• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
Anuncio del Año Jubilar Vicentino en Valencia Archivalencia
San Vicente fue un teólogo y filósofo en sentido pleno, con capacidad para observar, escuchar, admirar, sintonizar, compadecer y luchar por una necesaria renovación

(Archivalencia).- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, animó a las diócesis de Valencia, Segorbe-Castellón y Orihuela-Alicante, que celebrarán el Año Jubilar Vicentino, a ser "constructoras de paz, concordia y unidad, como lo fue San Vicente Ferrer", durante el acto de Anuncio del Año Santo que presidió este jueves en la Catedral.

En su intervención el Cardenal pidió que este Año Santo Vicentino "nos lleve a ser diócesis evangelizadoras, con una nueva evangelización para hacer una sociedad nueva en estas tres diócesis, en España y en Europa, y que San Vicente nos conceda vivir el espíritu de santidad que él vivió conforme a las bienaventuranzas".

En el Anuncio del Año Santo convocado en las diócesis valencianas con motivo del sexto centenario de la muerte del patrón de la Comunitat Valenciana, el Arzobispo de Valencia estuvo acompañado por los obispos de Orihuela-Alicante y Segorbe-Castellón, monseñores Jesús Murgui y Casimiro López, respectivamente, así como por autoridades religiosas y civiles y asociaciones y entidades vicentinas.

Vito Gómez: "En su alma cristiana y dominicana llevaba una llamada a la universalidad"

El acto contó con la Lección inaugural titulada "San Vicente Ferrer, hombre de su tiempo y de hoy" a cargo del fraile dominico Vito Gómez García, catedrático emérito de la Facultad de Teología de Valencia, quien destacó que "en su alma cristiana y dominicana llevaba nuestro San Vicente Ferrer una llamada a la universalidad".

"Fue un teólogo y filósofo en sentido pleno, con capacidad para observar, escuchar, admirar, sintonizar, compadecer y luchar por una necesaria renovación", aseguró el dominico, quien citó como "un desafío para el presente acercar su doctrina a nuestros conciudadanos, así San Vicente continuará predicando en esta Europa y en todo este mundo necesitado, urgentemente, de una nueva evangelización".

Precisamente "para que el acceso a su predicación sea posible" propone el catedrático emérito "poder tener acceso, con la tecnología actual y la digitalización, a todos los sermones ya editados, a los demás escritos vicentinos y al Proceso de canonización de San Vicente" lo que sería "un fruto logrado del VI Centenario que hoy se abre".

También recordó Vito Gómez, Promotor de las Causas de Canonización de la Provincia Hispania de la Orden de Predicadores, que San Vicente murió en la ciudad francesa de Vannes pero "aquí en Valencia tenía puesta, entonces y siempre, su mente y corazón".

"La Biblia fue su luz y alimento permanente", subrayó el dominico, que explicó que "las gentes lo veneraron, en vida, en la muerte y tras la muerte, como santo en grado máximo" y "el acercamiento que procuró impulsar hacia Cristo estuvo acompañado por una lucha en favor de la unidad, de la paz y de la justicia".

Por último, en el Anuncio del Año Santo Vicentino intervino la Coral Catedralicia de Valencia y Ensemble Laetentur, bajo la dirección de Luis Garrido, que interpretaron obras de Juan Bautista Comes, Joseph Pradas, Asins Arbó y Emamnuelle d'Astorga.

"San Vicente Ferrer es uno de los valencianos más internacionales y su palabra llegaba al corazón y convertía"

Mientras tanto, Vicente Fontestad, vicario general de la Archidiócesis de Valencia y portavoz de la comisión interdiocesana que organiza los actos del Año Santo Vicentino, ha destacado que el conocimiento "profundo y serio" de San Vicente Ferrer será uno de los frutos de este Año Santo Jubilar con motivo del sexto centenario de la muerte del santo, que fue "uno de los valencianos más internacionales" y "su palabra llegaba al corazón y convertía".

La finalidad del Año Santo Vicentino es que "servirá para tener un conocimiento profundo y serio de su predicación, centrada en Jesucristo, en la conversión" y para dar a conocer su figura "porque San Vicente tiene una importancia muy grande en España, por todo lo que hizo, por su preocupación por la paz en el Compromiso de Caspe, en el problema del cisma, y también en toda Europa, donde visitó y predicó en el Sur de Francia, en Italia, en Suiza y en tantísimos sitios", ha explicado Fontestad.

"Por todo ello podemos decir que el patrón de todos los valencianos es también uno de los valencianos más internacionales y es impresionante todas las cosas que hizo, teniendo en cuenta la época en la que vivió y el tipo de medios de transporte que había", ha señalado el portavoz de la comisión interdiocesana vicentina, en la que se integran las diócesis de Valencia, Segorbe-Castellón, Orihuela-Alicante y la parte que corresponde a la Comunitat Valenciana de la diócesis de Tortosa.

Además, "es importante subrayar que en un Año Jubilar la Iglesia concede unas gracias especiales, espirituales, que podremos recibir con una serie de condiciones, que son visitar un templo jubilar, rezar por el Papa, celebrar la Eucaristía y comulgar y estar preparado espiritualmente confensando", según Fontestad, que ha recalcado la importancia de los 14 templos jubilares designados en la diócesis de Valencia.

San Vicente era valenciano, predicaba en valenciano y le seguían miles de personas, algo que logró "gracias al grupo de personas que le acompañaba y que preparaba muy bien el ambiente para que fuese escuchado, porque ellos sabían que su palabra llegaba al corazón y convertía, y preparando ese ambiente conseguían que su palabra fuera como el agua que cae en tierra dispuesta a acogerla para dar fruto", ha precisado.

"Tenemos por delante un Año Jubilar con muchos proyectos a todos los niveles, para los niños, para Catequesis, movimientos juveniles, matrimonios, para las parroquias y comunidades cristianas, y para los sacerdotes, recopilando textos del santo, con la finalidad de conocer, querer y apreciar más la figura de San Vicente", ha concluido Vicente Fontestad.