• Director: José Manuel Vidal
España
José María Gil Tamayo, hoy RD
N es posible un self-service antropológico. Una pluralidad hecha de diseño perturba la vida social, desdibuja la ecología humana fundamental

(Jesús Bastante).- Los obispos muestran "nuestro apoyo total a la reivindicación de la igualdad de la mujer". El portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo, se ha declarado a favor de la huelga feminista del próximo 8 de marzo. La Iglesia española, además, ha instado al Gobierno a establecer "un régimen de pensiones realista y justo".

De cara al paro del 8M, los obispos reclaman "que se aplique eficazmente el pacto contra la violencia de la mujer" que, como resaltó Gil Tamayo, es el único al que han llegado todas las fuerzas políticas en esta complicada legislatura. "Apoyamos totalmente las reivindicaciones, especialmente en lo que toca al atropello de la dignidad de la mujer", subrayó.

En una rueda de prensa convocada tras la Comisión Permanente, y en la que la Iglesia ha pedido dar "más visibilidad" a los laicos (más de 400.000 en toda España, comprometidos en 85 movimientos y asociaciones, sin contar con los que participan en hermandades y cofradías), Gil Tamayo fue tajante al asegurar, en referencia a la participación de miembros de El Yunque en el asociacionismo católico familiar, que "las asociaciones secretas están prohibidas por la Constitución. No tiene ninguna cabida asociaciones así, que vayan por esta línea (....) cualquier colaboración estará en la concordancia de los fines y los medios lícitos para conseguir esos fines".

Sobre las movilizaciones de los pensionistas, el portavoz de la CEE reivindicó al Papa Francisco y su crítica a la "cultura del descarte". "En nuestra sociedad, las grandes víctimas son los ancianos y los jóvenes", apuntó Gil Tamayo, quien abogó por "un régimen de pensiones realista y justo. No podemos hipotecar el futuro a costa de los trabajadores". "

"Es preciso asegurar a nuestros mayores, que han sido el gran colchón de las familias en la crisis, un sistema de pensiones digno y estable", añadió el secretario general.

 

 

Donde se enredó más el portavoz fue en lo tocante a la tramitación de la proposición de ley de igualdad LGBTI, lanzada por Unidos Podemos y que, en opinión de los obispos, "supone una imposición radical a toda la ciudadanía".

"Esta proposición contiene elementos anticonstitucionales clarísimos", señaló Gil Tamayo, quien acusó a la normativa de "imponer de manera dictatorial o inquisitorial" la igualdad, en "un ataque claro y manifiesto a la libertad de expresión y educativa".

Para el portavoz de la CEE, la propuesta "incluye unos principios impositivos que penalizan la discrepancia, so capa de proteger a un colectivo que merece la pena proteger, pero no a costa de la limitación de los derechos de los demás". Respecto a la propuesta de inscripción por razón de género (se habla de poder hacerlo como Femenino, Masculino o 'No-Binario'), el sacerdote incidió en que "no es posible un self-service antropológico". "Una pluralidad hecha de diseño perturba la vida social, desdibuja la ecología humana fundamental".

El portavoz también se refirió a la situación actual en Cataluña. En este sentido, recordó las palabras del presidente, Ricardo Blázquez, en la pasada Plenaria, donde afirmó que "os entristeció la DUI del 27 de octubre. Significa la ruptura del orden constitucional". Por ello, Gil Tamayo sentenció: "Nuestra postura es respeto a la legalidad vigente, que incluye la separación de poderes y la autonomía del poder judicial".