• Director: José Manuel Vidal
Educación
Joaquín Sánchez Torné
Joaquín Sánchez Torné: En este momento, los periodistas necesitan mirarse al espejo, porque más importante que la información es la transformación que hace falta sobre la profesión

(UPSA).- El periodista y director del Diario de León, Joaquín Sánchez Torné, ha presentado esta mañana en la Facultad de Comunicación su libro 'El periodismo hecho jirones', un alegato sobre cómo se ejerce la profesión y su futuro. El acto ha sido organizado en colaboración con la Asociación Salmantina de Periodistas (ASPE) y el Colegio de Periodistas de Castilla y León.

"Este libro es realmente importante para los que formamos a alumnos, profesionales e instituciones, ya que cuestiona el por qué y para qué sirve el Periodismo. En este momento, los periodistas necesitan mirarse al espejo, porque más importante que la información es la transformación que hace falta sobre la profesión". Asía ha comenzado el acto de presentación el profesor Ángel Losada.

A continuación, la vicedecana de la Facultad, Nuria Quintana, ha destacado la nueva obra como "una declaración de amor a la profesión e intenta analizar el pasado para que aquello que ama tenga futuro". Para la vicedecana, en el libro nos encontramos con inconvenientes, carencias, defectos y críticas a los periodistas, empresas, directores, gestores de medios, alumnos, etc. y plantea varios problemas en la profesión como: "el intrusismo, la gratuidad de diarios digitales, los salarios ante un trabajo de calidad, el número de 'clics' importa más que la información, la pereza intelectual, el descuido del lenguaje, la poca honestidad, etc.".

El autor del libro, Joaquín Sánchez Torné, ha detallado la necesidad de escribir la obra "por la preocupación por cómo ejercemos el Periodismo y las cosas que atañen a la profesión que lo convierte en una pequeña ponzoña todos los días, aunque el 99% de los profesionales hacen buen periodismo". Sánchez Torné ha desarrollado la influencia de las redes sociales en el Periodismo "las redes sociales convierten al Periodismo en un pozo en el que se mezclan las mentiras y la llamada postverdad, que no deja de ser una mentira, por ejemplo las redes sociales sirven de vehículo para la mentira como ha sucedido en Cataluña, eso no es periodismo y es un peligro si seguimos en esta trayectoria".

El periodista se ha dirigido a los estudiantes de la Facultad "tenéis la obligación moral e intelectual de proteger la profesión que habéis elegido" y se ha referido al intrusismo que existe en los medios de comunicación "No entiendo por qué los periodistas somos capaces de dejar que en esta profesión entre cualquiera y que cualquiera se considere periodista. Igual que el 'periodismo ciudadano', sin contextualizar, ni explicar las consecuencias, ni contrastar las fuentes. Es un pecado que gracias al Colegio de Periodistas de Castilla y León estamos empezando a corregir".

A pesar de este cambio tecnológico, para el autor "el periodismo sigue siendo el mismo: enterarse de los hechos, comprobar las información, verificar y contarla". Además, se ha referido a la "pereza intelectual" de los alumnos cuando llegan a los medios de comunicación y a la escasa especialización requerida.

Sánchez Torné se ha referido también a siete 'pecados' de la profesión periodística: la ira "cuando el periodista no obtiene la información de la fuente. El periodismo no se basa en cabrear a la gente, sino en contar la verdad"; la pereza "no se comprueba la informacion"; la soberbia "el periodista lo sabe todo y no trabaja en equipo"; la gula "nos dejamos invitar a comer muchas veces"; la avaricia "aceptamos a cambio de dinero o posición social presiones políticas o económicas"; y la envidia "cuando triunfa otro compañero"

Posteriormente, ha tenido lugar una mesa redonda formada por el vocal del Colegio de Periodistas de Castilla y León, Ignacio Coll Tellechea; el director de La Gaceta de Salamanca, Julián Ballestero, y la profesora de la Facultad, Chelo Sánchez.

El vocal del Colegio de Periodistas de Castilla y León ha definido al periodista como "el profesional que ejerce labores informativas a través de canales profesionales, utilizando técnicas y mecanismos validados a través de un proceso de formación y con arreglo a un código deontológico con reglas compartidas y respetadas". Para Coll Tellechea hay elementos claros que diferencian la profesión "frente a la gente que juega a ser periodista: validamos la información, la jerarquizamos, la enriquecemos y contextualizamos y trabajamos bajo presión". El periodista ha concluido su intervención explicando el papel de los Colegios de Periodistas "como la mediación entre profesionales, empresas e instituciones, vigila los procesos de contratación en administraciones públicas y mejora los procesos de formación".

Por su parte, el director de La Gaceta de Salamanca, Julián Ballestero, ha defendido el periodismo local como un ejercicio más difícil que el periodismo nacional porque "la información local hay que trabajarla. En Salamanca solo hay una redacción potente con más de 30 personas, que es la de La Gaceta. Gestionar reportajes o investigaciones es muy difícil con poca gente y el periodismo se hace bien cuando hay una redacción de masa crítica y un equipo directivo que coordina". El director se ha referido a la obra presentada "es un libroque te hace amar y odiar al periodismo". Para Ballestero "el periodismo ciudadano no nos aporta nada, solo bulos, al igual que los comentarios no consiguen enriquecer la información. Lo que funciona y está en crisis es el periodismo profesional", ha apuntado. El director del periódico ha reconocido la necesidad de cambiar y reciclarse "con un lenguaje nuevo en internet, pero no quiere decir que el papel vaya a desaparecer". El director ha conluido refiriéndose a la información digital "tenemos que ser los mejores en Salamanca con gente profesional, información inmediata, sin arriesgar la credibillidad y la fiabilidad y que aporte los mejores vídeos y esté presente en las redes sociales".

La profesora Chelo Sánchez ha considerado que la obra es "una metáfora del periodismo. No es profesión para pobres de espíritu. No es para débiles físicos y mentales, no es para ricos en egos, ni una profesión para descreídos". Y ha afirmado en que la profesión debe servir "para mejorar la realidad". La periodista ha insistido en varias ideas planteadas en la publicación: la profesión está eternamente en crisis "vamos a peor porque la realidad y la profesión se está complejizando y es imposible transformarla dentro de un marco de la práctica profesional"; el instrusismo; la dificultad para alcanzar la verdad; la manipulación "la noticia es lo que tú validas como noticia, no lo que quiere la fuente"; la falta de responsabilidad y celo profesional; el corporativismo; y el negocio por encima de todo.

El acto ha concluido haciendo una mención especial a José Manuel Blanco, antiguo alumno y correponsal del El Mundo en Salamanca, fallecido ayer.