Religión Digital

Karen Armstrong

Es una de las mayores investigadoras del fenómeno religioso en el mundo

clipping

Karen Armstrong, autora de la "Carta por la Compasión", premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales

El jurado destaca su "compromiso activo" con "un mensaje de compasión, paz y solidaridad"

Jesús Bastante, 31 de mayo de 2017 a las 12:23
La compasión nos impulsa a trabajar sin cansancio para aliviar el sufrimiento de nuestros semejantes; nos motiva a dejar de lado el egoísmo y aprender a compartir y nos pide honrar la inviolable santidad de cada ser humano
La galardonada con el Princesa de Asturias/>

La galardonada con el Princesa de Asturias

Religiones por la paz/>

Religiones por la paz

Teología de las Religiones/>

Teología de las Religiones

Diálogo entre religiones en Tierra Santa/>

Diálogo entre religiones en Tierra Santa

Religiones en el mundo/>

Religiones en el mundo

Religiones en España/>

Religiones en España

  • La galardonada con el Princesa de Asturias
  • Religiones por la paz
  • Teología de las Religiones
  • Diálogo entre religiones en Tierra Santa
  • Religiones en el mundo
  • Religiones en España

(Jesús Bastante/Agencias).- En mitad de un mundo marcado por la violencia en nombre de un falso dios, un soplo de aire fresco. Este mediodía, Karen Armstrong, una de las mayores investigadoras del fenómeno religioso en el mundo, y defensora del papel de la religión para la construcción de la paz, ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2017.

"La doctora Armstrong es una de las mayores autoridades actuales en el conocimiento de las tres religiones del Libro, Judaísmo, Cristianismo e Islam. Sobresale por la profundidad de sus análisis históricos, por su inmensa labor bibliográfica e investigadora, así como por su compromiso activo con la difusión de un mensaje ético de compasión, paz y solidaridad", reza el dictamen del Jurado, que destaca su esfuerzo por fomentar, desde la investigación más profunda y rigurosa, el diálogo cívico religioso.

La propia historia de Karen Armstrong (Wildmoore, Reino Unido, 1944), marca su pasión por "destacar la relevancia del estudio de las religiones para comprender la sociedad y el mundo contemporáneos". Y es que la investigadora, de religión católica, fue novicia en el convento de la Sociedad del Santo Niño Jesús entre 1962 y 1969, hasta que abandonó por una crisis de fe. Desde entonces, se dedica al estudio de las religiones, campo en el que es una referencia mundial. 15 años después, durante un viaje a Tierra Santa, recuperó la fe.

La galardonada es autora de más de una veintena de libros sobre religión que se han traducido a 45 idiomas. Defensora de una visión comprensiva del hecho religioso, Armstrong es miembro del grupo de expertos de la Alianza de Civilizaciones de la ONU y promotora de la denominada 'Carta por la Compasión', un documento que insta al entendimiento de las religiones del mundo tomando como base el valor de la compasión.

Cuando en el año 2008, la escritora inglesa recibió el premio TED, lanzó su proyecto la llamada Carta por la Compasión. El objetivo de este proyecto era colocar una primera piedra sobre la que los distintos líderes religiosos podrían trabajar juntos por la paz.

 

 

Este es su texto íntegro.


Carta por la Compasión


El principio de compasión permanece en el corazón de todas las tradiciones religiosas, éticas y espirituales, y siempre nos pide tratar a los otros como nos gustaría ser tratados. La compasión nos impulsa a trabajar sin cansancio para aliviar el sufrimiento de nuestros semejantes; nos motiva a dejar de lado el egoísmo y aprender a compartir y nos pide honrar la inviolable santidad de cada ser humano, tratando a todos, sin excepción, con absoluta justicia, equidad y respecto.

Es además necesario en la vida pública y en la privada abstenerse de causar dolor de manera sistemática y categórica, actuar o hablar de manera violenta, obrar con mala intención, manejarse priorizando el interés personal, explotar o denegar los derechos básicos e incitar al odio denigrando a los otros -aunque sean enemigos- actuar de manera contraria, implica negar nuestra humanidad. Reconocemos haber fallado en vivir con compasión y sabemos que alguien ha incluso incrementado la miseria humana en nombre de la religión.


Por eso pedimos a hombres y mujeres restaurar la compasión al centro de la moralidad y de la religión, volver al antiguo principio que afirma que cualquier interpretación de la escritura que incite a la violencia, el odio o al desprecio, es ilegítima; garantizar a los jóvenes una información positiva y respetuosa sobre otras tradiciones, religiones y culturas; estimular a una positiva apreciación de la diversidad cultural y religiosa; cultivar una empatía consecuente con el sufrimiento de los seres humanos, hasta con aquellos que consideramos enemigos.

En nuestro mundo polarizado hay una necesidad urgente de transformar la compasión en una fuerza clara luminosa y dinámica. Arraigada en la determinación de trascender el egoísmo, la compasión puede romper las fronteras políticas, dogmáticas, ideológicas y religiosas. Nacida de nuestra profunda interdependencia, la compasión es esencial para las relaciones humanas y para la realización de la humanidad. Es el camino hacia la claridad, indispensable para la creación de una economía justa y de una comunidad global y pacifica.

 



facebook

Religión Digital Edicom, SL CIF B86611894 - C/ Castuera nº 18 1º A - 28047 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@religiondigital.com | Copyleft 2000