• Director: José Manuel Vidal
España
El presidente del Gobierno, desde el Palacio de la Moncloa Agencias
El alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, clave en el acercamiento entre Sánchez y Blázquez. No se abordaron cuestiones como la eutanasia o las leyes LGTBI, en las que no hay acuerdo posible Iglesia-Ejecutivo

(Jesús Bastante).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Ricardo Blázquez, se reunieron el pasado martes 19 de junio en el Palacio de la Moncloa, según ha podido saber RD de fuentes oficiales. Posteriormente, el portavoz, José María Gil Tamayo, añadió que la reunión coincidió con la visita de Blázquez a Madrid para presentar la memoria de actividades de la Iglesia.

El encuentro fue facilitado por el alcalde de Valladolid, Óscar Puente (Blázquez es arzobispo de esta ciudad), y dejó clara la voluntad de Iglesia y Ejecutivo de colaborar en temas de inmigración y en la lucha contra la pobreza. Para los obispos, es especialmente importante que el Gobierno dé un primer paso para la apertura de los 'corredores humanitarios', como ya sucede en Italia o Francia, y que gestiona la comunidad católica de Sant'Egidio.

Según ha podido saber este diario, Sánchez aseguró al presidente de la Conferencia Episcopal que no hay voluntad de confrontación en esta legislatura. No está, pues, en la agenda de Pedro Sánchez, la denuncia de los Acuerdos Iglesia-Estado, y sí de mutua colaboración, mostrando una radical separación con el Estado laico.

 

 

La retirada de la cruz y la Biblia de las tomas de posesión es un primer paso, que proseguirá con la desaparición de los mal llamados 'funerales de Estado' o la presencia de cargos públicos institucionales en procesiones y actos litúrgicos.

La reunión, adelantada por Religión Confidencial, fue confirmada oficialmente a RD desde la Conferencia Episcopal, y extraoficialmente por parte del PSOE, y tuvo lugar este lunes, un día antes de que los obispos celebraran su reunión de la Comisión Permanente.

El cardenal Blázquez informó ayer a la CEE del contenido de la reunión, que fue muy cordial y que, apuntan distintas fuentes, no será la única. De hecho, hay cauces de comunicación abiertos, especialmente en temas sociales, que podrían dar fruto en forma de acuerdos en los próximos meses.

 

 

Hay que recordar que, tras su elección, el presidente de los obispos escribió a Sánchez para felicitarle por su nombramiento, y ofreciéndole "mi disposición personal y la de esta Conferencia Episcopal para colaborar sinceramente con las autoridades legítimas del Estado en orden al mejor servicio del bien común".

Durante el encuentro, no se tocaron dos de los temas más espinosos para la Iglesia y en la que no parece haber acuerdo posible, como la aprobación de la Ley de la Eutanasia o las legislaciones por la plena igualdad de género.

Sin embargo, Sánchez sí adelantó a Blázquez, antes de comentarlo ante los periodistas en el Congreso, que procederá de inmediato a la exhumación de los restos de Franco y Primo de Rivera del Valle de los Caídos, algo a lo que la Iglesia, en principio, no tiene previsto oponerse. El presidente del Gobierno confirmó al cardenal que la comunidad benedictina se mantendrá en el monumento, y que se respetará la imponente cruz que corona el Valle.