• Director: José Manuel Vidal
España
La parroquia de Santa Rita de Vigo Agencias
Dado que el sacerdote, octogenario, se resistió, los agresores lo zarandearon y lo arrojaron al suelo, donde "le propinaron varias patadas y golpes en la cabeza"

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a 14 años de prisión a cada uno de los agresores del párroco de Santa Rita, en la ciudad de Vigo, por un delito de robo con violencia y otro de lesiones agravadas.

En concreto, la sentencia condena a los dos agresores a cuatro años de cárcel por un delito de robo con violencia y a otros 10 por lesiones agravadas al párroco, octogenario, que arrastra importantes secuelas de la agresión.

A mayores, se les prohíbe aproximarse a la víctima por un periodo de ocho años una vez cumplida la condena de mayor duración y a indeminzarla con más de 429.000 euros por sus secuelas y lesiones, y con 9.500 euros más por gastos de rehabilitación. La hermana del párroco, que ahora se encarga de cuidarlo, también recibirá una indemnización fijada en 60.000 euros.

La sentencia recoge como hechos probados que en la tarde del 8 de octubre de 2016, los dos condenados, guiados "por un ánimo de enriquecimiento ilícito", entraron en la Iglesia de Santa Rita de Vigo con el pretexto de solicitar una confesión del párroco.

Una vez en dependencias del despacho del sacerdote, uno de los hombres agarró al párroco por detrás, mientras que el otro cogía las llaves de la caja de caudales, donde se apoderó de 700 euros. También se hicieron con joyas y el reloj y las gafas de la víctima.

Dado que el sacerdote, octogenario, se resistió, los agresores lo zarandearon y lo arrojaron al suelo, donde "le propinaron varias patadas y golpes en la cabeza".

Secuelas

Los golpes recibidos en la cabeza provocaron al párroco un hematoma subdural agudo que le ha causado múltiples secuelas, como la incapacidad de andar o realizar actividades básicas para la vida, así como "alteración de funciones cerebrales superiores en grado moderado-grave".

Actualmente, el hombre se encuentra ingresado en la residencia sacerdotal Nuestra Señora de la Guía y necesita de la ayuda constante de su hermana por problemas de movilidad y de capacidad para alimentarse, entre otras circunstancias.

Para el tribunal, existe "material incriminatorio suficiente para obtener un pronunciamiento de condena" contra los agresores, basado, sobre todo, en la declaración de la víctima y de testigos que lo vieron después de la agresión.

Del mismo modo, también se ha tenido en cuenta la reconstrucción que se hizo de la salida de los agresores desde la Iglesia y hasta que cogieron un taxi, apoyada por grabaciones de las cámaras de seguridad de diversos establecimientos de la zona. A estas pruebas "se unen las contradicciones patentes y evidentes de las declaraciones de los acusados", recoge el auto.