• Director: José Manuel Vidal
España
Aquarius, el barco de los refugiados
Margarita Robles: "En una situación de riesgo para la vida humana la prioridad tiene que ser salvar vidas humanas

Pedro Sánchez ofrecerá a la ONU Valencia como "puerto seguro" para el barco 'Aquarius', que navega con más de 600 inmigrantes y refugiados rescatados por MSF y Sos Mediterranée, cuya entrada a Italia ha sido impedida por el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini.

Así lo ha avanzado el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, que ha asegurado que así se lo ha comunicado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. "Me ha comunicado que el Gobierno situará el puerto de Valencia como el puerto seguro para esta operación humanitaria que el gobierno de España va a emprender de la mano de la ONU", ha dicho Puig, que ha asegurado que es una buena noticia para España y Valencia, que son consideraros abiertos y hospitalarios.

Según un comunicado emitido por Presidencia del Gobierno "es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria" y ofrecer un "puerto seguro" a estas personas, en cumplimiento de las normas del Derecho Internacional. Sánchez ha dado instrucción para que el destino del Aquarius sea el puerto de Valencia.

Para el líder del Ejecutivo valenciano, Ximo Puig, la medida dará a Valencia una "imagen de solidaridad, de apertura". "Es precisamente la imagen contraria a lo que fue el paradigma del pasado", ha añadido. Puig ha afirmado que mañana martes 12 de junio habrá una reunión por parte de la vicepresidenta, Mónica Oltra, "para ver cómo se orienta esta cuestión" y definir el destino de estos migrantes y su acogida. "Se hará coordinadamente y bajo la dirección del Gobierno de España", ha señalado.

Poco antes, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, aseguraba que la ciudad ya había empezado los trámites junto al Gobierno de la Generalitat para que el barco de la ONG francesa SOS Méditerranée con 629 refugiados a bordo (123 de ellos menores no acompañados, 11 niños y siete mujeres embarazadas) pueda atracar en el puerto valenciano.

"Valencia fue declarada en su momento Ciudad Refugio y quiero manifestar públicamente que vamos a mover todos los dispositivos para que, si no hay otra posibilidad, Valencia sea el sitio de atraque de este barco", afirmaba Ribó, quien ha defendido que no puede permitir "otra tragedia como la de Aylan", el niño sirio ahogado cuya imagen muerto en una playa dio la vuelta al mundo.

Previamente, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también pedía a Sánchez que rectifique la política del anterior Ejecutivo en materia de refugiados, "no mire hacia otro lado", y se implique en la salvación de "vidas humanas" como ya están haciendo ciudades como la suya. De hecho,Colau también ofrecía Barcelona al buque 'Aquarius'.

"Claro que ofrecemos Barcelona, porque ya estamos acogiendo. A pesar de que nadie nos ayuda, estamos ayudando con recursos propios", ha asegurado la alcaldesa en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum, al ser preguntada sobre si está dispuesta a ofrecer el puerto de Barcelona para que atraque el barco 'Aquarius'.

"Estamos aquí para ayudar, pero necesitamos un Gobierno de España que efectivamente asuma sus responsabilidades y no incumpla sus obligaciones de realojo", ha señalado Colau durante su intervención, antes de denunciar que el PP "sólo cumplió un miserable 12 por ciento". "Barcelona está aquí para ayudar desde sus puertos y su ciudadanía", ha enfatizado.

Según la alcaldesa, la decisión que ha tomado el Gobierno de Italia de no dejar atracar en sus costas al barco 'Aquarius' "pone en cuestión el proyecto europeo" porque supone apostar por la "barbarie" en lugar de por la democracia. "Si Barcelona y Madrid hemos podido hacer un convenio con Open Arms, ¿cómo puede ser que el Gobierno de España no esté haciendo todo lo posible para que esas personas no se queden ni un minuto más en el mar? La obligación de un Gobierno democrático es no mirar hacia otro lado. Es una cuestión humanitaria y europea", ha enfatizado la regidora.

 


 

Varios ayuntamientos italianos, como Nápoles, Livorno, Palermo o Crotone habían también ofrecido sus puertos para acoger a los 629 inmigrantes, mientras Salvini ha declarado, de nuevo, que "Italia comienza a decir "no" al tráfico de seres humanos".

Mientras tanto, el propio barco espera una solución desde su posición actual, a 35 millas náuticas de Italia y 27 de Malta. La agencia de la ONU para los refugiados ha pedido a ambos países que permitan el desembarco inmediato de los inmigrantes.

Por su parte, la ministra de Defensa, Margarita Robles, aseguraba este lunes, respecto a la opción de que España, Italia u otro país europeo permitieran el desembarco de los 629 inmigrantes a bordo del "Aquarius", que "en una situación de riesgo para la vida humana la prioridad tiene que ser salvar vidas humanas".

En declaraciones en la Cadena Ser, la responsable de Defensa y jurista ha dicho que ante "un drama humano es imprescindible que la UE actúe" y ha explicado que para el Gobierno español es "una necesidad y una obligación" la solidaridad y tener presente la situación dramática que se está viviendo en muchos países.

"Esto tiene que ser un empeño de la UE en su conjunto, porque más allá de acciones puntuales que puedan hacer los países y que tienen que moverse siempre por la solidaridad, no podemos ponernos de perfil porque cuando hay un drama humano es imprescindible que la UE actúe", destacaba Robles. La jurista ha recordado que "el derecho internacional exige la protección de la vida humana" y que ese derecho se plasma en otros textos internacionales, como la Carta de Naciones Unidas. (RD/Agencias)