• Director: José Manuel Vidal
España
Procesión "amarilla" en Tarragona.
Un manifiesto lleno de alusiones bíblicas, trazando paralelismos entre el supuesto papel de Jesucristo, como "hombre de paz" que "defendió su pueblo" y "desobedeció" el "régimen imperante", con el movimiento independentista

Unas 300 personas han marchado en procesión en torno a la prisión de Tarragona para reclamar la liberación de los "presos políticos" y el retorno de los exiliados. El CDR tarraconense ha querido adaptar esta concentración de protesta, que durante los últimos meses se ha venido convocando cada viernes en el mismo lugar, a la iconografía de los actos religiosos propios de la Semana Santa.

Los participantes en la procesión, han dado dos vueltas por las calles que circunvalan el recinto penitenciario mostrando pancartas con mensajes reivindicativos, fotografías de los consellers y líderes políticos independentistas encarcelados o al exilio. Aparte de los omnipresentes elementos amarillos en la vestimenta, muchos de ellos se han marchado con los típicos capirotes o capuchas, también de color amarillo en este caso, así como elementos penitenciales como velas, grilletes y un tambor abriendo a la comitiva.

"Hoy, porque es Semana Santa, hemos hecho nuestro viacrucis: con nuestra Verónica, con el viacrucis que llevamos encima, con las cadenas, con todo lo que representa lo que vivimos los catalanes. Llevamos en la espalda no una cruz, sino algo mayor: aquel estado que nos persigue por el solo hecho de haber nacido en Catalunya y amar nuestra tierra", ha explicado gráficamente uno de los participantes en esta singular procesión, que ha transcurrido bajo la mirada, a distancia, de varias patrullas de los Mossos D'Esquadra y de la Guardia Urbana de Tarragona, que puntualmente ha tenido que regular el tráfico y cortar el paso a los vehículos.

Después de dar las dos vueltas en la prisión al sonido del timbal, carracas y entre cánticos de libertad para los presos políticos, los concentrados se han agrupado en el acceso principal, a la avenida República Argentina. Allí se ha hecho la lectura de un manifiesto lleno de alusiones bíblicas, trazando paralelismos entre el supuesto papel de Jesucristo, como "hombre de paz" que "defendió su pueblo" y "desobedeció" el "régimen imperante", con el movimiento independentista.

 

 

"Se ve que después de 3.000 años la lucha todavía continúa. Su historia puede ser un simbolismo para la gente, porque siempre hay alguien que se lava las manos. Aquí también los tenemos: si Pablo Iglesias levantara la cabeza y viera con aquello que se ha transformado el socialismo, cogería el primero que tuviera en la mano y los sacaría del hemiciclo", ha manifestado la encargada de la lectura haciendo estallar los aplausos del público.

"A cada generación siempre ha habido el Ponç Pilat de turno, los fariseos y los escribas. Por lo tanto, quiere decir que cada generación ha de lucha: o sea, que no podemos desfallecer de ninguna de las maneras", ha proclamado, antes de concluir uno "viva la República", en este caso, "con la ayuda de Dios" y con la confianza en que el objetivo de la independencia "está más cerca de lo que parece". El canto de els Segadors, ha cerrado la concentración.

(RD/ACN)