• Director: José Manuel Vidal
Educación
Resurreción Galera la docente despedida
Cree que la sentencia es una "violación de los derechos fundamentales"

(Jesús Bastante/Ep).- "Hay sentencias que son imposibles de acatar". El obispo de Almería, Adolfo González Montes, no cumplirá la sentencia del Juzgado de lo Social número 1 de Almería, amparada por el Constitucional, que le conmina a readmitir a la profesora de Religión Resurrección Galera, despedida en el curso 2001-2002 tras contraer matrimonio civil con un divorciado.

En declaraciones a Ep, González Montes califica la sentencia -que daba un plazo de cinco días a diócesis y Ministerio de Educación para hacerla efectiva- de "violación de los derechos fundamentales", pues, como obispo, y en virtud del derecho a la libertad religiosa, "nadie me puede obligar a otorgar la venia religiosa para enseñar Religión".

Para González Montes, en este caso, "estamos ante la colisión de dos derechos, el laboral, que debe ser respetado, y el derecho a la libertad religiosa". "Los tribunales deben ver cómo se resuelve", añade el obispo, quien sin embargo no quiere cumplir el dictamen judicial pues, en su opinión, prima el de la libertad religiosa.

La resolución, contra la que cabe un enésimo recurso de reposición, rechaza el penúltimo recurso del Obispado de Almería que insistía en la "imposibilidad material y legal" de ejecutar la readmisión ordenada por Supremo ya que el puesto de trabajo "ejecutante se encuentra cubierto por dos profesores en régimen de contratación" y Resurrección Galera "no tiene la preceptiva missio canónica" por parte de la Diócesis, lo que le habilitaría para la docencia de Religión.

 

 

El Tribunal Supremo (TS) declaró a principios de año nulo el no llamamiento para el curso escolar 2012-2013 de Resurreción Galera al entender que se produjo una violación de sus derechos fundamentales y que se trató de una acción en represalia a un pleito judicial emprendido por la docente hace 15 años, por lo que, al margen de la readmisión, ordenó que se le pagasen los salarios de tramitación desde entonces.

Por otro lado, González Montes manifestó que la Constitución "es el marco de solución del problema de Cataluña y de todos los problemas de España", toda vez que ha recordado que esta "puede ser modificada, pero sobre la base de su propia legalidad".

En este sentido, el prelado ha insistido en que "debe quedar claro que se debe respetar el orden constitucional" toda vez que se ha remitido a la declaración institucional realizada por los obispos españoles en la que hicieron un llamamiento al diálogo ante la "grave" situación que se vive en Cataluña y pidieron evitar decisiones y actuaciones "irreversibles" y de "graves consecuencias", entre otras cuestiones.

Para González Montes, el papel de los políticos es el de "resolver el problema", al tiempo que ha marcado distancias ante un posible papel de mediación por parte de la Iglesia a la hora de abordar y participar en la búsqueda de soluciones al conflicto.