• Director: José Manuel Vidal
Vaticano
El Yunque, en España
Han “espiado las actividades o los miembros de otros grupos para beneficio o control de su organización, abusando de la confianza que se les da”; y se han servido “del engaño o la mentira para ocultar sus estrategias y su identidad"

(Jesús Bastante).- "El Yunque es una organización que no respeta las condiciones mínimas para la comunión -que no uniformidad- del asociacionismo cristiano". Las asociaciones católicas de familia se plantan, y exigen a los obispos que dejen de colaborar con instituciones como HazteOir, Profesionales por la Ética o el Instituto de Política Familiar, si quieren que las familias católicas les apoyen en su cruzada contra la ideología de género.

Y es que los miembros de El Yunque, aseguran las familias católicas, "se han apoderado de campañas y actividades de otros grupos y plataformas; han "espiado las actividades o los miembros de otros grupos para beneficio o control de su organización, abusando de la confianza que se les da"; y se han servido "del engaño o la mentira para ocultar sus estrategias y su identidad".

Así de claro se lo dejaron el pasado 13 de enero, durante un encuentro con la Subcomisión de Familia y Vida, a la que asistió como representante episcopal el obispo de Jerez, José Mazuelos, y el obispo auxiliar de Pamplona, monseñor Aznárez. No acudió el presidente de la Comisión, Mario Iceta.

Durante el mismo, la Asociación de profesores Educación y Persona, Federación España Educa en Libertad, CONCAPA, Foro Español de la Familia, Familias Numerosas de Albacete, Fundación +Vida y Redmadre, entregaron a los obispos un informe donde rechazan "el secretismo de la Organización del Bien Común o Yunque por el daño que hacen al asociacionismo cristiano", y exigen a los obispos que prohiban sus actividades en sus diócesis, por "el daño que esas plataformas provocan en personas y familias concretas".

 

 

En el documento, al que ha tenido acceso RD, los responsables del asociacionismo familiar urgen a "una coordinación de todos los grupos y plataformas sensibles a esta dimensión", pero recuerdan cómo, en el pasado, "se quebró la unidad" entre los grupos católicos por "determinadas metodologías dañinas para el trabajo asociado, así como para muchas personas". En el ámbito de las organizaciones pro familia no se olvida el papel que destacados miembros de El Yunque tuvieron durante las protestas contra Educación para la Ciudadanía, lo que provocó una ruptura que, ocho años después, aún no se ha restablecido.

"Es imprescindible tener en cuenta la larga experiencia de coordinación de otros años para no caer en los mismos errores", subraya el informe, que recuerda cómo los obispos de Getafe, Toledo y San Sebastián, "y en privado otros obispos", han prohibido a los grupos cercanos a El Yunque participar en sus diócesis. "Los obispos de la CEE tienen a su disposición un informe elaborado en 2010 con numerosos testigos, sobre la naturaleza de esta organización política con visión mesiánica y su incidencia en el asociacionismo cristiano", recuerda el documento.

Sin embargo, y al comprobar cómo los obispos seguían convocando a las asociaciones proYunque a las reuniones, las asociaciones firmantes se niegan a seguir colaborando con ellas. Y dan varias razones. En primer lugar, "su juramento de secreto", que ya afectó a las campañas contra el aborto o Ciudadanía. "No pueden, como han intentado en el pasado, obligar a los demás a colaborar con su estrategia de ocultación y mucho menos utilizar la coacción o la amenaza como se hizo repetidas veces".

Tampoco "hacer captación de jóvenes o de colaboradores" sin explicarles que detrás está El Yunque, o "apoderarse de campañas y actividades de otros grupos y plataformas"; "no deben espiar las actividades o los miembros de otros grupos para beneficio o control de su organización, abusando de la confianza que se les da". Por último, "y sirve como un resumen de su actuación, no deben utilizar el engaño o la mentira para ocultar sus estrategias y su identidad".

Finalmente, las asociaciones instan a los obispos a que obliguen a El Yunque a "que se regularicen civilmente (o canónicamente si desean conservar su juramento religioso) renunciando a su metodología secreta".

 

 

Éste es el documento:


Consideraciones y propuestas para el asociacionismo familiar ante la ideología de género

1.- El avance de la ideología de género debe abordarse evitando la distorsión de su diagnóstico: no se reduce a un problema ideológico, sino que es un problema que afecta al sufrimiento de las personas y a un modo de entender la afectividad y el amor que les lleve a la plenitud y a la felicidad. Por lo tanto, no se puede presentar batalla sin una fundamentación seria en las ciencias implicadas, especialmente la neurociencia y la psicología. La argumentación teológica es necesaria pero solo para uso interno.

2.- Del mismo modo no se puede entrar en el terreno ideológico de los colectivos que defienden la perspectiva de género planteándolo como una confrontación contra ellos. No vamos contra ningún colectivo ni persona, sino contra una ideología, y esto lo hacemos, no desde "otra ideología" sino desde la realidad avalada por la ciencia. Es necesario evitar mensajes que solo puedan ser interpretados como un ataque a las personas entrando en una dialéctica estéril.

