• Director: José Manuel Vidal
Juventud
sinodo 2018
Más del 60 por ciento de los jóvenes españoles afirmaba sentirse escuchado por la Iglesia mientras que un 54 por ciento aseguraba no sentirse comprendido

El cardenal arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, el obispo de Calahorra y la Calzada-Logroño, Carlos Manuel Escribano, y el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, han sido elegidos padres sinodales, es decir, que representarán a los obispos españoles en el Sínodo convocado por el Papa Francisco para el próximo mes de octubre sobre los jóvenes.

La Asamblea también ha elegido como sustituto al obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla. Sus nombres ya han sido comunicados a la Secretaría para el Sínodo para su ratificación por parte del Papa.

Así lo han decidido los prelados españoles durante la 111 reunión de la Asamblea Plenaria de la CEE que se ha celebrado desde el pasado lunes 16 hasta este viernes 20 de abril en Madrid. Uno de los temas previstos en el orden del día era la elección de los padres sinodales para participar en la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que tratará sobre 'Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional'.

De cara a la preparación del Sínodo de octubre, los obispos españoles recopilaron las opiniones e inquietudes de 5.253 jóvenes, las cuales recogieron en una síntesis que fue enviada el pasado 30 de octubre a Roma para la preparación del documento de trabajo que servirá como punto de partida a los padres sinodales.

 

 

De los resultados de estas encuestas --recibidas desde 47 diócesis, doce movimientos, doce congregaciones y dos Institutos seculares-- se desprendía que más del 60 por ciento de los jóvenes españoles afirmaba sentirse escuchado por la Iglesia mientras que un 54 por ciento aseguraba no sentirse comprendido.

Según apuntó el responsable de Juventud, Raúl Tinajero, durante la presentación de los datos el pasado mes de diciembre, los jóvenes españoles piden una Iglesia "más moderna, que se comunique mejor, con un lenguaje de hoy, que renueve sus mensajes, que conecte con las ideas de hoy, que no sea excesivamente moralista y que proponga una liturgia más viva y cercana; que sea fiel a Jesucristo y a su Evangelio, comprometida con la justicia, con la solidaridad y con el cuidado del planeta".

Estas respuestas de los españoles se suman a las de los cerca de 221.000 jóvenes creyentes y no creyentes de todo el mundo que respondieron al cuestionario lanzado por el Vaticano con el mismo fin: preparar la Asamblea del Sínodo de octubre.

Además, del 19 al 24 de marzo de 2018, se celebró en el Vaticano un 'pre-Sínodo' al que acudieron 300 jóvenes de todo el planeta. Cristina Cons Rodríguez, de 23 años y de la diócesis de Santiago de Compostela, y Javier Medina Sierra, un joven de 27 años que pertenece a la diócesis de Valencia, fueron los elegidos para representar a los jóvenes católicos españoles en dicha reunión.

En el documento que elaboraron con las conclusiones finales de las reuniones de trabajo que mantuvieron durante el presínodo, los jóvenes señalaron que la Iglesia se muestra a veces "demasiado severa" y "asociada a un excesivo moralismo", al tiempo que le reclamaron "transparencia" y "credibilidad". También le piden "respuestas concretas y claras" en asuntos como la sexualidad. "Necesitamos comprender mensajes que son difíciles de explicar", indicaron.

(RD/Ep)