• Director: José Manuel Vidal
España
Obispos españoles, con el Papa Francisco
Cañizares: "Vivir y anunciar en obras y palabras ese Evangelio de las bienaventuranzas, el Evangelio de la misericordia, está siendo el gran testimonio del Papa Francisco en estos momentos"

(J. B./Agencias).- "Estamos unidos a usted como sucesor de Pedro, en comunión cordial y efectiva". La Conferencia Episcopal Española, a través de su presidente, Ricardo Blázquez, han enviado una carta de felicitación por los cinco años de la elección del Papa Francisco.

En la misiva, los obispos españoles subrayan la "admiración por su intensa actividad, aco­ge­mos el tes­ti­mo­nio de su sa­cri­fi­ca­da de­di­ca­ción, agra­de­ce­mos a Dios su ser­vi­cio in­can­sa­ble al mi­nis­te­rio re­ci­bi­do y nos ale­gra­mos de que la hu­ma­ni­dad re­co­noz­ca su orien­ta­ción mo­ral y la luz que emi­te su ma­gis­te­rio en me­dio de los desa­fíos, ries­gos y opor­tu­ni­da­des del cam­bio de épo­ca que es­ta­mos atra­ve­san­do; sus ges­tos y pa­la­bras ani­man la es­pe­ran­za".

Por su parte, el declaraciones a TRECE TV, Blázquez asegura que "el Papa no tiene pelos en la lengua. Y si tenía alguno, ya se los ha tragado para decir lo que quiere decir. Sabe decir las cosas sin ofender, no lo hace con descaro".

"En la Iglesia estamos encantados con él y le pedimos al Señor que pueda continuar con su servicio durante muchos años", subrayó el arzobispo de Valladolid, quien añadió que "Francisco quiere introducir en una renovación de orden espiritual y moral tanto a la Iglesia como a la sociedad".

"Durante su pontificado ha puesto el foco en lugares candentes con su presencia y con su palabra. Allí donde hay una persona doliente, Francisco abraza a la persona en su fragilidad y debilidad", concluyó.

 

 

Por su parte, el cardenal de Madrid, Carlos Osoro, ha indicado que el sucesor de Pedro "es capaz de llegar al fondo del corazón" de la persona con quien está hablando desde la cercanía, sin poner distancias. "Él te ayuda a crecer, a ser más".

En declaraciones a Cope, Osoro explicó que Francisco "no está pidiendo cosas especiales, sino que seamos capaces de ser fieles a Jesucristo. Eso supone salir de uno mismo para ir a buscar siempre a los demás".

"Construir puentes, derribar muros". Es lo que está haciendo Bergoglio, manifestó el cardenal, quien quien incidió en que "él está a gusto con la gente. Gracias a eso "mucha gente que estaba mirando para otro sitio, vuelve a mirar a la Iglesia". "Es alguien a quien todos queremos y nos está marcando una dirección bellísima a todos los hombres", concluyó.

Finalmente, el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha alentado hoy a la diócesis de Valencia a "rezar mucho por el papa Francisco, como él nos pide" coincidiendo hoy, martes, con el quinto aniversario de su elección como Pontífice, al que ha calificado como "don inmenso para la Iglesia y para la humanidad".

Según el arzobispo, "una gran corriente de esperanza, sin ninguna exageración, se ha despertado, por doquier" con el papa Francisco. Así, afirma que "es un hecho" que "las gentes, particularmente los sencillos y limpios de corazón, los pobres y los que sufren, desde el primer momento, lo recibieron y acogieron con gran alborozo, con ese gozo que es el anuncio, la llegada, la presencia del Evangelio, de la Buena Noticia que los hombres, especialmente los pobres y necesitados esperan".

En este Pontificado, "lo que Dios quiere es abrir a la esperanza a los hombres contemporáneos, que se abran a una esperanza grande y nueva, la única que puede saciar sus corazones insatisfechos y sus necesidades más hondas, que no es otra que la de la misericordia, la misericordia de Dios".


Así, "vivir y anunciar en obras y palabras ese Evangelio de las bienaventuranzas, el Evangelio de la misericordia, está siendo el gran testimonio del Papa Francisco en estos momentos y el gran signo que nos ofrece es precisamente que los pobres son evangelizados".

 

 


Ésta es la carta de la CEE al Papa:

Que­ri­do Papa Fran­cis­co:

Hace cin­co años re­ci­bi­mos la no­ti­cia de su elec­ción como Obis­po de Roma y Pas­tor de la Igle­sia uni­ver­sal. La gra­ta no­ti­cia con­ti­núa sien­do no­ve­dad que dia­ria­men­te sus­ci­ta nues­tro agra­de­ci­mien­to. En­ton­ces nos pi­dió que orá­se­mos por Vd. y dia­ria­men­te en­co­men­da­mos al Se­ñor su mi­nis­te­rio y su per­so­na.

A la fe­li­ci­ta­ción por los cin­co años trans­cu­rri­dos al ser­vi­cio de la Igle­sia y de la hu­ma­ni­dad, quie­ro unir mi gra­ti­tud per­so­nal y en nom­bre de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la. Es­ta­mos uni­dos a Vd., como su­ce­sor de Pe­dro, en co­mu­nión cor­dial y efec­ti­va.

Se­gui­mos con ad­mi­ra­ción su in­ten­sa ac­ti­vi­dad, aco­ge­mos el tes­ti­mo­nio de su sa­cri­fi­ca­da de­di­ca­ción, agra­de­ce­mos a Dios su ser­vi­cio in­can­sa­ble al mi­nis­te­rio re­ci­bi­do y nos ale­gra­mos de que la hu­ma­ni­dad re­co­noz­ca su orien­ta­ción mo­ral y la luz que emi­te su ma­gis­te­rio en me­dio de los desa­fíos, ries­gos y opor­tu­ni­da­des del cam­bio de épo­ca que es­ta­mos atra­ve­san­do; sus ges­tos y pa­la­bras ani­man la es­pe­ran­za.

San­to Pa­dre, en­co­men­da­mos a San­ta Ma­ría la Vir­gen, Ma­dre de Dios y nues­tra Ma­dre, que to­dos los días lo tome de su mano para pro­se­guir el ca­mino.

Con afec­to fi­lial le sa­lu­do afec­tuo­sa­men­te.

Card. Ri­car­do Bláz­quez Pé­rez

Pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la