• Director: José Manuel Vidal
España
Alexia, la niña
En febrero de 1985, se le descubrió un tumor maligno que la dejó paralítica en muy poco tiempo y murió en la clínica universitaria de Navarra y sus familiares han explicado que aceptó sin perder la sonrisa el dolor

Francisco firmó hoy el decreto que reconoce las "virtudes heroicas", el primer paso para la beatificación, de la niña española Alexia González-Barro, que falleció en 1985 a los 14 años por un tumor en la columna.

Alexia González-Barros y González nació en Madrid el día 7 de marzo de 1971 era la hija menor de siete hermanos, dos de los cuales habían fallecido antes de que ella naciera, y sus padres, Francisco y Moncha, pertenecían al Opus Dei.

En febrero de 1985, se le descubrió un tumor maligno que la dejó paralítica en muy poco tiempo y murió en la clínica universitaria de Navarra y sus familiares han explicado que aceptó sin perder la sonrisa el dolor que le causaba su enfermedad y que sus últimas palabras fueron: "Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras".

El director de cine Javier Fesser se inspiró en la historia de Alexia González-Barros para su película "Camino" (2008), que recibió fuertes críticas por parte de la familia por la interpretación que se había dado sobre la vida y muerte de la niña.

La causa de beatificación de Alexia fue iniciada por la diócesis de Madrid el 14 de abril de 1993 y llegó a Roma el 30 de junio.

El camino hacia la santidad tiene varias etapas: la primera es venerable siervo de Dios, la segunda beato y la tercera santo.

Venerable Siervo de Dios es el título que se da a una persona muerta a la que se reconoce "haber vivido las virtudes de manera heroica".

Para que un venerable sea beatificado es necesario que se haya producido un milagro debido a su intercesión y para que sea canonizado, hecho santo, se precisa un segundo milagro obrado "por intercesión" después de ser proclamado beato.

(RD/Efe)