• Director: José Manuel Vidal
España
Cáritas afirma que crear empleos de calidad es sólo una "cuestión de voluntad"

Cáritas Diocesana de Barcelona ha denunciado hoy que sigue creciendo la precariedad laboral en Cataluña, donde durante el mes de enero se formalizaron 262.626 contratos de trabajo, de los que 226.395 fueron temporales (el 86,2%) y sólo 36.231 indefinidos (el 13,8%).

Cáritas, que a través de su programa de inserción laboral de personas en situación de vulnerabilidad ha conseguido la inserción sociolaboral de 3.000 personas desde 2014, ha denunciado que los parados de larga duración, los jóvenes y los mayores de 45 años son los que más sufren esta precariedad.

La ONG de la Iglesia católica ha recordado en un comunicado que "crear oportunidades laborales para las personas en riesgo de exclusión es sólo una cuestión de voluntad" y por ello pide "a los poderes públicos que no abandonen el objetivo del pleno empleo".

Cáritas también denuncia que "las prestaciones de desempleo vigentes son absolutamente insuficientes y no llegan a todas las personas que las necesitan", y ha advertido que el 85% de las personas que ha atendido en su programa de "Treball amb Cor" no cobrarán ninguna prestación.

"Además de la elevada temporalidad que caracteriza nuestro mercado laboral, con la crisis se ha acentuado la corta duración de los contratos, uno de los factores más críticos de la precarización laboral", ha reprochado la institución católica.

Según los datos oficiales, en España en 2017 se firmaron 6,5 millones de contratos con una duración igual o inferior a 7 días, el 26% del total de los contratos firmados.

En este sentido, Cáritas se ha congratulado porque en su programa de inserción laboral ha conseguido "contratos más estables, ya que 8 de cada 10 personas del programa han trabajado más de dos meses y casi el 50% de las personas ha tenido un contrato de más de seis meses".

A pesar del contexto de precariedad laboral, ha subrayado Cáritas, el proyecto "Treball amb Cor" ha conseguido que el 70% de las personas que participan en él encuentren trabajo, "incluso aquellas que llevan muchos años sin trabajar: el 57% de las personas insertadas llevaban cinco o más años en paro".

Además del tiempo en paro, otro factor de exclusión laboral, según Cáritas, es la edad.

"No tener ningún ingreso y no encontrar trabajo durante un largo periodo de tiempo supone que muchas personas pierdan la esperanza, lo que termina afectando su salud", ha recordado Cáritas.

La ONG católica ha pedido a los políticos que complementen el objetivo de pleno empleo con "políticas de ingresos mínimos".

"Las personas necesitan una estabilidad y tener bien cubiertas las necesidades básicas para iniciar un proceso de retorno al mercado de trabajo. Es necesario que las personas dispongan de un acompañamiento personalizado en la búsqueda de trabajo, flexible y muy profesionalizado", argumenta la ONG.

(RD/Efe)