• Director: José Manuel Vidal
España
Osoro, con algunos refugiados Agencias
Otra cosa es como se regulan esas situaciones, que hay que regularlas ciertamente pero no cerremos ojos ni cerremos puertas, ni cerremos derechos ni eliminemos derechos que son fundamentales de las persona humanas

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha defendido que la emigración "es un derecho de todos" los seres humanos y, por tanto, "no podemos" quitárselo a nadie, aunque sí debe ser regulado.

"El mundo este en el que vivimos es esta casa que es de todos los hombres, no es solo de unos pocos", ha advertido el cardenal Osoro en una entrevista en Radio Nacional de España al ser cuestionado por este fenómeno tan de actualidad y de debate en España, con la nueva oleada de inmigración que está viviendo el país y, en general, Europa.

Sobre la manera de proceder, el cardenal ha opinado que es una situación ante la que "a veces" nos podemos sentir "desarmados" por su volumen o gravedad de los casos, pero ha opinado que "hay que buscar salidas entre todos".

"Lo más fácil es cerrar los ojos y no ver pero creo que eso un cristiano no lo puede hacer. Tiene que abrir los y ver las situaciones de los hombres. Otra cosa es cómo se regulan esas situaciones, que hay que regularlas ciertamente pero no cerremos ojos ni cerremos puertas, ni cerremos derechos ni eliminemos derechos que son fundamentales de las persona humanas", ha reivindicado Osoro al ser preguntado por el cierre de fronteras a la inmigración por el que han optado algunos países europeos.

Osoro ha advertido que "el que sale de su tierra, no sale, en general porque quiere" y ha defendidoque el tener un "trabajo digno" y "lo necesario para comer es un derecho de todos que lo tenemos que buscar todos y dárselo a todos".

 

 


 

 

El cardenal ha afirmado que "el gran problema de nuestro mundo es los grandes descartes", de todo tipo, que existen. "Un cristiano no puede descartar a nadie", ha aseverado.

Osoro ha reivindicado en la entrevista que la "evangelización es un bien social". "Quien acoge el Evangelio construye la sociedad de una manera muy distinta. No ve enemigos, ve hermanos. No ve socios sino que ve personas con las que tenemos que costruir el mundo. No desecha a nadie", ha señalado.

En este sentido, cree que la Iglesia vive un momento "muy esperanzador" porque "ha tomado conciencia" de la expresión dicha por Jesucristo tras morir en la Cruz a sus apóstoles de 'Id por el mundo y anunciar el Evangelio'.

Así, ha aplaudido esa actitud que, a su juicio, ha asumido la Iglesia de "salir a buscar a los hombres, sin condiciones de ningún tipo". "La Iglesia quiere entrar en todos los caminos donde están los hombres, en todas las situaciones que viven los hombres", ha señalado.

Osoro ha sido cuestionado en la entrevista por temas como la corrupción o el hecho de que la asignatura de Religión deje de ser computable a efectos académicos.

En este punto, el cardenal ha opinado que hay libertad "cuando se respeta la libertad religiosa". "Me parece que es grave que una sociedad elimine la libertad religiosa. Yo no necesito que para rezar me den permiso, lo puedo hacer en mi casa pero sí necesito que me den libertad para expresarlo públicamente y tengo un derecho para hacerlo y me debe ser reconocido a mí y a todos los demás. Lo demas es caer en una dictadura", ha defendido.

Osoro ha defendido que "el 99,9 por ciento" de los seres humanos tiene lo que ha denominado como 'dimensión trascendente', en la que encuadra la religión, y ha opinado que "nadie puede relegarla y decir que es secundaria" si la tienen casi todas las personas.

Y sobre la corrupción, el arzobispo de Madrid ha opinado que "todas las medidas que se están tomando" para poner fin a la corrupción es un "bien para la sociedad" que se debe de buscar.

Para Osoro, es "gravísimo" que una persona busque solo su bien a costa de lo que sea, incluso "machacando" a los demás, aprovechándose de ellos o quitándoles lo que es suyo.

(RD/Ep)