• Director: José Manuel Vidal
España
Barriocanal, en el Foro Nueva Economía
Quiero que me fiscalicen los ciudadanos. Cuando la gente sabe lo que la Iglesia hace de verdad, se compromete má

(José M. Vidal).- Tiene el control, desde hace años, de las dos 'carteras' más sensibles de la Iglesia católica española: los cuartos y los medios de comunicación. Y ni siquiera es cura. Se llama Fernando Giménez Barriocanal, es laico, pero con mando en plaza eclesiástica. Primero, como gerente del episcopado y, después, como presidente de la cadena Cope. En esa doble condición, defendió la "labor social" y "espiritual" de la institución eclesial, mientras se mostraba orgulloso de sus dos grandes medios.

En el desayuno, convocado por el Foro Nueva Economía en el Hotel Palace de Madrid, Barriocanal, fue presentado por el secretario del episcopado, José María Gil Tamayo, que lo definió como "un trabajador incurable", "empeñado en la transparencia de la Iglesia" y con "dos columnas vitales: su familia y su fe".

Entre los asistentes, representantes del universo político, cultural, económico, periodístico y eclesiástico. Pero ni un sólo obispo, quizás para subrayar el carácter laical del interviniente. Barriocanal, en su primera intervención, antes de las preguntas, glosó un panorama de "luces y sombras de la Iglesia española", en la que prevalecieron las luces en medio de una "sociedad líquida" y víctima "de la dictadura del relativismo", como decía Benedicto XVI.

Ante este panorama, ¿qué puede aportar la Iglesia?, se preguntó el compareciente, para contestarse a sí mismo que lo que tiene que hacer es "proclamar la buena noticia y gritarla con gozo y alegría". Presencia, pues, pública de la Iglesia, que no puede encerrarse en las sacristías, porque "la fe tiene una dimensión social relevante". Y desgranó toda una sarta de ejemplos de la contribución social de la institución a la sociedad. En todos los ámbitos, desde el cultural al espiritual, pasando por el social y de ayuda a todo tipo de colectivos "descartados".

Por eso, a los que reprochan a la institución que comunica poco y mal, Barriocanal replicó "que la Iglesia comunica actuando", aunque reconoció que no siempre lo hace bien. "Unas veces lo hacemos bien y otras, mal". Por eso, a su juicio, la "Iglesia necesita medios generalistas", no para ser "diques de contención o de defensa, sino para construir valor social".

Y eso es lo que, a su juicio, hacen tanto la cadena Cope como Trece tv. Se mostró orgulloso de los éxitos de la cadena radiofónica, que pasó un momento muy delicado en 2010, antes del fichaje del equipo de deportes. En este sentido, alabó a este equipo, a Carlos Herrera y a todos los demás componentes de la plantilla de la cadena.

A su juicio, desde los medios de la Iglesia, se hace "un periodismo con mensajes claros y éticos, comprometido y valiente". Un periodismo "amable", "que no insulte a nadie", porque "no queremos engañar a nadie".

Esos son los propósitos, aunque, "a veces, lo hacemos mal" como reconoció el propio presidente de la Cope, preguntado por la reciente intervención en antena de Luis Del Val en contra de los transexuales. "Si alguien se siente herido y discriminado, pido disculpas, porque ésa no es nuestra misión y nosotros jamás nos debemos dedicar a insultar".

El presidente de Cope anunció novedades en la programación del próximo curso. Esencialmente, la salida de Colmenarejo de la noche y su recambio por Ángel Expósito, asi como el paso a la tarde de Pilar Cisneros y Fernando de Haro. Y todos juntos van a hacer "una programación valiente y comprometida".

También defendió con uñas y dientes el proyecto televisivo de 13tv, porque "los obispos lo consideran un proyecto estratégico" y, desde él, "no queremos hacer un medio de centro derecha moderado, porque el encargo es hacer algo parecido a lo que hicimos en Cope, aunque, en este caso, en un ámbito mucho más difícil, como es el audiovisual".

Por último, negó que la cadena Cope se esté lucrando con los conciertos musicales. "Es mentira que nos estemos lucrando con esos conciertos y s mentira que la Conferencia episcopal esté detrás".

En otro orden de cosas, el vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal, ha dicho que los españoles "necesitan estabilidad, conocer las reglas del juego y un proyecto claro", algo que, "a día de hoy, no tenemos".

Y añadió: "A mi no me corresponde opinar si (el presidente del Gobierno) tiene que ser un señor o tiene que ser otro", pero pidió a los políticos "que, por favor, busquen una solución para que este país pueda salir adelante. La más correcta".

Por último, se mostró orgulloso de los avances en transparencia que está realizando la institución y se mostró dispuesto a seguir dando pasos por este camino. "Quiero que me fiscalicen los ciudadanos. Porque, cuando la gente sabe lo que la Iglesia hace de verdad, se compromete más".