• Director: José Manuel Vidal
España
Osoro bendice las palmas
En Chinchón, donde tiene lugar la Pasión Viviente, la más antigua que se celebra en la región, ya que data de 1963 y que sido declarada de Interés Turístico Nacional en 1980. La escenificación de la Pasión se celebrará el próximo sábado al anochecer

Las calles de la ciudad de Madrid y de los municipios de la región vuelven nuevamente a celebrar la Semana Santa, una mezcla de tradición y religiosidad, que atrae al turismo con sus procesiones, vía crucis y pasiones vivientes.

La seguridad vuelve a marcar estas celebraciones y el Ayuntamiento de Madrid ha establecido un dispositivo que impedirá circular por el distrito Centro a los vehículos de más de 3.500 kilogramos hoy y durante los días 28, 29, 30 y 31 de marzo en horas determinadas.

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) estima que la ocupación durante estos días será elevada, dada la tendencia positiva de los últimos años, con reservas que podrían superar el 80 % e incluso alcanzar el 90 %, por el repunte que suele producirse pocos días antes del arranque de estas festividades.

Los establecimientos hoteleros de la región prevén "una estancia media de tres y cuatro días aproximadamente", siendo el mayor grado de ocupación este fin de semana y con los niveles más bajos el jueves 29 de marzo y el domingo 1 de abril.

Con el ojo puesto en cielo para que la lluvia respete las actividades religiosas, los cofrades madrileños inician hoy, Domingo de Ramos, el tiempo litúrgico de Semana Santa tiene lugar hoy, aunque el pasado viernes ya hubo dos procesiones en la capital: las de la Virgen de la Estrella y la del Cristo del Perdón y María de la Misericordia.

Esta mañana, en la catedral de la Almudena, se celebra una misa presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y, tras la tradicional bendición de palmas y ramos, y su procesión hasta la plaza del templo.

Por la tarde habrá dos procesiones, la de Nuestro Padre Jesús del Amor, conocida popularmente como 'La Borriquita', y la del Cristo de la Fe y del Perdón y María Santísima Inmaculada, Madre de la Iglesia.

El Viernes Santo, seis procesiones recorrerán las calles del centro de Madrid, entre otras, la de Jesús Nazareno de Medinaceli y la del Silencio, dos de las más populares.

Más allá de la capital, la Semana Santa se vive con fervor en otros puntos de la Comunidad, como en Chinchón, donde tiene lugar la Pasión Viviente, la más antigua que se celebra en la región, ya que data de 1963 y que sido declarada de Interés Turístico Nacional en 1980.

La escenificación de la Pasión, en la que toman parte 250 vecinos, se celebrará el próximo sábado al anochecer.

Mientras trabaja en su solicitud de declaración como Fiesta de Interés Turístico Nacional, Alcalá de Henares celebra su Semana Santa con doce procesiones, siete vía crucis y otros tantos actos litúrgicos en la catedral magistral.

Nueve cofradías y hermandades de la ciudad, la más antigua de ellas fundada en 1504, serán las protagonistas de la Semana Santa de Alcalá, Fiesta de Interés Turístico Regional desde 2004.

En Daganzo de Arriba, como cada Semana Santa desde 1986, los vecinos de la localidad representarán este Viernes Santo su Pasión viviente, Fiesta de Interés Turístico Regional y la segunda más antigua de la región.

En Torrejón, cuya Semana Santa también goza desde 2014 del reconocimiento como Fiesta de Interés Turístico Regional, recorrerán las calles de Torrejón seis procesiones y un vía crucis, a cargo de la Hermandad de la Vera Cruz y Nuestra Señora de la Soledad y de la Hermandad Nuestra Señora del Rosario.

Pozuelo de Alarcón cuenta con una gran actividad litúrgica durante estos días y en las diferentes parroquias del municipio y una de las procesiones más características del municipio es la procesión del Encuentro, que se celebra el Domingo de Resurrección, en la Iglesia Asunción de Nuestra Señora, en la que el Cristo resucitado y la Virgen del Amor Hermoso salen hasta su encuentro en la Plaza de la Coronación, momento éste en que los vecinos tiran las aleluyas.

En Majadahonda, la cita más señalada será el 1 de abril con la traca y la quema de Judas a las 11:45 horas, una fiesta pagana que se remonta a la posguerra y en la que se simboliza la quema del pecado y el mal en el cuerpo de un pelele de trapo.

El muñeco se hace con un armazón de paja dos o tres días antes de la quema. Para dar una forma redondeada a la cabeza, se rellena un globo con paja y se le coloca delante una careta. Los muñecos, atados a un poste, son recubiertos con ropas que se piden en tintorerías o que son donadas por los vecinos. De este modo, se procede a la quema, que va acompañada por una serie de petardos y bengalas, y con una gran traca.

En Móstoles, el plato fuerte tendrá lugar el Domingo de Resurrección con la procesión del Encuentro, que es la más antigua de las procesiones del municipio y está declarada Bien de Interés Turístico Regional desde el año 2010, por su antigüedad y por la amplia afluencia de público que acude cada año.

En Arroyomolinos destaca, fuera del marcado carácter religioso de las procesiones, la celebración de 'La Jira', una romería que también tendrá lugar el Domingo de Resurrección, donde los vecinos del municipio acompañan en carrozas a la Virgen de la Vera hasta su Ermita y posteriormente se realiza una procesión.

El Lunes de Pascua, se regresa a la Ermita en una nueva romería, y 'La Jira' no acaba hasta el domingo siguiente, día que es conocido en el municipio como 'Domingo de Cuasimodo', donde los vecinos vuelven a la Ermita y rematan la fiesta.

Campo Real se prepara para vivir algunas de las procesiones con más seguidores, especialmente la del Viernes Santo, en la que los veteranos de la Legión del Sáhara acompañarán al Cristo Yacente en su estación de penitencia.

RD/Agencias