LoginLogin ClippingClipping SeguidoresSeguidores SeguidosSeguidos DesconectarDesconectar
Religión Digital

Rico Pavés y Ginés García Beltrán, dos de los candidatos a secretario de la CEE

La Comisión Permanente elige la terna para suceder a Martínez Camino

clipping

¿Está la jerarquía española en sintonía con Francisco?

Ginés García o Eusebio Hernández, frente a los candidatos de Rouco: Rico Pavés, Sangrador y Jesús Higueras

Redacción, 30 de septiembre de 2013 a las 19:18

Necesitas el plugin de flash para visualizar este contenido

Instala Adobe Flash player

Si es verdad lo que decía el genial Tarancón, que los "obispos españoles tienen tortícolis de tanto mirar a Roma", también ahora habría de notarse
Comisión Permanente de la CEE/>

Comisión Permanente de la CEE

Comisión Permanente de la CEE/>

Comisión Permanente de la CEE

Eusebio Hernández Sola/>

Eusebio Hernández Sola

Rico Pavés/>

Rico Pavés

  • Comisión Permanente de la CEE
  • Comisión Permanente de la CEE
  • Eusebio Hernández Sola
  • Rico Pavés

(J. M. Vidal/J. Bastante).- ¿Están los obispos españoles en sintonía con Francisco y con los nuevos aires que soplan de Roma? La prueba del algodón del "franciscanismo" del episcopado pasa por las ternas a secretario de la Conferencia Episcopal, que hoy y mañana eligen los 23 miembros de la comisión permanente del organismo colegiado eclesiástico. Tienen tres opciones: elegir a los candidatos de la "vieja guardia" de Rouco, optar por nombres que escenifiquen aire fresco en Añastro o quedarse a medias y decidirse por candidatos de ambas tendencias, dejando a la Plenaria la decisión final.


En cualquier caso los miembros de la Permanente adquieren con su decisión una enorme responsabilidad. Porque se van a retratar ante sus pares, ante los fieles y ante la opinión pública española. El cargo de secretario general cuenta con mucho relieve interno y, sobre todo externo, por ser el portavoz del episcopado y la cara visible de la Iglesia.

La Comisión Permanente tendrá sobre la mesa varios nombres. De ellos, saldrá la terna que se llevará a la Plenaria. Por estatutos corresponde a los 23 miembros de la Permanente esta labor, aunque un grupo de al menos diez obispos puede presentar un candidato alternativo en la misma Asamblea de noviembre. Tras lo sucedido hace cinco años -la presentación y posterior renuncia de Raúl Berzosa-, no parece que esta posibilidad vaya a darse, con lo que la elección de la terna se hace especialmente relevante.


Tras décadas copado por representantes del sector más conservador (en sintonía con lo que había en Roma), es lógico pensar que, ahora, cuando Roma ha virado hacia la primavera, los obispos españoles no se empeñen en continuar en el invierno de lo antiguo. Y, con la elección de las ternas, van a dejar claro si sus relojes marcan o no la hora romana.


Ya no vale acudir a esquemas del pasado ni escudarse en la falsa prudencia o en temores orquestados ante el "vicepapa" español. Entre otras cosas, porque Rouco está de retirada y Francisco quiere una Iglesia de periferia, con obispos "callejeros" y que sepan transmitir la misericordia del Señor.


Lo que no sale en los medios no existe. Está claro, pues, que la elección de la cara visible y mediática de la Conferencia episcopal es una tarea urgente y delicada. Está en juego la imagen pública y publicada de la Iglesia. Ésa que, con el tándem Rouco-Martínez Camino, quedó tan por los suelos, que salía siempre en último lugar en las encuestas de confianza social, a la par de los políticos.


Los candidatos de Rouco

La actuación del todavía obispo auxiliar de Madrid ha marcado, sin lugar a dudas, el devenir -y la imagen- de la Iglesia española. Una línea, la marcada por el tándem Camino-Rouco (el cardenal de Madrid también en cuenta atrás), que ha trasladado a la sociedad de nuestro país a un conjunto episcopal demasiado oscuro, escorado políticamente a la derecha y demasiado obsesionado con lo relativo a la moral sexual y a la bioética. Una imagen que, pese a los vientos de Roma, todavía costará un tiempo derrumbar para el acercamiento a los católicos y al resto de ciudadanos.

