• Director: José Manuel Vidal
España
El nuevo logo de TRECE TRECE
En este ejercicio, las pérdidas de TRECE se reducirán al menos a la mitad. En el peor de los casos, los obispos 'sólo' tendrían que aportar a la televisión entre cuatro y seis millones, en lugar de los 10-12 que vienen invirtiendo en los últimos año

(Jesús Bastante).- "Somos un proyecto sostenible". TRECE ha comenzado un proceso de reestructuración, ideológica y financiera, que asegurará su viabilidad a medio plazo, según han confirmado a RD fuentes de la cadena, que estiman que este mismo curso podrían reducir a la mitad las pérdidas de este ejercicio.

En la reciente Plenaria, los obispos recibieron un informe acerca de la viabilidad de la televisión. Algunos prelados manifestaron su dolor por el dinero invertido desde la CEE para paliar las pérdidas de la cadena. Pese a ello, se impuso la tesis que ya en junio, como adelantó RD, dio dos años a los gestores de la televisión para hacer un proyecto sostenible.

Dicho proyecto ya existe. En primer lugar, con una programación más plural, en la que se ha ido arrinconando la parte política por una temática más social, cultura y educativa. Algunos errores, como la emisión de los vídeos de 'La Manada', se subsanaron de inmediato con la cancelación de 'Detrás de la verdad'. Y la audiencia no se ha resentido. Según informan desde la dirección, "cuatro millones de espectadores pasan cada día por TRECE", que ha aumentado su share hasta el 2,4%.

 

 

Sin embargo, el principal problema está en la cuestión financiera. Desde TRECE se asegura que sólo amortizando la mitad de la publicidad que les correspondería por share, la cadena "daría beneficios". Sin embargo, el reparto de la tarta televisiva (Mediaset y A3Media, con el 55% de share, se llevan el 90% de la publicidad), hace un duopolio de facto. "Los dos grandes grupos aceptan sin problema la existencia de canales temáticos, pero les molesta que pueda llegar a existir un canal generalista".

A grandes males, grandes remedios. Así, el proyecto de viabilidad de TRECE pasa por varios ejes: en primer lugar, una reducción drástica de gastos, que se ha visto con el despido de parte de la plantilla y el traslado progresivo de la sede a los locales de Cope de Alfonso XI. "Ha habido un ahorro en costos evidente", subrayan desde la cadena, que añaden que las sinergias con la radio son absolutamente necesarias, "pero sin comprometer la viabilidad económica de Cope". En segundo lugar, un cambio en la política comercial de la cadena.

Estos pasos permiten asegurar que, en este ejercicio, las pérdidas de TRECE se reducirán al menos a la mitad. Esto es: en el peor de los casos, los obispos 'sólo' tendrían que aportar a la televisión entre cuatro y seis millones, en lugar de los 10-12 que vienen invirtiendo en los últimos años.

"La lógica dice que saldremos adelante, aunque es cierto que no podemos estar permanentemente aportando fondos", destacan desde el Episcopado. De ahí que los próximos dos ejercicios sean claves para asegurar el futuro de TRECE.