• Director: José Manuel Vidal
España
El Atlético de Madrid ante la Almudena
Lamentó que quien les recibiera fuera él y no el Papa Francisco, «quien como sabéis es un gran aficionado al fútbol» y «os diría cosas más bonitas que yo»

(Archimadrid).- El Atlético de Madrid ha ha ofrecido los títulos de la Europa League y de la Liga Femenina conseguidos esta temporada a la Virgen de la Almudena en la catedral, donde han sido recibidos por el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

En presencia de la Madre de todos, el «ser humano más excepcional» que dio rostro a Dios en esta historia, el cardenal Osoro ha felicitado al club y ha agradecido el ejemplo que dan los jugadores a la sociedad trabajando en equipo y poniendo sus talentos al servicio del bien común. «En estos momentos de nuestra historia, es muy importante».

Después de las peticiones leídas por el centrocampista Jorge Resurrección Koke en nombre de sus compañeros, el delantero Fernando Torres ha subido al altar de la Virgen para ofrecer la Europa League conquistada este miércoles en Lyon. Tras él han pasado el presidente, Enrique Cerezo, los capitanes Gabi Fernández y Amanda Sampedro, el cuerpo técnico y el resto del equipo, que han recibido un detalle de la Virgen de manos del arzobispo antes de la foto de familia.

El arzobispo de Madrid aludió al gran número de familias que habían salido a la calle a celebrar estos títulos, y recordó a las jugadoras y jugadores del Atlético que son «un ejemplo» en el que se miran los niños y jóvenes.

«No os podéis imaginar la importancia que vosotros tenéis como referentes para ellos», les dijo. Y les animó a utilizar esta influencia para poner sus «talentos al servicio del bien común y transformar esta sociedad».

Dicho todo lo cual, lamentó que quien les recibiera fuera él y no el Papa Francisco, «quien como sabéis es un gran aficionado al fútbol» y «os diría cosas más bonitas que yo».

En ese ambiente distendido y entre bromas, el presidente del club rojiblanco, Enrique Cerezo, agradeció la hospitalidad del Arzobispado y dijo que «hay mucho pecador en nuestro equipo, pero van a confesarse y se van a pasar un buen verano para seguir ganando títulos». «Todos son muy buenos menos dos o tres, que ya les encarrilaremos en la vida...», bromeó.

Entre la curia diocesana presente en la celebración, se dejaron notar no pocos sacerdotes y religiosas colchoneros, que aprovecharon a la salida del acto para pedir autógrafos a los jugadores, con especial interés por Torres (el jugador abandona al final de la temporada el club).