• Director: José Manuel Vidal
España
Juan José Omella Agencias
Es bueno que compartamos todos los retos propios de vivir en comunión desde la disparidad de puntos de vista

(Jesús Bastante).- "Trabajar por la cohesión social es responsabilidad de todos". Tras la escalada de la tensión vivida en Cataluña en los últimos meses, y después de las elecciones autonómicas, el cardenal de Barcelona, Juan José Omella, llama a todos los actores, sociales, políticos y religiosos, a "hacer un esfuerzo para tejer la concordia y la confianza mutua dentro de una sociedad en la cual se da una gran pluralidad cultural, política y también religiosa".

En su carta pastoral para esta semana, Omella subraya cómo "diversos observadores atentos a nuestra realidad actual están preocupados por las posibles consecuencias negativas que los hechos políticos recientes puedan representar para la cohesión social de nuestra sociedad".

El reto de lograr la cohesión social "es responsabilidad de todos", afirma Omella, quien añade que "la Iglesia querría asumir este reto en el trabajo concreto y diario de las parroquias, escuelas e instituciones cristianas".

En este sentido, añade, "es bueno que compartamos todos los retos propios de vivir en comunión desde la disparidad de puntos de vista, como una gran familia en la que todos se quieren y respetan a pesar de las diferentes opiniones y procedencias".

 

 

En su glosa semanal, el cardenal de Barcelona recuerda cómo "la concordia y la cohesión social en nuestra tierra es un objetivo que implica a la Iglesia, pero que va más allá, porque es un reto para toda la sociedad catalana". "Es, como hoy se dice, un reto y un objetivo transversal", afirma.

Omella cita al que fuera auxiliar de Barcelona, Joan Carreras, como ejemplo de "obispo muy arraigado en Cataluña y, al mismo tiempo, muy cercano a los inmigrantes que vinieron a trabajar a Cataluña desde diversos lugares de España en los años sesenta y setenta".

Un prelado que, recuerda el purpurado, "favoreció la integración en Cataluña de los 'otros catalanes'" en un momento en el que las parroquias eran la "única presencia activa de la sociedad catalana en las zonas de más inmigración". Ahora, las circunstancias han cambiado, pero la necesidad de construir "la concordia, un objetivo prioritario".

Para leer la carta completa, pincha aquí: