Dios". Un Dios que nació entre la indiferencia y el descarte. "Ya de noche, desprotegidos y casi desheredados, llegaron a Belén. Nadie quería acogerlos y acabaron en un rincón".

Éste es el Misterio de la Navidad, la razón por la que "en estos días, estamos viendo cómo nuestra ciudad de Madrid es diferente", con "más gente por las calles, unas decoraciones nuevas, luces, escaparates, grandes movimientos de gente que entra de compra en los almacenes y en las tiendas", apuntó el cardenal de Madrid.

Hace más de dos mil años, "en las calles pronto comenzó a circular el rumor de que algo muy importante estaba a punto de ocurrir". Y es que, "allí, en el pesebre, junto a los últimos, el Señor se encarnó de María la Virgen en un pequeño Niño. Jesús vino al mundo para mostrar el rostro del hombre verdadero y el rostro de Dios".

"Anunciemos que llegó la 'luz' a esta humanidad. Contempladlo como lo hicieron María y José. Vivamos de su 'luz' y con su 'luz'. Anunciemos a quien tanto nos ha querido, que nos regaló su 'amor', su 'verdad', su 'vida'. Eso es Navidad, hagamos su Camino", concluye el mensaje.

 

 

Éste es el mensaje del cardenal Osoro


En estos días, estamos viendo cómo nuestra ciudad de Madrid es diferente.
Más gente por las calles, unas decoraciones de nuestras calles nuevas, luces, escaparates con decoración diferente, grandes movimientos de gente que entra de compra en los almacenes, en tiendas
La gente por la calle se dice. "Feliz fiesta". Comidas, cenas, de empresas, de amigos. ¿Qué es lo que estamos celebrando? ¿Qué es lo que sucede para hacer todo esto y cambiar todo, la atmósfera y el panorama de nuestra ciudad de Madrid?

Os lo voy a contar. Es una historia muy bella: comenzó hace dos mil años...

Esta historia comienza con una mujer extraordinaria llamada María, una joven que confió en Dios y con su fe incondicional cambió para siempre este mundo. A su lado estaba su fiel marido José, que también aceptó la voluntad de Señor. Ya de noche, desprotegidos y casi desheredados, llegaron a Belén. Nadie quería acogerlos y acabaron en un rincón.

Pero en las calles pronto comenzó a circular el rumor de que algo muy importante estaba a punto de ocurrir.

Desde el lejano Oriente, guiados por una estrella, se acercaban los Magos, que representan a todos los hombres de todas las culturas y quizá también, por qué no decirlo, de todos los tiempos.

También se acercaban los pastores, personas sencillas a las que el ángel anunció: 'Os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor (...). Encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre'. 'Vayamos, pues, a Belén', dijeron.

Los romanos estaban inquietos. El rey Herodes 'había montado en cólera', mandó matar a todos los niños de dos años para abajo.

Y allí, en el pesebre, junto a los últimos, el Señor se encarnó de María la Virgen en un pequeño Niño. Jesús vino al mundo para mostrar el rostro del hombre verdadero y el rostro de Dios.

"Anunciemos que llegó la 'luz' a esta humanidad. Contempladlo como lo hicieron María y José. Vivamos de su 'luz' y con su 'luz'. Anunciemos a quien tanto nos ha querido, que nos regaló su 'amor', su 'verdad', su 'vida'.
Eso es Navidad, hagamos su Camino".

Feliz Navidad y Año Nuevo

+Cardenal Carlos Osoro