• Director: José Manuel Vidal
España
Muere Setién
Viviendo una situación política y aplicando esos principios éticos y de derechos humanos a esa posición se convertía en político, pero si algo no era él era político. Además muy conscientemente

El vicario de Pastoral Social y de Misiones de Gipuzkoa, Xabier Andonegi, aseguró este martes que la imagen que se tiene de José María Setién, obispo emérito de San Sebastián fallecido ayer, como un prelado "demasiado político" es "muy injusta" porque "si algo no era él, es político", ha dicho.

Andonegi, estrecho colaborador de Setién durante años en los asuntos relacionados con la juventud en la diócesis donostiarra, entre otros campos, ha explicado en declaraciones a EFE que, aunque el prelado, fallecido ayer tras sufrir un ictus el pasado domingo, no era "político", sí era "un hombre que creía que había que aplicar los derechos humanos tanto a la política, como a la economía y a la sociedad en general y que la Iglesia no tenía que quedarse en dar misas, ni mucho menos".

"Viviendo una situación política y aplicando esos principios éticos y de derechos humanos a esa posición se convertía en político, pero si algo no era él era político. Además muy conscientemente", ha insistido Andonegi.

En cualquier caso, el vicario ha destacado el resto del trabajo realizado por Setién, con "unos escritos impresionantes" y "una ética social" y "una serie de valores siguiendo al Evangelio y a los derechos humanos en situaciones de violencia" que, sin embargo, resulta "evidente" que "han gustado a muchos y a otros no".

Ha recordado, en este sentido, que él siempre decía que "al final hay que ser objetivos" y que existen "unos criterios, unos principios y unos valores que hay que aplicarlos en toda situación afecte a quien afecte".

Un planteamiento en el que fue "muy estricto", ha precisado Andonegi, antes de insistir en que los derechos humanos "son una clave obligatoria para todos" al igual que la "moral de los Evangelios" para los cristianos, "vengan de donde vengan los problemas".

El vicario guipuzcoano ha destacado asimismo el trabajo con la juventud realizado por Setién, de quien ha recordado que fue el fundador del Proyecto Hombre en España, que trajo desde Roma para instaurarlo primero en San Sebastián, tras lo que han pasado por esta iniciativa miles de personas y familias, algo que, según ha comentado Andonegi, le debería hacer merecedor de un homenaje.

El religioso ha explicado además que el impacto del fallecimiento de Setién ha sido "muy grande" en la diócesis guipuzcoana, a pesar de que eran conscientes de que tenía 90 años y sabían que se podría producir "de un día a otro", porque "estaba operado del corazón desde hace muchos años y tenía insuficiencias cardíacas".

"Las repercusiones, para aquellos que hemos estado cerca de él tantos años y hemos trabajado con él a nivel de clero y para toda la gente que estaba alrededor de él, en Cáritas y en el seminario, es muy grande", ha destacado Andonegi, quien ha admitido que "desde la distancia" el carácter de Setién, debido también a sus "casi dos metros de altura", podría resultar "frío", aunque quienes le conocían sabían que era un hombre "muy participativo", "tratable" y "todo lo contrario" a "un obispo aislado".

La capilla ardiente con el cuerpo de José María Setién fue instalada ayer en la catedral del Buen Pastor, en la capilla del Santísimo Sacramento. Las honras fúnebres en su memoria serán oficiadas por el obispo, José Ignacio Munilla, hoy a mediodía en este mismo templo en el que posteriormente serán enterrados sus restos mortales, que descansarán a partir de entonces en el presbiterio de la catedral, junto a los de sus tres antecesores en el cargo.

(RD/Efe)