• Director: José Manuel Vidal
España
Rita Maestre fue condenado por el 'asalto' a la capilla de la Complutense Agencias
El caso de Jaén es el último de una larga serie que, hoy, por ejemplo, podría llegar a considerar delitos la sesión fotográfica que hace 18 años hiciera Jesús Vázquez para una revista, o la maravillosa 'La vida de Brian'

(J. Bastante/Público).- La sanción de 480 euros a un joven de Jaén por subir a Instagram un montaje de su cara y del Cristo Despojado de Jaén ha vuelto a poner sobre la mesa el delito de ofensas a los sentimientos religiosos en España, uno de los pocos países del mundo donde existen sanciones por supuestas ofensas a la religión.

Y es que apenas en 71 países de los 194 del mundo, los códigos penales sancionan las blasfemias, injurias a la religión u ofensas al sentimiento religioso, apenas un tercio del total. En nuestro país, el artículo 525 del Código Penal recoge como delito, con multa de ocho a doce meses, la ofensa "a los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa". España, no obstante, no prevé la blasfemia, que desapareció del Ordenamiento Jurídico en 1988.

Según la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos elaboró una lista de países con especial protección a la religión, basándose en sus leyes y en la gravedad de las penas. Así, los países que lideran el ránking son Irán, Pakistán, Yemen, Somalia y Qatar.

 

 

El primer país europeo que aparece es Italia, que ocupa la séptima posición. También aparecen, por este orden, Liechtenstein, Grecia, Andorra, Rusia, Austria, San Marino, Montenegro, Finlandia, Alemania, Suiza, Polonia, España e Irlanda.

España ocupa el penúltimo puesto en esta lista, justo antes de Irlanda y detrás de las Islas Filipinas.

Los juzgados españoles, por norma general, se resisten a emitir condenas por este delito. Sin embargo, sí que ha habido un buen número de juicios por este tipo de delitos que siempre han creado un gran debate a nivel social. Especialmente en los últimos tiempos. El caso de Jaén, como subrayamos, es el último de una larga serie que, hoy, por ejemplo, podría llegar a considerar delitos la sesión fotográfica que hace 18 años hiciera Jesús Vázquez para una revista, o la maravillosa 'La vida de Brian', de la que ahora se cumplen 40.

 

 

Seguramente, el caso más emblemático fue el del fallecido Javier Krahe, quien fue llevado a los tribunales por intentar 'cocinar a un Cristo'. La presunta ofensa se produjo en 1977, pero no fue hasta que Canal + lo volvió a emitir... en 2004, cuando un grupo de abogados cristianos lo denunció por un delito de ofensas a lo religioso. El Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid absolvió en 2012 a Krahe.

El 'asalto' a una capilla por parte de Rita Maestre, la procesión del 'Coño Insumiso' de Sevilla o la exposición con hostias consagradas (que componían la palabra 'Pederastia') de Abel Azcona en Pamplona, son otros de los ejemplos. Sólo en el caso de la portavoz del Ayuntamiento de Madrid hubo condena por ofensas a sentimientos religiosos.

En este sentido, desde Europa Laica se denuncia que "no es admisible mantener en el Código Penal por más tiempo la absurda, ancestral e indeterminada tipificación del delito de ofensa a los sentimientos religiosos", por el que "se está condenando a multitud de personas en el ejercicio de su libertad de expresión".

Así, la asociación ha enviado una carta al Fiscal General del Estado en la que le insta a que "se tomen medidas en las fiscalías sobre el alcance y contradicciones en la aplicación práctica de este tipo penal que está limitando gravemente la libertad de expresión como derecho fundamental que debe ser garantizado".