• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
Osoro, en la pradera de San Isidro
Opta por Dios, no te cierres a Él, abre tu vida a Él, no pierdes nada y ganas todo (...). Todos estamos llamados a ser santos, pero para ello tenemos que tener paciencia y constancia

(Jesús Bastante).- El santo más castizo, el más popular, volvió a hacerse presente en todos los rincones de Madrid. San Isidro Labrador, patrón de la capital, congregó a miles de fieles en la Pradera y, también, en la Colegiata, donde el cardenal Osoro recordó la santidad del día a día del santo labrador, y abogó por que "busquemos otros modos de entender la economía y el progreso".

Ante uno de los 'santos ecologistas', el cardenal de Madrid pidió preguntarnos "cómo estamos construyendo el futuro de esta casa común: pues en el mundo todo está conectado". Y con un duro llamamiento al trabajo digno: "El trabajo nos dignifica, lo hemos de buscar para todos, es un derecho del hombre que se lo ha dado Dios mismo y mientras no lo tengan todos los hombres, estamos haciendo un mundo injusto y promotor de descartes".

Tras la misa, el purpurado se dirigirá a la Pradera, para celebrar allí una misa a la que acudirán autoridades políticas y sociales de la capital y la comunidad. La jornada culminará esta tarde con una procesión de las imágenes de San Isidro y su esposa, Santa María de la Cabeza, por el centro de Madrid.

 

 

En su homilía, Osoro habló de Isido como de "un santo que nos recuerda «que no podemos conformarnos -como nos dice el Papa Francisco- con una existencia mediocre, aguada y licuada»". Y es que "el Señor quiere discípulos que muestren, con su vida, que son testigos de la resurrección".

"¡Qué sencilla es la vida de san Isidro! Es como la de la mayor parte de las personas", apuntó Carlos Osoro, quien insistió en que "San Isidro es para nosotros como un grito del Señor que nos dice hoy: déjate transformar, déjate renovar".

¿Qué es la santidad?, se preguntó Osoro. "¿No es santidad lo que los padres os sacrificáis por criar con amor a vuestros hijos? ¿No es santidad lo que supone ese trabajo diario de tantos hombres y mujeres que viven aquí en Madrid, que en muchos casos salen de casa a primeras horas de la mañana y vuelven por la noche para traer el pan para sus hijos? ¿No es santidad lo que supone vivir las limitaciones de la enfermedad y seguir sonriendo a todos los que se acercan a vosotros? ¿No es santidad que muchos de los que vivís aquí dejasteis la tierra en la que nacisteis e incluso la familia para encontrar un trabajo que dé y acerque presente y futuro a vuestros seres queridos? ¿No es santidad formar una familia como san Isidro? ¿No es santidad ser un trabajador responsable que ve detrás a quienes van a disfrutar de su quehacer? ¿No es santidad la de quien lucha por que se dé más justicia, más verdad, más vida, que se respeten los derechos humanos desde el inicio de la vida hasta la muerte?".

Santidad es, sobre todo, elegir la vía de Jesús. "Opta por Dios, no te cierres a Él, abre tu vida a Él, no pierdes nada y ganas todo", clamó el arzobispo de Madrid, quien recordó que "todos estamos llamados a ser santos, pero para ello tenemos que tener paciencia y constancia".

 

 

Así, el cardenal de Madrid invitó a los fieles a "vivir tres aspectos de la vida de san Isidro que, a mi modo de ver, tienen una inmensa actualidad para nosotros". En primer lugar, "como san Isidro, sigue a Cristo, nunca se te ocurra separarlo de la construcción del Reino de Dios". En segundo lugar, "sigue a Cristo sin escaparte del encuentro con el otro, la actividad, el servicio, el silencio, el descanso y la oración: el otro es mi hermano, sea quien sea". Finalmente, "sigue a Cristo lanzándote a la misión según su deseo".

"San Isidro hoy nos convoca a un nuevo diálogo sobre cómo estamos construyendo el futuro de esta casa común: pues en el mundo todo está conectado; cómo son las formas de poder que derivan de las nuevas tecnologías, busquemos otros modos de entender la economía y el progreso", recordó Osoro, quien pidió que "demos el valor propio de cada criatura y el valor que tiene el ser humano desde el inicio de la vida hasta la muerte; busquemos y demos el sentido humano de la ecología; hagamos frente a la cultura del descarte; dispongámonos a la propuesta de un nuevo estilo de vida".

