• Director: José Manuel Vidal
España
Alberto Iniesta, en 1988
Persona de oración y de evangelio en el corazón, luchó y se arriesgó por los derechos humanos, siendo un símbolo de resistencia y de unidad en los finales de la dictadura

(Emilia Robles).- La Junta Municipal del distrito Puente de Vallecas, ha tramitado y aprobado la petición vecinal para dar el nombre del Obispo Alberto Iniesta a la zona verde comprendida entre las calles Benjamín Palencia, Pio Felipe y Boada, (muy cerca del Parque de Bomberos y del Hipermercado Alcampo, frente al colegio Tajamar). Ya está hecha la placa conmemorativa. La zona, hasta ahora sin nombre, pasará a conocerse en adelante como "Jardines Obispo Alberto Iniesta"

Esta decisión responde a una petición de diversas asociaciones, colectivos vecinales, parroquias de la zona y medios de comunicación del distrito, que fue presentada en junio del 2016, tras una serie de reuniones previas. En ellas se quiso recuperar la figura de Alberto Iniesta, un obispo que representó fuertemente en la España de la Transición, el espíritu del Vaticano II.

A tal fin se decidió solicitar que este espacio público llevara su nombre, además de elaborar un libro participativo para recuperar su memoria y convocar a un Encuentro en la Ciudad de los Muchachos el 25 de marzo de 2017, a los 25 años de la suspendida entonces -por orden gubernativa- Asamblea Cristiana de Vallecas, que Iniesta impulsó con entusiasmo y en la que participaron más de 200 grupos cristianos.

Hay que resaltar que la decisión de dar su nombre a este espacio, tomada en otoño del pasado año en el Pleno Municipal, tuvo la aprobación por unanimidad de todos los grupos políticos representados, que hicieron un panegírico de su figura, destacando la importancia de una memoria que debe proyectarse hacia el futuro, por el bien de la sociedad, recuperando valores y actitudes indispensables para la convivencia.

Alberto, como le llamaban en el barrio, un hombre sencillo, austero y afable, siempre estuvo cercano y disponible. Persona de oración y de evangelio en el corazón, luchó y se arriesgó por los derechos humanos, siendo un símbolo de resistencia y de unidad en los finales de la dictadura. Dio siempre participación a las comunidades cristianas, para hacer una Iglesia viva y corresponsable, donde todos tenían su palabra, siguiendo el mensaje de Jesús de Nazareth. Supo trabajar con todos, creyentes y no creyentes buscando la justicia y el encuentro fraterno.

Aunque el proceso de aprobación está ya finalizado, la comisión peticionaria ha pedido a la Junta Municipal que la inauguración se haga en Septiembre por las fechas vacacionales en las que nos encontramos. La Junta ha tenido a bien la propuesta, por lo que en septiembre, en fecha aún por determinar, los colectivos y personas que queramos participar, junto con la Junta Municipal y toda la Vicaría IV inauguraremos este espacio verde ya con denominación, homenaje merecido a quien con su presencia y compromiso quiso hacer de las periferias vallecanas un jardín y un lugar gozoso de encuentro.

Reivindicó lo necesario, con la mirada siempre puesta en los más pobres, trabajando por una Iglesia verdaderamente conciliar. Lejos de ser algo pasado de moda, hoy hay una llamada urgente a seguir sus pasos, en la Iglesia y en la sociedad. Coincide plenamente también con la propuesta del papa Francisco.