• Director: José Manuel Vidal
Juventud
12º Encuentro Nacional de la Pastoral de la Juventud en Rio Branco, Brasil RD
Esta semana de estudio, de profundización, lectura, oración y espiritualidad, debe ser para todos nosotros, un momento de recuperación de la memoria, para que nos comprometamos con la historia en vista de la construcción de nuevos valores

(Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil).- Siguiendo una tradición que comenzó en enero de 1994, unos 450 jóvenes de todo Brasil se encuentran en Rio Branco, capital del estado de Acre, para participar del 12º Encuentro Nacional de la Pastoral de la Juventud (ENPJ). El evento, que comenzó este pasado domingo, 7 de enero, se prolongará hasta el próximo día 14.

Algunos de los participantes han llegado a la región norte del país después de viajar en autobús más de 4.000 kilómetros, superando las dificultades del desplazamiento con una motivación que nace de todo lo que está siendo vivido y compartido a lo largo de estos días, tanto entre los propios jóvenes, como con las familias que les acogen.

El Encuentro Nacional de la Pastoral de la Juventud es un momento en que jóvenes llegados de todos los rincones de Brasil intercambian sus experiencias vividas en los llamados grupos de base. A partir de ahí surge una reflexión que hace posible encontrar pistas de acción que ayuden a continuar caminando y haciendo presente el mensaje del Evangelio en el mundo juvenil.

El tema del 12º ENPJ es "Txai: de la savia de la vida, la fiesta del Bien Vivir", teniendo como lema "Soy yo que estoy hablando contigo" (cf. Jn. 4,26). El propósito es unir la espiritualidad de los pueblos originarios con las fuentes bíblicas, representadas en el encuentro de Jesús con la Samaritana. La palabra "Txai" es un término usado por algunos pueblos indígenas de la región amazónica y que representa a alguien que es más que amigo, más que hermano, mitades de uno y otro que se unen y están mutuamente presentes en el otro.

Teniendo como base la utopía del Bien Vivir, bebiendo en la mística y herencia de los pueblos tradicionales, la Pastoral de la Juventud ha querido reflexionar sobre los elementos que forman parte de su trabajo evangelizador, a partir de una dimensión liberadora, incidiendo en la necesidad de una profundización en la formación integral de la educación en la fe, que tenga como base los Derechos Humanos y que ayude a crear una mayor conciencia ante la actual coyuntura socio política y eclesial.

Como reconoce Monseñor Benedito Araújo, obispo de Guajará-Mirim, "este encuentro tiene lugar en un momento único de la historia de nuestro país, de la historia de nuestra juventud. Creo que esta semana de estudio, de profundización, lectura, oración y espiritualidad, debe ser para todos nosotros, un momento de recuperación de la memoria, para que nos comprometamos con la historia en vista de la construcción de nuevos valores".

Uno de los desafíos en el trabajo evangelizador es entender la realidad social y eclesial a partir del cotidiano de esas juventudes, todavía más si tenemos en cuenta los diferentes contextos de los que forman parte. En ese sentido, las reflexiones llevadas a cabo, llamadas "diálogos al lado del pozo", han ayudado a entender algunos elementos de la vida de la Iglesia, de la política, la sociedad, la economía o la cultura. Al mismo tiempo, se han presentado lo que en el encuentro se ha denominado como "Galileas Juveniles", nombre dado por los jóvenes a los lugares donde llevan a cabo las diferentes misiones dentro de las realidades específicas de las juventudes de Brasil.

Los participantes han resaltado la importancia de la reflexión en torno a la realidad de las mujeres en la sociedad brasileña, lanzando una campaña de enfrentamiento a la violencia contra las mujeres, presente en la sociedad brasileña.

De hecho, la teología femenina es uno de los ejes presentes en el 12º ENPJ. Junto con él, destaca el de los derechos humanos, el aspecto celebrativo, en el que ha tenido cabida la dimensión ecuménica y se ha dado especial importancia a la Palabra de Dios, sobre todo a la lectura orante, el utópico/revolucionario y el misionero, concretado este último en un día de misión en el que los jóvenes han conocido diferentes realidades locales, algunas de ellas impactantes, como reconocen los propios jóvenes, haciendo presente en su visita aquello que está siendo reflexionado a lo largo de estos días y conociendo la cultura local, lo que ayuda a superar estereotipos creados.

En ese sentido, la presencia de los jóvenes es algo que también es alabado por quienes son visitados, como afirmaba una señora de 68 años, al decir que "ver jóvenes llevando la Palabra de Dios es lo más bonito, pues hoy en día eso no se ve mucho, sólo noticias tristes".

Un paso más en una caminada que siempre continúa y que debe llevarnos a poner la esperanza en que los jóvenes puedan hacer realidad un mundo mejor para todos y todas, un mundo que desde la esperanza del Reino ponga a todos en movimiento, dispuestos a hacer realidad aquello que Dios espera de nosotros.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí: