• Director: José Manuel Vidal
Educación
Colegio Mayor Roncalli
Colegio Mayor Roncalli
Queremos que nuestros valores no se queden solo en el colegio o en las que hayamos pertenecido al colegio, sino que también se difunda entre hijos, sobrinos... una gran familia

(María Suárez, Del. Ep. Fundaciones).- Distan 72 horas del inicio de las celebraciones del 50º aniversario de un colegio mayor que ha hecho historia. Desde 1969, el Juan XXIII Roncalli perteneciente a la Fundación Pía Autónoma de las Congregaciones Marianas, la Inmaculada y San José, ha sido un referente hispanoamericano en España en su labor de acoger y formar en Madrid a mujeres de más de 56 nacionalidades de todo el mundo.

Este sábado a partir de las siete de la tarde en el Roncalli se darán cita 800 personas, en un acto festivo que contará con la imposición de las becas de honor, por esta efemérides, a la escritora Carmen Posada, por ser un referente en la cultura hispanoamericana; al padre Ángel, en reconocimiento a una vida solidaria y a Carlos Espinosa, por poner en valor la Marca España. Será una noche de reencuentros y mirada hacia el futuro de aquellas generaciones que llevan como bandera el lema de ser "triplemente privilegiadas" con éstas que quieren "vivir la universidad intensamente".

"Este colegio mayor, fundado hace 50 años por Mª Ángeles Rodríguez Ovelleiro con la colaboración de las hermanas del Sagrado Corazón, fue pionero porque no existía un colegio que acogiese a todas aquellas mujeres hispanoamericanas y de toda España que quisieran venir a Madrid a realizar sus estudios. Aunque debemos tener en cuenta también que en la década de los 60 la mujer tenía un lugar muy distinto al que tiene ahora en el mundo, y difícil era ver mujeres en la universidad, como para que no fuera algo extraordinario dedicarles un espacio exclusivo para su desarrollo en los estudios". Nos relatan Ana González, coordinadora del 50º Aniversario y Pilar Ezquerra, primera colegiala de la generación del 69, que han contactado con todas aquellas mujeres repartidas por el mundo que siguen sintiéndose roncallinas y llevando sus valores con orgullo.

 

 

"Nuestra emblemática directora, Mª Ángeles, -que ya ha atravesado el umbral de los 80- vivió durante 46 años compaginando la dirección del colegio con su vida familiar. Sin hacer alarde de ello y sin necesidad de aprobación, que es algo admirable que nos ha inculcado a muchas de nosotras", nos confiesa Ana. De sus palabras se desprende la admiración que siente por la fundadora. De hecho nos deja muy claro que "no solo es una celebración para todas las roncallinas que hemos pasado por aquí, sino que es un homenaje a una mujer pionera. Esperamos que lo disfrute tanto o más que nosotras".

¿Qué aporta el Roncalli para que 50 años después sigáis teniendo ese sentimiento de pertenencia?

Sus valores. Y están repartidos por el mundo.
Nos inculcaron dos facetas muy importantes: la académica y la humana. El colegio mayor llega a dónde la universidad no llega. Te forma en muchos aspectos más allá de los formales. Aún así, la disciplina académica es importante y se ha sido siempre muy exigente con las chicas que viven en el colegio. La directora siempre nos decía que no quería mediocres, en el sentido de vagos, y eso nos marcó. También desarrolla mucho la faceta humana y solidaria de cada una de las jóvenes que emprenden aquí su camino. Tiene un ideario católico y por tanto forma también desde una faceta religiosa, no desde la obligación de ir a misa o de creer en algo concreto sino desde el respeto absoluto hacia las demás.

 

La realidad social de España en 50 años se ha transformado de forma radical, especialmente si atendemos a la evolución de la mujer en todos los niveles. ¿Cómo se dan la mano pasado y presente en el espíritu del Roncalli?,

La gente joven viene pisando fuerte y queremos que siempre tengan en mente la suerte que tienen de ser "triplemente privilegiadas: por ser mujeres, por ser universitarias y por ser roncallinas" como nos inculcó nuestra directora. No como un grito feminista o de guerra contra el hombre, sino como una manera de que fuéramos conscientes de la suerte que teníamos, en aquella época, de poder llegar, gracias a nuestros estudios, a donde quisiéramos. Y aún hoy queda mucho por hacer.

 

Se tilda a las nuevas generaciones de individualistas, ¿cómo se inculca desde el Roncalli la empatía hacia el otro?

La sociedad cambia, pero en el colegio se le da muchísima importancia a la faceta solidaria. Se organizan actividades sociales como los repartos de bocadillos a gente sin recursos. Que se hace no como una limosna sino como una concienciación de que la vida puede darte un traspiés y tenemos que respetar y ayudar a los demás por encima de nuestro bien egoísta. De hecho todos los beneficios obtenidos de la venta de merchandising elaborados para esta celebración serán donados a fines benéficos.

 

 

En estos 50 años, han pasado cerca de 8.000 mujeres de 56 países diferentes... ¿Qué habéis descubierto al retomar el contacto con ellas?

Hay de todo, desgraciadamente lo que hoy se entiende como famoso o popular no tiene nada que ver con lo que hemos entendido los últimos 50 años. Pero presumimos de ello y aún ahora nos alegra encontrarnos con compañeras que han tenido una prestigiosa vida como médicas, religiosas, ingenieras y como muchísimas profesiones destacadas por su importancia para la sociedad.

 

La organización del calendario de actos que se avecinan este año estará siendo todo un reto... ¿cuáles van a ser las actividades más destacadas para los próximos meses?

Por supuesto es un reto pero es muy estimulante y estoy muy agradecida por ello.

Empezaremos este próximo sábado 9 de junio con un acto académico al que están convocadas todas las roncallinas que puedan venir. Tenemos confirmada la asistencia de unas 800, que llegan de Sudamérica, Japón, Marruecos, China... Pueden parecer muchas pero llegamos a ser cerca de 8.000 así que echaremos en falta a más de las que nos gustaría. Es un desafío y a la vez es una satisfacción saber que podremos juntar a personas que no se han visto desde que salieron del colegio y que tienen tanta ilusión de estar presentes.

En este primer acto académico contaremos con la presencia de la escritora Carmen Posada, a quien otorgaremos una beca de honor por ser un referente en la cultura hispanoamericana; del padre Ángel, fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994, a quien también impondremos la beca de honor del 50º aniversario en reconocimiento a una vida solidaria; de Carlos Espinosa de los Monteros, técnico comercial y Economista del Estado a quién también galardonaremos con dicha beca por poner en valor la Marca España; y además contaremos con Ignacio Lizasoain, vicerrector de Política Científica, Investigación y Doctorado, a quien también galardonaremos por méritos propios y David López Royo, Delegado Episcopal de Fundaciones y Presidente del Patronato de la Fundación Pía Autónoma de las Congregaciones Marianas, la Inmaculada y San José.

Tras el acto más formal disfrutaremos de una noche de sorpresas, cóctel y fiesta de inauguración de este 50 aniversario. Con el nuevo curso escolar retomaremos el calendario fijado con actividades de interés sobre política, literatura, periodismo y deporte invitando al colegio a personas destacadas de cada ámbito. También convocaremos encuentros entre jóvenes familiares de roncallinas, porque queremos que nuestros valores no se queden solo en el colegio o en las que hayamos pertenecido al colegio, sino que también se difunda entre hijos, sobrinos y todos aquellos que tengan interés de formar parte de esta gran familia.

Y esto es solo el principio...