Con todo, y aunque el relevo definitivo no vendrá hasta la elección de nuevo presidente del Episcopado -cuya fecha depende exclusivamente de cuándo y en qué circunstancias Francisco acepte la renuncia del cardenal de Madrid-, la elección del sucesor de Camino marcará indefectiblemente las intenciones de los obispos españoles.

Los candidatos a suceder a Camino se pueden contar con los dedos de una mano. De ellos, tres son "hombres" del cardenal Rouco, personas que podrían apostar por perpetuar el modelo que ha funcionado durante la última década. La terna del cardenal de Madrid estaría compuesta por el obispo auxiliar de Getafe, José Rico Pavés; el vicario general de Oviedo, Jorge Fernández Sangrador; y el párroco de la "catedral de Pozuelo", Jesús Higueras.

Con perfiles diferentes, los tres suman aspectos en común. Todos ellos asegurarían obediencia al cardenal de Madrid, y los tres han trabajado con el equipo de Martínez Camino, ya sea en Bailén, ya sea en Añastro. La cara más "dura" de los tres es la de José Rico Pavés, uno de los responsables de la fallida persecución contra José Antonio Pagola en su puesto -abandonado hace unos meses-de responsable de Doctrina de la Fe. Su designación como obispo auxiliar de Madrid bien pudo ser un primer paso para suceder, también, a Camino en Añastro.

El segundo en la terna en Fernández Sangrador. Tras haber visto cómo su prácticamente seguro acceso al episcopado -como obispo auxiliar de Oviedo- se veía truncado en el primer nombramiento del Papa para España, su designación para la Conferencia Episcopal supondría un continuismo -si bien algo más moderado- con la etapa de Camino.

El tercero en discordia es Jesús Higueras. El párroco de Santa María de Caná es un hombre afable y discreto, que a pesar de su don de gentes -llena a diaro la parroquia de Pozuelo- no vio recompensada su fidelidad -y su buen hacer en el diario ABC- con el nombramiento episcopal, que finalmente se llevó Camino. Su nombramiento mejoraría el trato con los medios, aunque probablemente supondría el desdoblamiento de la figura de secretario y la de portavoz.

 

Los candidatos "franciscanos"


Para conseguir ese cambio de fondo y de forma, de imagen, de estilo y de sentido, los obispos de la Permanente (ya sin tutelas madrileñas) pueden optar para secretario por obispos moderados, sencillos, humildes, pastores, que no sean enemigos de los periodistas ni de los medios de comunicación y que transmitan a la opinión pública la imagen de la Iglesia del sí. Obispos que personifiquen a Francisco en España.


Y, aunque no abundan, algunos hay. Entre los posibles candidatos del sector moderado de la Permanente, frente a los presentados por Rouco, figuran, por este orden, el obispo de Guadix-Baza, Ginés García Beltrán; el obispo de Tarazona, Eusebio Hernández, y el obispo de Guadalajara, Atilano Rodríguez. Tres obispos con experiencia, moderados, sencillos, de trato agradable y con capacidad para gestionar la nueva etapa de la Conferencia episcopal.


La Plenaria tendrá que decidir sobre la "vieja canción" que se plantea siempre que hay nueva elección de Secretario general: ¿Se va a seguir manteniendo el cargo de portavoz unido al de secretario general o se van a separar, como se hizo en otras épocas?


Si se opta por separarlos, el secretario tendría que ser un obispo-gestor, admitido por todos, abierto y dispuesto a reactivar el papel de la Conferencia episcopal. Porque, desde Roma, se exige con fuerza la colegialidad. Y el máximo órgano de la colegialidad episcopal en cada país es la Conferencia episcopal. Para ese rol, cualquiera de los tres valdría y lo haría bien.


Los tres son hombres de consenso, de respeto y de moderación. Los tres cuentan, además, con diócesis pequeñas o manejables y cercanas a Madrid, para que las puedan seguir atendiendo adecuadamente. Los tres son obispos-pastores.


