• Director: José Manuel Vidal
Diócesis
El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes
Consideramos que poco importamos, que la Iglesia en Asturias va en declive, por situaciones y decisiones como esta, que lejos de ayudar, desvirtúan

(Comunidad Parroquial de Vegadeo-Seares-Abres).- El sacerdote, D. Marcos Cuervo Martínez, llega a Vegadeo, enviado por el Sr. Arzobispo para sustituir a D. José Luis Varela Cereijo, de baja por enfermedad que falleció el 25 de marzo. 

D. Marcos es un sacerdote joven, dinámico, trabajador, amable y vocacional. Es cariñoso con los ancianos; con los niños; con todos. Estamos encantados con este cura, que nos devolvió la ilusión por recuperar la vida activa de la Iglesia, y creemos que es el sacerdote ideal para nosotros, en estos momentos difíciles, en medio de una sociedad, cada vez más indiferente.

Llega, como un soplo de aire fresco, de forma provisional, cierto, pero, habiendo preguntado al Sr. Vicario de Occidente en su momento por la posibilidad de que se quedara en Vegadeo y ante la respuesta: "Hagan porque él se encuentre bien entre Vds., para que quiera quedarse", nos hemos instalado en la confianza plena de que así sería por las palabras dichas por el Sr. Vicario, todos entendimos que, si él estaba a gusto y nosotros también, se quedaría entre nosotros.

En el mes de junio, nos enteramos por la prensa que, ha sido nombrado otro párroco, para Vegadeo-Seares-Abres (contra él, no tenemos nada), pero la noticia nos molesta, dada la sintonía que tenemos con D. Marcos.

Así las cosas, hemos decidido escribir al Sr. Arzobispo para contarle nuestro pesar y ante la ausencia de respuesta, pensamos en solicitar una reunión.

Pedida audiencia con el Sr. Arzobispo, se nos niega de modo rotundo, haciendo caso omiso a las palabras del Papa Francisco "los pastores tienen que tener olor a oveja" y también, el encargo evangélico de Jesús "apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas", pues encontramos en este pastor un excelente guía para nuestro rebaño y por eso pedimos que se nos dé la oportunidad de convivir en comunidad para, entre todos, seguir construyendo esta Iglesia de Jesucristo.

Consideramos despectivo que, una autoridad de la Iglesia, el Sr. Arzobispo D. Jesús Sanz, niegue a sus feligreses la posibilidad de exponer un problema surgido, en parte, por unas palabras de compromiso, dichas en su día por el Sr. Vicario de Occidente.

Consideramos que la toma de decisiones no se corresponde en absoluto con las necesidades de las comunidades cristianas de esta Iglesia, y que si D. Marcos va a ser trasladado a otro lugar, no entendemos que no se pueda quedar destinado aquí.

Consideramos que poco importamos, que la Iglesia en Asturias va en declive, por situaciones y decisiones como esta, que lejos de ayudar, desvirtúan.

Consideramos, que el compromiso y la labor de los cristianos no son correspondidos, cuando ni siquiera contamos, para ser escuchados.

Nos consideramos, Sr. Arzobispo, despreciados.

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz