LoginLogin ClippingClipping SeguidoresSeguidores SeguidosSeguidos DesconectarDesconectar
cabecera Religi�n Digital

RD visita, en exclusiva, los últimos preparativos para la visita papal

clipping

Desde el interior de la Sagrada Familia

El Papa recibirá a los Reyes bajo la fachada de la Gloria

Geolocalización de la noticia
Jesús Bastante, 05 de noviembre de 2010 a las 14:10

La Sagrada Familia, desde el interior

La Sagrada Familia, desde el interior

Benedicto XVI llegará al altar, flanqueado por Sistach y Bertone
Ya se han colocado las sillas en el exterior/>

Ya se han colocado las sillas en el exterior

Últimos preparativos para el altar/>

Últimos preparativos para el altar

Las tribunas de prensa/>

Las tribunas de prensa

La Sagrada Familia/>

La Sagrada Familia

Fachada de la Sagrada Familia/>

Fachada de la Sagrada Familia

  • Ya se han colocado las sillas en el exterior
  • Últimos preparativos para el altar
  • Las tribunas de prensa
  • La Sagrada Familia
  • Fachada de la Sagrada Familia

(Jesús Bastante).- Los obreros trabajan a destajo, los sopletes echan chispas. Todo tiene que estar a punto. Las sillas ya están colocadas en el interior de la Sagrada Familia, y responsables de seguridad de la Familia Real inspeccionan la tarima, situada a la izquierda del altar, desde donde los Reyes seguirán la ceremonia de dedicación de la Sagrada Familia.

A dos días de que Benedicto XVI cumpla el sueño del arquitecto Antonio Gaudí, RD ha visitado, en exclusiva y acompañado por el párroco de la cripta (e hijo del último de los discípulos de Gaudí), Josep María Bonet, los últimos preparativos antes de la llegada del Pontífice al primer gran templo del siglo XXI. Un trabajo frenético, que choca con la tranquilidad que se respira al elevar la mirada al cielo y perderse en las formas imposibles trazadas por el genio del arquitecto catalán. "Estas prisas no me gustan", se queja, medio en broma, Bonet, que recuerda cómo Gaudí era el primero en tomarse su tiempo. "Siempre decía que su jefe no tenía prisa".

Ratzinger llegará al templo en papamóvil, y entrará directamente hasta el sótano situado bajo la fachada de la Gloria. Allí, en una improvisada sala de reuniones, bajo las columnas de San Pedro, San Pablo, San Andrés y Santiago, recibirá a sus Majestades los Reyes. Desde allí, subirá en un ascensor que ya ha sido probado y se incorporará a la procesión que hará su entrada en el templo. El Papa inaugurará las puertas de Subirats, con el Padre Nuestro escrito en bronce. Debajo de ellas, la imagen de San Jorge. Al fondo, el altar.

las 6.500 sillas ya están dispuestas, así como las televisiones por las que muchos -entre ellos buena parte del centenar de sacerdotes, que estarán ubicados a ambos lados y detrás del altar- podrán seguir la ceremonia.

Benedicto XVI, acompañado en el altar por el cardenal Sistach y por Tarcisio Bertone, llegará al altar, hecho con piedra de Pórfido, "la piedra más resistente del mundo", según explica Bonet. Una roca traída expresamente de Irán, y en la que se acaban de colocar los cirios. Encima del mismo, suspedido en el aire y mirando hacia el cielo, una cruz que todavía está tapada por un lienzo. Sobre este, el baldaquino con los dones del Espíritu Santo.

A ambos lados y detrás del presbiterio, las vidrieras representan a las diócesis catalanas y sus símbolos. El resto, en los laterales, están vacías. En el futuro, se espera que se puedan llenar con iconos de las iglesias de todo el mundo. Apostadas a los lados, una decena de cámaras de televisión. En las columnatas, los rincones reservados para los periodistas que cubrirán el evento. La vista desde el aire es inimaginable.

La dedicación del templo constará de dos partes: la aspersión (el rito del agua) y al crismación. Ambas estarán dirigidas por el Papa, Sistach y Bertone. Un paso más atrás, los cardenales (por estricto orden de nombramiento), los obispos y sacerdotes. El altar se sitúa justo debajo de la cripta, símbolo de la continuidad de la iglesia.

Tras la dedicación del templo, éste quedará abierto a culto, como fue el deseo de Gaudí. "Lo importante es celebrar", suspira Bonet, que desconoce si será o no también él el párroco del templo construido sobre la cripta. Tal vez por ello, ha pedido al cardenal Sistach que presida la misa del siguiente domingo. Aunque ahora, a dos días de la visita, solo importe llegar a tiempo. Y se llegará.

Afuera, entretanto, todo comienza a organizarse. Así, ya hay ubicadas varias pantallas gigantes, y este mediodía se probaban los altavoces. Las 51.000 sillas de plástico blanco y de madera ya rodean el templo. Y la Policía toma posiciones, tanto en las calles adyacentes como por el aire (dos helicópteros ya planean por la zona). Algunos coches llevan en sus parabrisas leyendas contrarias a la visita papal, pero muchos balcones, en contrapartida, visten las banderas vaticanas. Se ven pocos anuncios de alquiler de balconadas. El negocio ha sido redondo para muchos.


facebook

Noticias que le recomienda el Director

RSS
Periodista Digital, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Copyleft 2000