 


Homilía del cardenal de Madrid

Hermanos y hermanas:

Un año más, san Isidro Labrador, patrono de Madrid, nos reúne en su fiesta a todos los madrileños para decirnos lo que dijo la Iglesia desde el principio de su misión a todos los que anunciaban a Jesucristo con su vida y sus obras, «y Dios los miraba a todos con mucho agrado» (Hch 4, 32-35). Alegrémonos ante la presencia de un santo que nos recuerda «que no podemos conformarnos -como nos dice el Papa Francisco- con una existencia mediocre, aguada y licuada» (EG 1). El Señor quiere discípulos que muestren, con su vida, que son testigos de la resurrección. Y esto lo hizo san Isidro con todas sus fuerzas y con un empeño y valor extraordinarios, compartiendo lo que tenía con todos los que se acercaban a él. Sabéis muy bien que los santos que han llegado a la presencia de Dios, como es el caso de san Isidro Labrador, mantienen con nosotros lazos de amor y de comunión.

¡Qué sencilla es la vida de san Isidro! Es como la de la mayor parte de las personas. Él es un hombre del siglo XII, que contrajo matrimonio en Torrelaguna con santa María de la Cabeza, de cuyo matrimonio tuvo un hijo. Sus trabajos fueron muy sencillos, primero como pocero y después como servidor de la familia Vargas, vivía con un espíritu de oración y con una vida de gran generosidad con los hermanos. Contemplado el conjunto de su vida, vemos que él la entendió como una misión, vemos los reflejos de Jesucristo que nos trae su propia vida, como esposo, padre, trabajador fiel, compartiendo con todos, lo que tenía, sabía y vivía. San Isidro es para nosotros como un grito del Señor que nos dice hoy: déjate transformar, déjate renovar.

Mira cómo san Isidro vive la santidad, es decir, esa comunión y amor con Jesucristo. Es una gracia inmensa para nosotros hoy, pues esa comunión y amor se manifiesta en nuestro pueblo, entre nosotros de múltiples maneras: ¿no es santidad lo que los padres os sacrificáis por criar con amor a vuestros hijos? ¿No es santidad lo que supone ese trabajo diario de tantos hombres y mujeres que viven aquí en Madrid, que en muchos casos salen de casa a primeras horas de la mañana y vuelven por la noche para traer el pan para sus hijos? ¿No es santidad lo que supone vivir las limitaciones de la enfermedad y seguir sonriendo a todos los que se acercan a vosotros? ¿No es santidad que muchos de los que vivís aquí dejasteis la tierra en la que nacisteis e incluso la familia para encontrar un trabajo que dé y acerque presente y futuro a vuestros seres queridos? ¿No es santidad formar una familia como san Isidro? ¿No es santidad ser un trabajador responsable que ve detrás a quienes van a disfrutar de su quehacer? ¿No es santidad la de quien lucha por que se dé más justicia, más verdad, más vida, que se respeten los derechos humanos desde el inicio de la vida hasta la muerte?

Hacer verdad en nuestra vida lo que hizo san Isidro Labrador y que tan bellamente nos describe el libro de los Hechos de los Apóstoles ha de ser una pasión en nuestra vida: «Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno» (Hch 4, 32-35). ¿Cómo se logra esto? Dejando que la gracia del Bautismo fructifique en un camino de santidad. Opta por Dios, no te cierres a Él, abre tu vida a Él, no pierdes nada y ganas todo. En la Iglesia encuentras lo necesario para crecer en santidad: te da los medios y te da a los hermanos que son todos los hombres sin excepción.

Todos estamos llamados a ser santos, pero para ello tenemos que tener paciencia y constancia. San Isidro Labrador la tuvo, su misión en la tierra la entendió como un camino de santidad que hizo en este campo en el que también celebraremos la Misa. Él fue una misión, un proyecto de Dios que reflejó y encarnó un aspecto del Evangelio que lo resume muy bien la oración colecta que hemos rezado al comienzo de la Misa: «Señor, Dios nuestro que, en la humildad y sencillez de san Isidro Labrador, nos dejaste ejemplo de vida escondida en ti, con Cristo; concédenos que el trabajo de cada día humanice nuestro mundo y sea, al mismo tiempo, plegaria de alabanza a tu nombre».

Qué bien entendió san Isidro el Evangelio que hemos proclamado. Como buen labrador, supo ver lo que quería Jesucristo de Él, cuando le hablaba con estas palabras: «Yo soy la verdadera vid [...] permaneced en mí [...] ese da fruto [...] sin mí no podéis hacer nada. [...] Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pediréis lo que deseéis y se realizará» (cfr. Jn 15, 1-7). Esto fue para san Isidro la más fuerte llamada de atención, que le llevó a dejar que en su vida se forjase ese misterio personal que reflejó la vida de Cristo en el mundo.

Os invito a vivir tres aspectos de la vida de san Isidro que, a mi modo de ver, tienen una inmensa actualidad para nosotros:

1. Como san Isidro, sigue a Cristo, nunca se te ocurra separarlo de la construcción del Reino de Dios: si queremos de verdad identificarnos con Jesucristo, con su modo de vivir, pensar, ver y oír las necesidades de los hombres tal y como las escuchó nuestro Señor, no podemos dejar de lado empeñarnos en construir ese reino de amor, justicia y paz para todos los hombres sin excepción. En esta construcción nos acompaña Cristo, no nos deja solos, tal y como hemos escuchado en el Evangelio, «permaneced en mí como yo en vosotros». Esto nos da seguridad, valentía, atrevimiento, garantía de que lo conseguiremos. Esto significa que hay que entregarse en cuerpo y alma, dar lo mejor de uno mismo. ¿Por qué recordamos y hacemos memoria de san Isidro después de tantos siglos? ¿Por qué no lo hemos olvidado? ¿Por qué salió su devoción fuera de nuestras fronteras? Sencillamente porque fue un hombre de Dios que en su vida construyó Reino de Dios y lo experimentan quienes a él se acogen en todas las partes del mundo.

2. Como san Isidro, sigue a Cristo sin escaparte del encuentro con el otro, la actividad, el servicio, el silencio, el descanso y la oración: el otro es mi hermano, sea quien sea; el trabajo nos dignifica, lo hemos de buscar para todos, es un derecho del hombre que se lo ha dado Dios mismo y mientras no lo tengan todos los hombres, estamos haciendo un mundo injusto y promotor de descartes; acojamos también el modo de estar Cristo entre nosotros, no vine a ser servido sino a servir. Por otra parte, necesitamos el silencio para vivir desde dentro, necesitamos la interioridad, Jesucristo buscaba tiempos para estar en silencio y estar solo; el descanso es un mandato divino, una sociedad que no ofrece al hombre espacios de descanso no es humana, todo está al servicio del hombre, también el dinero que es para servir y no para gobernar; el diálogo con Dios nos construye como personas, escuchar a Dios y tener la oportunidad de poder conversar con Dios como un amigo, construye a la persona y le entrega unas dimensiones de vida necesarias para estar con los demás, en comunión unos con otros.

3. Como san Isidro, sigue a Cristo lanzándote a la misión según su deseo: «Id al mundo y proclamad la Buena Noticia». Con una espiritualidad marcada por la misión, «la alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera, [...] viviendo en la dinámica del éxodo y del don, del salir de sí, del caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá» (EG 21). Con una espiritualidad ecológica, pues «la humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común [...], los jóvenes nos reclaman un cambio, [...] ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos» (LS 13). San Isidro hoy nos convoca a un nuevo diálogo sobre cómo estamos construyendo el futuro de esta casa común: pues en el mundo todo está conectado; cómo son las formas de poder que derivan de las nuevas tecnologías, busquemos otros modos de entender la economía y el progreso; demos el valor propio de cada criatura y el valor que tiene el ser humano desde el inicio de la vida hasta la muerte; busquemos y demos el sentido humano de la ecología; hagamos frente a la cultura del descarte; dispongámonos a la propuesta de un nuevo estilo de vida. Con una espiritualidad de la vida familiar, pues ella «está hecha de miles de gestos reales y concretos. En esa variedad de dones y de encuentros que maduran la comunión, Dios tiene su morada. Esa entrega asocia a la vez lo humano y lo divino, porque está llena del amor de Dios. En definitiva, la espiritualidad matrimonial es una espiritualidad del vínculo habitado por el amor divino. [...] Si la familia logra concentrarse en Cristo, Él unifica e ilumina toda la vida familiar. [...] Toda la vida de la familia es un pastoreo misericordioso. Cada uno, con cuidado, pinta y escribe en la vida del otro: "Vosotros sois nuestra carta, escrita en nuestros corazones...no con tinta, sino con el espíritu de Dios vivo"» (AL 315; 317; 322).

Hermanos, Cristo, a quien san Isidro Labrador unió su vida desde lo más hondo de su ser, se hace presente entre nosotros en el misterio de la Eucaristía, acogedlo, dejadle entrar en vuestra vida, Él es Buena Noticia siempre, Él cambia el corazón de los hombres, Él se acerca a todos los hombres. Os aseguro que cuenta con nosotros para que seamos con nuestra vida su Buena Noticia, que palpite nuestro corazón al unísono de su Corazón, pues quiere acercarse a todos los hombres sin excepción a través de nosotros. San Isidro Labrador, ruega por nosotros. Amén.