• Director: José Manuel Vidal
España
Los presos políticos catalanes La Vanguardia
Estos dirigentes son personas demócratas, pacíficas y pacifistas. No son ladrones, ni violadores, ni pederastas, ni asesinos, ni corruptos

(Cameron Doody).- Que interceda por los "rehenes políticos catalanes" actualmente exiliados y encarcelados, víctimas de "una decisión injusta y vengativa del régimen político español". Esta es la petición que han hecho al Papa Francisco un grupo de "cristianos y agnósticos" solidarios con los impulsores del referéndum del 1-O en una carta publicada este sábado por la web avantguarda.cat.

"Nos dirigimos a usted para pedir su intercesión a favor de su inmediata liberación como viene haciendo en otros territorios conflictivos del mundo", pide al obispo de Roma en su misiva este grupo de "familiares", "votantes" y simple "demócratas solidarios" con los miembros del ex-Govern. Le recuerda que Carles Puigdemont y los cuatro ex-consellers exiliados en Bruselas -al igual que Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los 'dos Jordis', encarcelados en Madrid- "están acusados de haber impulsado un referéndum de autodeterminación de Cataluña" el 1-O "que unilateralmente el Gobierno español no quiso pactar" sino que reprimió de forma "brutal".

No solo eso, sino que en la carta al Papa denuncian la aplicación del "represivo artículo 155" y también, incluso después de que las "fuerzas soberanistas" ganaran a las "fuerzas españolistas" en las elecciones del pasado 21 de diciembre, "el régimen español (monarquía, Gobierno, fiscalía, sistema judicial, aparato mediático) mantiene a los dirigentes soberanistas catalanes como rehenes". Y eso a pesar de que "estos dirigentes son personas demócratas, pacíficas y pacifistas": "no son ladrones, ni violadores, ni pederastas, ni asesinos, ni corruptos", protestan.

Por todo esto, los solidarios con los independentistas apelan al Papa "como hombre de paz" que dé "su apoyo a los rehenes políticos catalanes y su intercesión liberadora a su favor". La liberación de Puigdemont, Junqueras y compañía "es imprescindible", dicen, "para crear y consolidar una sociedad democrática, libre, solidaria y soberana".

El texto completo de la carta al Papa:

Estimado y respetado Francisco,

Somos familiares, votantes o simplemente demócratas solidarios con los rehenes políticos catalanes -perseguidos, en prisión o en el exilio- por una decisión injusta y vengativa del régimen político español. Nos dirigimos a usted para pedir su intercesión a favor de su inmediata liberación como viene haciendo en otros territorios conflictivos del mundo.

El presidente de Cataluña y cuatro de sus ministros están exiliados, en Bruselas, capital de la UE desde el pasado 2 de noviembre. El vicepresidente y varios ministros están encarcelados en Madrid, a 600 kilómetros de Barcelona. Dos dirigentes, demócratas y pacifistas, de entidades cívicas están en la prisión de Soto del Real, también en Madrid, desde el pasado 22 de octubre.

Todos están acusados ​​de haber impulsado un referéndum de autodeterminación de Cataluña celebrado el pasado 1 de octubre y que unilateralmente el Gobierno español no quiso pactar. Se trataba de dilucidar en las urnas si el pueblo catalán, de manera pacífica y democrática, optaba o no por un Estado en forma de república. Ganó el "sí" en una jornada en ´la que todo el mundo vio por TV la represión brutal de la policía española contra los catalanes hombres y mujeres, mayores y jóvenes, que estaban en los colegios electorales de manera pacífica y desarmada.

El régimen español suspendió después las instituciones catalanas de autogobierno aplicando el represivo artículo 155 e imponiendo unas elecciones el 21 de diciembre. Las fuerzas soberanistas (Junts per Catalunya, ERC y CUP) han ganado con votos y escaños a las fuerzas españolistas del 155 (Ciudadanos, PSOE, PP). A pesar de estos resultados electorales, el régimen español (monarquía, Gobierno, Fiscalía, sistema judicial, aparato mediático) mantiene a los dirigentes soberanistas catalanes como rehenes. Estos dirigentes son personas demócratas, pacíficas y pacifistas. No son ladrones, ni violadores, ni pederastas, ni asesinos, ni corruptos.

Por todo ello, nosotros, cristianos o agnósticos, nos dirigimos a usted como hombre de paz, de diálogo y con autoridad ética en todo el mundo. Compartimos su voluntad de promover y defender los derechos y las libertades de las personas y de los pueblos. Así se contempla en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Doctrina Social de la Iglesia, en los documentos pontificios y de la Conferencia Episcopal Tarraconense o catalana. Cataluña es uno de esos pueblos. Una nación mediterránea, de ocho millones de habitantes, abierta a Europa y al mundo, con profundas huellas del cristianismo. Así lo certifica "Raíces cristianas de Cataluña", documento emblemático del episcopado catalán.

Agradecemos desde ahora su apoyo a los rehenes políticos catalanes y su intercesión liberadora a su favor. La liberación es imprescindible para crear y consolidar una sociedad democrática, libre, solidaria y soberana. Y nosotros, como siempre nos pide a todos, rogamos por usted.

(Traducción: RD)