• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
El cardenal Cañizares bendice a un niño
Las lecturas de la misa fueron proclamadas por una adolescente con síndrome de Down y una joven futura madre

(Archivalencia).-El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, aseguró ayer tarde, en la misa con motivo de la "Jornada por la Vida" que los hijos discapacitados "son la alegría del Señor, sus predilectos, los más indefensos son los inmensamente amados con amor infinito por el Señor".

En su homilía durante la misa que presidió en la Catedral, en la que bendijo a madres gestantes y a hijos discapacitados, el Cardenal señaló que "me honro nombrar a aquellos que están entre nosotros y tienen un síndrome y que son la alegría del Señor, estas criaturas son la alegría de vuestros hogares".

Precisamente, las lecturas de la misa fueron proclamadas por una adolescente con síndrome de Down y una joven futura madre.

Ante un nutrido grupo compuesto principalmente por madres gestantes, niños menores de dos años y familias con hijos discapacitados que llenaban la nave central, el Arzobispo de Valencia les dijo que "vuestro hijo, o vuestra hija que lleváis en vuestras entrañas maternas o traéis recién nacidos, son un don, el primer don de Dios creador, ese niño por nacer o recién nacido es el eco de la humanidad entera".

De igual forma, el cardenal Cañizares definió a la familia como "santuario de la vida" y expresó que "la Gloria de Dios se palpa en las madres y en todo hombre sea como sea".

Además, "sois imagen de Dios defensor de la Vida" y destacó la labor de las madres porque "alumbráis, dais luz y a luz". Y así "dais gloria a Dios, que también es luz, amor y vida para todo hombre que viene a este mundo".

Concluyó el Cardenal su homilía agradeciendo a las madres su entrega y defensa de la vida y alentándoles a que "cada día conozcáis más a Dios y así tengáis vida abundante y seréis portadoras de vida y bendición, seréis portadoras de vida eterna".

"Gracias a vosotras madres por llevar la vida adelante, gracias a todas las familias por ser santuario de la vida y por llevar a cabo vuestra misión", finalizó.

Al término de la homilía, el arzobispo de Valencia bendijo individualmente a madres y niños ante el presbiterio del altar mayor.