• Director: José Manuel Vidal
Educación
Juramento de uno de los nuevos graduados de la Universidad de Deusto Universidad de Deusto
Una jornada festiva, para agradecer el buen trabajo realizado, cada uno en su ámbito

(Universidad de Deusto).- La Universidad de Deusto ha celebrado hoy, día 29 de enero, la festividad de su patrono Santo Tomás de Aquino con la primera de las ceremonias de investidura de los alumnos que culminaron sus estudios oficiales durante el curso 2016-17 en las distintas Facultades, en los campus de Bilbao y San Sebastián, y en la Escuela Universitaria de Magisterio "Begoñako Andra Mari".

Han sido un total de 1.504 alumnos los egresados en los diferentes estudios. De este total, 260 pertenecen a Derecho; 13 a Teología; 306 a Psicología y Educación; 327 a Ciencias Económicas y Empresariales, 308 a Ciencias Sociales y Humanas; 148 a Ingeniería; 2 al Instituto Superior de Ciencias Religiosas y 140 a la Escuela Universitaria de Magisterio "Begoñako Andra Mari". A estos nuevos titulados, hay que añadir los 77 nuevos Doctores que defendieron su tesis doctoral durante el pasado año 2017.

En este acto académico, además de la investidura de los nuevos titulados de la Facultad de Teología y de los nuevos Doctores, se ha entregado a los estudiantes más brillantes los Premios Extraordinarios Fin de Carrera UD, los Honors Program y los Premios Fundación Mendieta y Lambarri.

Asimismo, Jabier Martínez López, del programa de doctorado de «Competitividad Empresarial y Desarrollo Económico», ha recibido el Premio Extraordinario Ignacio Ellacuría a la mejor tesis doctoral por su trabajo: «Aportaciones de la doctrina social de la iglesia a las teorías de bienestar, sostenibilidad y crecimiento económico de la economía convencional: una aplicación empírica». La jornada también ha servido para homenajear a profesores eméritos, profesores y colaboradores que este año ha culminado su trabajo en Deusto.

La festividad de Santo Tomás de Aquino se ha transformado así en el día de la comunidad universitaria. Un jornada alegre, en la que reciben su título o diploma los que han llegado al grado de doctor por la Universidad de Deusto, los licenciados y bachilleres en teología, los que reciben premio por sus buenos expedientes de grado, y los homenajeados por sus muchos años de servicio a la Universidad. Una jornada festiva, por tanto, para agradecer el buen trabajo realizado, cada uno en su ámbito.

Palabras del rector José María Guibert

La Universidad de Deusto ha aprovechado esta jornada de investidura para reabrir el Paraninfo tras completarse su restauración, una rehabilitación integral que también ha incluido sus pinturas y lienzos. Entre estos destaca el cuadro que preside el renovado Paraninfo y que es conocido como "Apoteosis de Santo Tomás de Aquino". Y en torno a esta pintura, el rector José María Guibert ha hecho dos reflexiones.

En primer lugar, ha recordado que esta obra, realizada para un colegio de Sevilla dedicado a la formación de doctores, se confeccionó para exaltar la tarea de formar doctores. Trabajar por la ciencia sigue siendo un reto. Sin embargo, en algunos ambientes se destaca hoy con más facilidad la "formación práctica" y menos la teoría y el conocimiento. No obstante hace falta avanzar en la creación de conocimiento e investigación y, por ello, la formación de doctores tiene que seguir siendo uno de los aportes que hace una universidad a la sociedad. De ahí, que este cuadro de Santo Tomás de Aquino nos ha de ayudar a revalorizar esta formación intelectual "porque es buena para todos", ha señalado.

El rector también ha llamado la atención de otro dato del cuadro y es en el personaje que aparece en la parte inferior, que no es académica ni religiosa: el emperador Carlos V. La razón de estar ahí es por ser mecenas de la institución que formaba doctores. Esto es un recordatorio de la necesidad de financiación que siempre tiene la actividad académica, de las dificultades que tienen las instituciones académicas para ser económicamente sostenibles y los esfuerzos que hay que hacer para lograrlo.

Deusto depende de muchas entidades para hacer que la institución pueda ser sostenible. Entre ellas, el rector ha destacado hoy a la que ha hecho posible la restauración de este Paraninfo: la Fundación Gondra Barandiarán. Este espacio singular, concebido como el corazón de la vida universitaria se encuentra en el edificio conocido como Universidad Literaria o Edificio Central que data de 1886.

En los últimos años, el Paraninfo presentaba distintas patologías debidas a la humedad filtrada por techos y paredes y los movimientos a lo largo del tiempo de los muros perimetrales. Esto generaba multitud de daños por lo que la situación de este salón de actos era preocupante. Se intentó hacer arreglos, pero fueron mínimos. Los costes de la obra eran inabordables y, por ello, no se había podido acometer hasta ahora y gracias a la Fundación Gondra Barandiarán.



La intervención ha sido integral: el techo, las paredes, las ventanas, la pintura decorativa, los bustos de yeso, los elementos dorados en los artesonados de las balconadas, las pinturas sobre los lienzos, etc. Se ha intervenido en la iluminación. Se ha sustituido la alfombra de acceso principal. Se han pintado zócalos y barandillas. Este es un espacio declarado Bien Cultural, y la intervención ha contado evidentemente con la licencia de obras del Ayuntamiento y el informe favorable del Servicio de Patrimonio de la Diputación.

Es por eso que hoy también es un día para agradecer a la Fundación Gondra Barandiarán la financiación de esta inversión, que supera los cuatrocientos mil euros. En el acto ha participado el presidente del patronato, Guillermo Barandiarán, que ha sido el encargado de descubrir una placa a la entrada que recordará la implicación de la fundación en la financiación de esta importante y significativa obra.

Por último, el rector José María Guibert ha realizado una reflexión sobre una característica de los estudiantes actuales: el ser parte de la "Generación Z". Ha desgranado nuevas características de dicha generación, ha pensado en consecuencias que eso tiene para los procesos de aprendizaje y ha propuesto varias líneas de actuación para que la universidad se transforme y atienda mejor a esta "Generación Z".

Así, ha apuntado, entre otros, a la necesidad dar acceso a los servicios universitarios en cualquier momento, desde cualquier sitio, o plataforma... Ha indicado que se debería incorporar lo digital buscando convergencia digital y física en nuestros edificios y espacios. Que se tendría que proveer wifi como una necesidad humana básica y que deberíamos ser editores y creadores de vídeos,...

Ha señalado también que hemos de aprender a utilizar datos y analytics para dar un apoyo concreto en el momento justo a cada estudiante. Y que hay incluir información sobre ciber-seguridad y protección de datos personales, como parte de nuestros programas de formación... En definitiva, asegura que deberíamos aceptar a los estudiantes como co-creadores de sus entornos de aprendizaje y contratar a los estudiantes como mentores de guías digitales.

En su opinión, cree que sobre este aspecto y su influencia en el aprendizaje, se han dado muchos pasos en la universidad, aunque el futuro que nos viene cambiará más nuestro modo de entender y ejercitar muchas cosas.

Discurso íntegro del rector