• Director: José Manuel Vidal
España
Un cartel pide la libertad para los presos políticos Agencias
El colectivo decidirá si envía las firmas recogidas al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, como medida de presión

(Jesús Bastante/ACN).- 'Cristians per a la Llibertat'. Este es el nombre de un grupo de feligreses que esta mañana se han encontrado con el obispo de Girona, Francesc Pardo, para entregarle cerca de un millar de firmas y pedirle un pronunciamiento público por la libertad de Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los 'Jordis'.

La plataforma, que agrupa a representantes de varios municipios del Baix Empordá que han encontrado "cierto consenso" sobre la situación de los presos, ha instado a Pardo a que pida la libertad de los cuatro "por convicción católica más que política".

El manifiesto pide al obispo un pronunciamiento "público, inequívoco y categórico" que "exija" la libertad de Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Joaquim Forn y Oriol Junqueras. El documento admite que sobre la independencia de Catalunya "la posición de los católicos puede ser plural" pero cree que, en este caso, hay en juego "la libertad o el ejercicio de los derechos humanos". Por este motivo, Cristians per a la Llibertat defiende que "la respuesta católica" se tiene que situar "del lado" de estos dos factores.

La reunión se ha celebrado esta mañana en la sede del Obispado, por espacio de un cuarto de hora. A la salida, Lluis Molinas, miembro del colectivo, aseguró que "el obispo entiende perfectamente la situación", aunque Pardo les ha remitido al comunicado conjunto de los obispos catalanes que hace dos semanas pedía "una reflexión sererna" sobre la prisión preventiva.

Sin embargo, Cristians per a la Llibertat considera que hay que ir más allá y pide más "contundencia" a las voces de la jerarquía católica catalana. "Nosotros pedimos la libertad de gente que tienen criaturas", ha insistido Molinas. El obispo les ha recordado que "la última palabra" la tiene el juez y se tiene que "rezar" para que "él y quien lo rodea" lo entiendan. Precisamente, el colectivo decidirá si envía las firmas recogidas al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, como medida de presión.