• Director: José Manuel Vidal
España
Joaquim Forn, junto a Oriol Junqueras. CT
El propio cardenal de Barcelona, Juan José Omella, intentó interesarse por la situación, sin que pudiera contactar con los responsables de la Capellanía

(Jesús Bastante).- "No les han dejado ir a misa. El capellán no pasa, nadie atiende su derecho al acompañamiento religioso". Esta es la denuncia que lanzan los sectores cristianos independentistas acerca de la situación de Oriol Junqueras y Joaquim Forn en la prisión de Estremera.

Desde Cristianes per la independencia, entidad vinculada a la ANC, denuncian cómo el ex vicepresidente de la Generalitat y el ex conseller de Interior tienen vedado el acceso a la Eucaristía, sin que se haya detallado ninguna otra razón. Una situación que se niega desde la cárcel de Estremera, apuntando que la primera semana de su estancia en prisión no pudieron acudir a misa "por razones de seguridad", pero que desde la segunda sí que han podido hacerlo, siempre que hubiera disponibilidad.

Según distintas fuentes, el propio cardenal de Barcelona, Juan José Omella, intentó interesarse por la situación, sin que pudiera contactar con los responsables de la Capellanía. RD ha intentado contactar, sin éxito, con el capellán de la cárcel de Estremera, Juan Ramón Martínez, para conocer más detalles sobre la denuncia.

 

 

En todo caso, las dificultades para asistir a misa en Estremera no son nuevas. El mismo Francisco Granados, antigua mano derecha de Esperanza Aguirre en la Comunidad, que pasó 31 meses en el centro, denunciaba las dificultades que tuvo para asistir a los oficios religiosos, aunque lo achacaba a la mínima presencia de los asistentes religiosos. Otras fuentes hablan de cierta dejadez por parte de la diócesis, que apenas 'cubre el expediente' con el nombramiento de un capellán que apenas acude al centro, no tanto a supuestas presiones 'políticas'.

El reglamento de la cárcel de Estremera señala que "la celebración del culto tendrá lugar en los días señalados como festivos por los respectivos acuerdos de cooperación, sin perjuicio de las normas de régimen interno y de funcionamiento del centro penitenciario".

"La Administración Penitenciaria facilita que los fieles puedan respetar la alimentación, los ritos y los días de fiesta de su respectiva confesión, siempre que lo permita la situación presupuestaria, la seguridad y la vida dentro del establecimiento, así como el respeto a los derechos fundamentales de las demás personas en prisión", apunta Instituciones Penitenciarias.

Junto a ello, los sectores independentistas también han subrayado cómo varios eclesiásticos intentaron, antes de Navidad, visitar al ex conseller Forn (que hoy se encuentra declarando ante el Supremo), sin que fueran autorizados por los funcionarios del centro.

Entre ellos, apuntan dichas fuentes, se encontraban el obispo de Solsona, Xavier Novell; o el prior de Montserrat, Ignasi Fossas. Según publica hoy El Mundo citando fuentes penitenciarias, el obispo de Solsona se personó en la cárcel sin ninguna autorización previa. Añaden, además, que Forn tampoco pidió la visita a la dirección del centro, por lo que finalmente Novell tuvo que irse sin ver al ex conseller. La situación motivó una queja del propio obispo a la Conferencia Episcopal. La portavoz de prensa del Obispado de Solsona rechazó ofrecer ningún tipo de información a ese diario.

Lo que sí confirman desde Estremera es que Forn habría solicitado a Estremera el permiso para que pudieran visitarle tanto Novell como el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, y el abad de Montserrat, Josep María Soler, sin que hasta la fecha se sepa si dicho permiso ha sido concedido.