3.- El modo de acción debe abordarse en dos frentes interrelacionados.

a) El frente cultural que tiene por objetivo difundir la belleza de los fundamentos antropológicos y éticos del amor, la afectividad y la sexualidad. Esta campaña puede vertebrase a través de cursos, charlas, artículos o programas radiofónicos y de televisión. También resultan necesarios cursos de formación sobre ideología y Psicología. En este frente debemos implicarnos todos los grupos y plataformas, cada uno desde su propia realidad y metodología.

b) El frente político en el que se difunda públicamente nuestros planteamientos, se responda a las falacias de la ideología, y se conciencie y movilice a la sociedad. También incluye las aportaciones en el ámbito legislativo a través de representantes políticos.

4.- En el orden político urge una coordinación de todos los grupos y plataformas sensibles a esta dimensión. Aunque cada uno puede trabajar de modo independiente, con métodos diferentes, debemos trabajar con objetivos comunes. También es muy conveniente lograr acciones comunes, aunque se respete la autonomía de cada cual. Conviene un ámbito de contacto: por ejemplo, un grupo de correos electrónico para estar en comunicación e intercambiar información e iniciativas. También pueden convocarse reuniones para abordar acciones concretas.

5.- Es imprescindible tener en cuenta la larga experiencia de coordinación de otros años para no caer en los mismos errores: tanto en el ámbito de la lucha contra el aborto como en el de Educación para la Ciudadanía se quebró la unidad (con no poco sufrimiento) por no tener en cuenta que determinadas metodologías resultan dañinas para el trabajo asociado, así como para muchas personas.

6.- En este sentido es imprescindible advertir lo que han dicho públicamente los obispos de Getafe, Toledo y San Sebastián, y en privado otros obispos, rechazando el secretismo de la Organización del Bien Común o Yunque por el daño que hacen al asociacionismo cristiano. Los primeros, de hecho, han prohibido participar a Hazte Oír en sus diócesis por la pertenencia de sus directivos al Yunque, organización que no respeta las condiciones mínimas para la comunión -que no uniformidad- del asociacionismo cristiano. Los obispos de la CEE tienen a su disposición un informe elaborado en 2010 con numerosos testigos, sobre la naturaleza de esta organización política con visión mesiánica y su incidencia en el asociacionismo cristiano. Además de ese informe, sería deseable que la Subcomisión de Familia y Vida conociera las razones que han llevado a esos obispos a vetar la actuación de las plataformas del Yunque en sus diócesis y el daño que esas plataformas provocan en personas y familias concretas.

7.- Algunas de las asociaciones en las que trabajan y dirigen miembros del Yunque han sido convocadas por la subcomisión de Familia y Vida para intentar la comunión buscando los objetivos comunes. Dada la experiencia anterior esto es extremadamente difícil por la misma identidad del Yunque. Sin entrar en un juicio sobre la legitimidad eclesial de esta organización, pues no incumbe al tema que nos ocupa, para evitar los errores pasados se les debe exigir que:

Su juramento de secreto (que ellos consideran "reserva") no debe involucrar a cuantos trabajan con ellos. No pueden, pues, como han intentado en el pasado, obligar a los demás a colaborar con su estrategia de ocultación y mucho menos utilizar la coacción o la amenaza como se hizo repetidas veces.
- Si hacen captación de jóvenes o de colaboradores deben aceptar que pueda avisarse a los interesados quién está detrás de estas organizaciones en las que militan sus miembros.
- Si utilizan esta plataforma convocada por la subcomisión de Familia y Vida deben aceptar que se les identifique no solo por el grupo externo en el que trabajan (Hazte Oír, Profesionales por la Ética e Instituto de Política Familiar y otros) sino por su pertenencia al Yunque (los que lo sean, pues no todos los miembros de estas plataformas pertenecen al Yunque).
- No deben apoderarse de campañas y actividades de otros grupos y plataformas.
- No deben espiar las actividades o los miembros de otros grupos para beneficio o control de su organización, abusando de la confianza que se les da.
- Por último, y sirve como un resumen de su actuación, no deben utilizar el engaño o la mentira para ocultar sus estrategias y su identidad.

Si realmente consideran que nuestro esfuerzo común frente a la ideología de género vale la pena, aceptarán de buen grado estas exigencias lógicas. Pero si consideran su organización por encima de esta causa, no es de esperar que las acepten. Todo ello no sería necesario si hubieran hecho caso de lo que les han pedido TODOS los obispos con los que han hablado: que se regularicen civilmente (o canónicamente si desean conservar su juramento religioso) renunciando a su metodología secreta.

Por último, la corrección fraternal hacia los miembros del Yunque no debe suponer un ataque ni condena de las personas, y ha de hacerse con exquisito cuidado de no acusar en falso a nadie.

Entidades que hacen la propuesta: Asociación de profesores Educación y Persona, Federación España Educa en Libertad, CONCAPA, Foro Español de la Familia, Familias Numerosas de Albacete, Fundación +Vida y Redmadre.