• Director: José Manuel Vidal
Juventud
El Papa Francisco, en la sede de Scholas Scholas
Sigan mirando hacia el futuro todos juntos, con los valores de cada cultura, pero hermanos todos. Y, si se pelean algún día, arréglense al día siguiente, porque es lo mejor. Vivir peleados es una cosa fea y amarga que hace mal

(J. Bastante/Agencias).- "Quiero decirles que rezo por ustedes, y que sigan soñando". El Papa Francisco se dirigió, a través de videoconferencia, con varios jóvenes inmigrantes, los 'dreamers', que buscan un futuro mejor en Estados Unidos, y cuyo futuro parece verse comprometido por las políticas anti-inmigración (el famoso DACA) de Donald Trump.

Durante un encuentro en la sede italiana de Scholas Ocurrentes, en el que Bergoglio se encontró con jóvenes de Paraguay, México o Argentina, pero también de Tarragona (donde Scholas ha celebado su última sesión) y Madrid, acompañados por el cardenal Omella. El purpurado asistió, durante el acto, a la renovación del acuerdo entre el FC. Barcelona y la fundación educativa.

"Lo primero que les quiero decir es que estoy rezando por ustedes. Lo segundo es que sigan soñando. Y busquen gente que los ame y quiera defenderlos en estos momentos difíciles", señaló el Papa.

Durante el encuentro, el Papa también tuvo ocasión de saludar a un grupo de niños de México, golpeados por los terremotos que el pasado mes se cobraron la vida de medio millar de personas. Y con chicos portorriqueños, que también han sufrido el impacto del huracán Harvey. Una de ellas preguntó a Francisco si visitará su país. "No sé cuándo iré, algún día lo haré, quiero conocerlo", respondió, entre risas, el Papa.

 

 

El buylling y los suicidios entre los jóvenes, uno de los temas abordados durante la reunión de Scholas en Tarragona, también fueron abordados por el Papa en su intervención. "Para cambiar el mundo basta muy poca cosa siempre que esta esté guiada por el corazón", les dijo el papa a los jóvenes.

El momento más simpático de la jornada lo protagonizaron unos jóvenes del barrio Villa 31 en Buenos Aires, que compusieron un rap para el Papa, en el que denunciaban el tráfico de drogas y la violencia. "No se dejen engañar, la droga no les soluciona nada, son vidrios de colores que a ustedes les hacen creer que son piedras preciosas. No se dejen engañar", les aconsejó Francisco.

"Sigan mirando hacia el futuro todos juntos, con los valores de cada cultura, pero hermanos todos. Y, si se pelean algún día, arréglense al día siguiente, porque es lo mejor. Vivir peleados es una cosa fea y amarga que hace mal. Sigan adelante, que Dios los bendiga" concluyó Francisco.