Las diócesis más pequeñas son Guadix y Tarazona y, en contra de monseñor Atilano juega el hecho de que Sigüenza-Guadalajara ya prestó ese servicio a la Iglesia española durante los años de monseñor Sánchez como secretario general y portavoz.


Ginés García Beltrán es el más joven de los tres "candidatos" del sector moderado. Bien preparado, tiene experiencia incluso en el ámbito financiero y, sobre todo, mantiene excelentes relaciones con los medios de comunicación.


A favor de Eusebio Hernández juega el que su diócesis está más cerca de Madrid y, además, tiene experiencia en la Curia romana, donde paso muchos años en diferentes dicasterios, especialmente en el de la Vida Religiosa.

 

Otros nombres suenan, como "versos sueltos", bien para la Secretaría, bien para una posible portavocía. Se trata de Jesús de las Heras, que durante una década fue jefe de prensa del Episcopado, y de José María Gil Tamayo, ex secretario de la Comisión de Medios y que en el último cónclave fue uno de los portavoces internacionales de la Santa Sede.


Puede que jamás sepamos los nombres de los obispos elegidos para formar parte de la terna para secretario general. Pero, con sus decisiones, los obispos apuntarán si tocan la misma música y la misma letra que, desde hace seis meses y medio, suena desde Roma. Si es verdad lo que decía el genial Tarancón, que los "obispos españoles tienen tortícolis de tanto mirar a Roma", también ahora habría de notarse. Y se notará. Aunque algunos no lo quieran, en España también florece la primavera de Francisco. Y los obispos lo saben y la mayoría, perdido el miedo, se apuntan a ella.

 

Estos son los miembros de la Comisión Permanente:

 

Presidente: Emmo. y Rvdmo. Sr. D.
-
Antonio Mª Rouco Varela. Cardenal Arzobispo de Madrid

Vicepresidente: Excmo. y Rvdmo. Sr. D.
-
Ricardo Blázquez Pérez.Arzobispo de Valladolid

Secretario: Excmo. y Rvdmo. Sr. D.
- Juan Antonio, S.J. Martínez Camino.Obispo Auxiliar de Madrid

Miembros: Excmo. y Rvdmo. Sr. D.
-
Lluis Martínez Sistach. Cardenal Arzobispo de Barcelona
-
Juan José Asenjo Pelegrina. Arzobispo de Sevilla
-
Juan del Río Martín. Arzobispo Castrense
-
Manuel Ureña Pastor. Arzobispo de Zaragoza
-
Francisco Javier Pérez González. Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela
-
Francisco Javier Martínez Fernández. Arzobispo de Granada
-
Braulio Rodríguez Plaza. Arzobispo de Toledo
-
Francisco Gil Hellín. Arzobispo de Burgos
-
Carlos Osoro Sierra. Arzobispo de Valencia
-
Julián Barrio Barrio. Arzobispo de Santiago de Compostela
-
Santiago García Aracil. Arzobispo de Mérida-Badajoz
-
Ciriaco Benavente Mateos. Obispo de Albacete
-
Jesús E. Catalá Ibáñez. Obispo de Málaga
-
Adolfo González Montes. Obispo de Almería
-
Jesús García Burillo. Obispo de Ávila
-
Casimiro López Llorente. Obispo de Segorbe-Castellón
-
Joan Píris Frígola. Obispo de Lleida
-
Josep Àngel Sáiz Meneses. Obispo de Terrassa
-
Vicente Jiménez Zamora. Obispo de Santander
-
Sebastià Taltavull Anglada. Obispo Auxiliar de Barcelona

 

Los obispos del "sector Rouco": Rouco Varela, Martínez Camino -sin voto-, Asenjo, Pérez, Javier Martínez, Braulio, García Burillo, García Aracil, Catalá, Sáiz Meneses y López Llorente.

El "sector moderado": Blázquez, Sistach, Del Río, Osoro, Barrio, Benavente, Piris, Jiménez Zamora, González Montes, Ureña y Taltavull

 


facebook

Periodista Digital, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Copyleft 2000